Intrusismo profesional
Sede del Tribunal Supremo. Shutterstock / Wangkun Jia.

El Tribunal Supremo ha inadmitido un recurso de casación interpuesto por un protésico dental de Jaén condenado por intrusismo profesional, por carecer de interés casacional.

Asimismo, añade, «los diagnósticos de enfermedades o anomalías bucales, arreglos dentarios, prescripción y confección de prótesis movibles (…) son intervenciones que requerían un previo diagnóstico médico y la posterior prescripción facultativa por los profesionales titulados competentes» (STS de 29 de octubre de 1992).

El presidente del Consejo General de Dentistas, el Dr. Óscar Castro felicita a los servicios jurídicos del Colegio de Dentistas de Jaén por las actuaciones llevadas a cabo y espera que las penas por intrusismo profesional se endurezcan para que sean realmente disuasorias. Desde el Consejo Andaluz de Colegios de Dentistas se valora tal consideración, ya que supone un paso más para alcanzar una asistencia sanitaria odontológica adecuada y de calidad, luchando de forma eficiente contra el intrusismo de aquellos que ejercen la Odontología sin tener la formación, las competencias y las capacidades legales necesarias.

Sanción anulada al Consejo andaluz

Por otra parte, una nueva sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) anula la sanción impuesta al Consejo Andaluz de Dentistas por la Agencia de Defensa de la Competencia por supuestas prácticas restrictivas de la competencia. La resolución considera que se hicieron desde la organización colegial recomendaciones colectivas que limitaban a los pacientes la elección de protésico dental.

El origen de este procedimiento obedece a una denuncia interpuesta por el Colegio de Protésicos de Andalucía contra el Consejo Andaluz de Dentistas y los ocho colegios provinciales de dentistas por, supuestamente, hacer recomendaciones colectivas que iban en contra de la legislación sobre defensa de la competencia en materia de elección de protésico dental. De esta forma, la Junta de Andalucía deberá devolver al Consejo de Dentistas la cantidad de 9.258,18 euros más los intereses legales.