Shutterstock/RossHelen

El consistorio llevará el próximo martes a la Comisión de Derechos Sociales, Cultura y Deportes el expediente administrativo sobre el proyecto. Así, los grupos municipales podrán conocer toda la información que rodea a la iniciativa y debatir al respecto.

El expediente incorpora datos e intenta dar respuesta a las alegaciones recibidas por parte de distintas entidades profesionales. De este modo, si la propuesta supera este primer trámite, la votación definitiva se produciría en Pleno Municipal a lo largo de este mes de marzo.

El Gobierno municipal se ha comprometido a que el nuevo servicio abra sus puertas en uno de los barrios con una situación socioeconómica sensiblemente por debajo de la media

Durante el periodo de presentación de alegaciones, que finalizó el pasado 4 de marzo, cuatro entidades profesionales han hecho llegar al Ayuntamiento de Barcelona sus consideraciones. Se trata del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Cataluña (COEC), del Colegio Oficial de Protésicos Dentales de Cataluña (COPDEC), de PIMEC, que cuenta entre sus afiliados con una patronal de clínicas dentales, y del Sindicato de Médicos de Cataluña (MC), que cuenta con una Agrupación de Dentistas.

En su conjunto, las alegaciones abordan temáticas muy diversas, como por ejemplo supuestos déficits jurídicos en la propuesta del Ayuntamiento, falta de competencia municipal para llevar a cabo un servicio odontológico, dudas sobre los precios con los que operará el servicio, la posibilidad de introducir un sistema de tarifación social, la separación física entre clínica y laboratorio protésico, la necesidad de que la empresa municipal no cuente con ayudas públicas para garantizar una competencia libre dentro del sector o la petición de que se haga un estudio de mercado más amplio.

El Gobierno municipal se ha comprometido a que el nuevo servicio abra sus puertas en uno de los barrios con una situación socioeconómica sensiblemente por debajo de la media de la ciudad, dado que una motivación del proyecto es precisamente facilitar el acceso al dentista al volumen de personas que actualmente no pueden hacerlo estrictamente por motivos económicos. Igualmente, el Ayuntamiento también ha aceptado trabajar con el sector para el establecimiento de un sistema de tarificación social para los principales tratamientos restauradores. El compromiso también es que en este sistema de tarificación social se podrían adherir voluntariamente otras clínicas dentales de la ciudad, con el objetivo compartido de tratar un determinado número de personas en riesgo de vulnerabilidad con precios por debajo de coste.