Sol Archanco denuncia el auténtico caos que ha habido en la tramitación de los ERTES.

Sol Archanco, presidenta de la Unión de Colegios Profesionales de Higienistas Dentales de España

Desde incluso antes del establecimiento del estado de alarma, la Unión de Colegios Profesionales de Higienistas Dentales de España trabaja sin descanso difundiendo información y aportando voluntarios en la lucha contra el COVID-19. Asimismo, se han comunicado con el Ejecutivo reclamando equipos de protección individual para poder ejercer su profesión con garantías de seguridad y en el ámbito laboral alzan la voz respecto a la gestión de los ERTES de las clínicas dentales: “la tramitación ha sido un auténtico caos y ha provocado una situación de absoluta inseguridad jurídica”, asegura, Sol Archanco, presidenta de la organización.

-¿Qué ha supuesto para el colectivo de los higienistas dentales la decisión del Gobierno de que las clínicas dentales, como establecimientos esenciales, debían permanecer abiertas durante el estado de alarma?
-De forma sencilla, ha puesto en evidencia el desconocimiento del Gobierno de cómo se venía desarrollando la actividad en la clínica dental. Obligar -porque no hay otra palabra a la vista de la normativa que se iba dictando- a las clínicas dentales a estar abiertas para atender las urgencias y finalizar determinados tratamientos, es una falta de conocimientos del trabajo de los profesionales que desarrollamos nuestra labor en tareas asistenciales de la Odontología. La regla general debía hacer sido el cierre, excepto para aquellas clínicas y compañeros sanitarios que tuvieran acceso a los equipos de protección adecuados.

-¿Qué trabajo han ido desarrollando desde el inicio de esta crisis sanitaria? ¿Cómo ha ayudado el colectivo para combatir el COVID-19?
-El trabajo de la Unión de Colegios de Higienistas se ha plasmado en dos aspectos. De una parte informativa; desde mucho antes de la declaración del estado de alarma, y concretamente, el 6 de marzo se emitió y difundió, a través de la red y las RRSS, un comunicado dirigido a todos los higienistas y a la propia población informando y alertando de la crisis y aportando medidas. Y, posteriormente, se ha ido dando traslado a nuestros profesionales de todas las novedades que, por los distintos medios, se iban produciendo.

La segunda colaboración ha sido de carácter operativo, ya que el mismo sábado de declaración del estado de alarma, los Colegios que integran la Unión crearon y pusieron a disposición de las autoridades sanitarias autonómicas equipos de voluntarios que, en algunas Comunidades, superaron los 250 profesionales. Los higienistas dentales que desarrollan su actividad en la salud pública han continuado operativos desempeñando su trabajo en las USBD (Unidades de Salud Bucodental) y en los equipos de atención primaria.

“Los Colegios de Higienistas están enviando información, protocolos, cursos, etc. constantemente para que el higienista esté en todo momento actualizado sobre el Covid-19”

-Desde la Unión de Colegios Profesionales de Higienistas Dentales de España se dirigieron al Ministerio de Sanidad para trasladarles las situaciones que preocupan a los higienistas dentales, ¿han recibido alguna respuesta?
-El 17 de marzo nos dirigimos al Ministerio de Sanidad para informarles y advertirles del riesgo que suponía tener que realizar nuestras tareas asistenciales, en el sector privado-público, sin posibilidad de acceder a las correctas medidas de seguridad  y solicitándoles que se dictase una normativa clara en la que se establezca que, dentro del respeto que se debe a la salud odontológica del paciente, y mientras dure esta crisis, solo se pueda atender a pacientes con una patología grave o de evidente urgencia y que en todo caso se nos facilitara tener acceso a los equipamientos de protección individual (EPI´s).

Sol Archanco
“Desde la Unión de Colegios estamos trabajando para que el higienista dental esté en todo momento actualizado sobre el COVID-19”, asegura Sol Archanco.

-¿Qué medidas concretas considera que debería haber adoptado el Ejecutivo por el bien, tanto de la población como de los propios profesionales sanitarios?
-La primera medida que debía haber adoptado el Gobierno era de carácter preventiva. El Ejecutivo había sido advertido por las autoridades sanitarias internacionales del alcance del problema mucho antes de decretar el estado de alarma. La propia Organización Mundial de la Salud advirtió de la importancia de evitar aglomeraciones y eventos masivos y, no obstante, autorizó cientos de manifestaciones en toda España, con motivo del 8-M, mítines políticos, eventos deportivos, en definitiva, eventos de alta concentración que supusieron una verdadera bomba biológica y cientos de focos de infección a una población desconocedora del alcance del problema.

