Enjuague bucal
Shutterstock / ZephyrMedia.

Investigadores de la Universidad de Plymouth en Reino Unido apuntan a que el efecto reductor de la presión arterial al hacer ejercicio es menor cuando alguien se enjuaga la boca con este producto antibacteriano.

Los científicos han estudiado a aquellas personas que se aplicaban el enjuague bucal antibacteriano en lugar de agua. Así, han comprobado la importancia de las bacterias orales en la salud cardiovascular.

De este modo, este estudio científico publicado en Free Radical Biology and Medicine hace hincapié en la relevancia de que los profesionales sanitarios tengan en cuenta la salud oral cuando recomienden actividad física para controlar la presión arterial alta.

Para la realización del estudio científico se contó con 23 participantes adultos sanos. Tras hacer ejercicio en una cinta de correr durante media hora en dos series, fueron monitoreados a lo largo de dos horas. Cada vez que se les tomaban los datos debían enjuagarse con líquido bucal antibacteriano (clorhexidina al 0,2%) o con un placebo de agua con sabor a menta, sin saber si tomaban una cosa o la otra.

De este modo, aquellos que tomaron la opción de placebo experimentaron una reducción promedio de la presión arterial sistólica de -5,2 mmHg por hora después de hacer deporte. Por otro lado, los participantes que utilizaron el enjuague bucal antibacteriano registraron una presión arterial sistólica promedio de -2.0 mmHg.