La digitalización y la especialización, claves en la expansión del laboratorio Serdent

El laboratorio dental Serdent Dentalab ha visto crecer su producción gracias a la fabricación de piezas de zirconio con tecnología CAD/CAM.

Serdent Dentalab es un laboratorio que trabaja a nivel nacional y que superó una crisis de producción gracias a su apuesta por el tratamiento de piezas de zirconio con tecnología digital.

Sergio Bujalance, fundador del laboratorio, empezó en el sector dental dando soporte protésico a la clínica Dental Alser que él mismo creó en 2005. Más adelante, en 2012, decidió dar un giro en su trayectoria y traspasó la clínica para centrarse únicamente en el trabajo protésico creando el laboratorio Serdent Dentalab, con el que desde entonces da servicio a clínicas privadas y a doctores reconocidos.

Gracias a la apuesta por el sector protésico, el laboratorio fue ganando nuevos clientes y consiguió consolidarse. Llegando a 2013, cuando la expansión dio un salto gracias al acuerdo de colaboración con una importante cadena de clínicas dentales. Como consecuencia, ampliaron sus instalaciones y su equipo de profesionales.

Sin embargo, después de tres años de colaboración y justo después de realizar una importante inversión en tecnología, finalizó la relación con la clínica por lo que el volumen bajó considerablemente. Llegaron unos días difíciles para el laboratorio, en los que tuvieron que reducir personal. El propietario explica que «al centralizar la producción en un único cliente nos llevó a perder la mayor parte de nuestra facturación».

Es en este momento en el que el laboratorio apostó al 100% por la tecnología CAD/CAM. Ya en 2016 adquirieron un escáner de sobremesa y una fresadora DGSHAPE DWX-51-D de la mano de 3d Biotech, pero no es hasta pasados unos meses que empezaron a amortizar las nuevas incorporaciones. El laboratorio se especializó en la fabricación de piezas de zirconio con tecnología CAD/CAM. Esto, según palabras del fundador, les dio el aire necesario para continuar.