Y si trágica fue esa decisión, la falta de previsión de acopio de materiales para nuestros profesionales sanitarios -a pesar de la experiencia de Italia- ya roza lo cómico sino fuera por las gravísimas consecuencias que ha supuesto para miles de profesionales sanitarios y de población civil y por el número de muertes que ha provocado. Y, por último, sumidos en plena crisis, desde las distintas organizaciones profesionales del sector dental nos hemos estado dirigiendo al Ministerio de Sanidad alertando de los problemas de nuestra situación en las clínicas dentales sin recibir respuesta alguna y dejando a nuestras escasas posibilidades el poder acceder a equipos de protección individual.

-Demandan que se le proporcione a todo el personal sanitario de las clínicas dentales todos los elementos del equipamiento de protección individual (EPI´s) y medidas de seguridad adecuadas para su tarea asistencial ante la falta de abastecimiento, ¿están obteniendo alguna respuesta al respecto?
-En ese sentido, el Ministerio de Sanidad no nos ha dado ninguna propuesta, vía o escenarios posibles para acceder a los equipos de seguridad necesarios para facilitar esos trabajos de urgencias odontológicas o de finalización de tratamientos -de los que habla la norma- con las debidas garantías de seguridad que pacientes y profesional sanitario merecen. Imaginamos que, una vez más, tendrá que ser la sociedad civil quien busque las soluciones.

“Nos enfrentamos a una época de cambios que va a estar marcada por un antes y un después del Covid-19”

-En el terreno laboral, ¿a qué situación se enfrentan tanto los higienistas al frente de clínicas como los que están en nómina? ¿Cómo está siendo la tramitación de los ERTEs?
-Bueno, eso también merece un capítulo aparte. La tramitación de los ERTEs ha sido un auténtico caos y ha provocado una situación de absoluta inseguridad jurídica. Recibíamos informaciones contradictorias desde toda España ya que clínicas que habían planteado de forma idéntica sus ERTEs recibían en unos casos la aprobación del mismo y, en otras, con idénticos planteamientos, la denegación con la incertidumbre y desasosiego que ello producía al personal de la clínica.

Respecto a las consecuencias que estos ERTEs aprobados supongan a nivel laboral, hay que recordar que todas aquellas clínicas a las que se les haya aprobada el ERTE por fuerza mayor deberá mantener el nivel de contratación laboral los próximos 6 meses. Esto espero que dé respiro a los compañeros, que las clínicas dentales puedan ir adaptándose a los nuevos escenarios de seguridad y puedan ir recuperando sus niveles de actividad ya que si no, lo siguiente que nos encontraremos, serán los expedientes de despidos por causas objetivas.

“Se ha evidenciado el desconocimiento del Gobierno de cómo se venía desarrollando la actividad en la clínica dental”

-¿Cuáles están siendo las principales dudas o reclamaciones que os están dirigiendo los higienistas dentales que se integran en la Unión?
-Al inicio de la crisis, las principales preguntas eran de carácter profesional y recaían sobre sus obligaciones de asistencia y desarrollo de su trabajo ante la falta de EPIs. Posteriormente fueron las preguntas relacionadas con el alcance, tramitación y consecuencias de los ERTE y posibles despidos.

-De cara a los próximos meses ¿cuáles considera que, a partir de ahora, serían los equipos y los protocolos necesarios para evitar el riesgo de contagio tanto de pacientes como de profesionales? ¿Y qué formación recibirán los higienistas dentales sobre estos nuevos protocolos a adoptar en las consultas dentales?
-Nos enfrentamos a una época de cambios que va a estar marcada por un antes y un después del Covid-19. Por ello, ante la continua evolución de las informaciones y estudios, nuestra mejor recomendación es seguir las directrices que marquen los organismos oficiales como es la OMS y las autoridades sanitarias, que dirán de forma actualizada cómo debemos enfrentarnos a los continuos cambios que nos esperan en este proceso. Por otro lado, es absolutamente necesario que los responsables de las clínicas dentales provean a todos los profesionales que trabajan en sus centros de todos los EPI’s adecuados y es obligación del higienista saber aplicar los protocolos y   hacer un uso correcto de ellos.

Por otro lado, los Colegios de Higienistas están enviando información, protocolos, cursos, etc. constantemente para que el higienista esté en todo momento actualizado sobre el Covid-19 en base a la protección personal, protección del paciente y un entorno seguro.