De izda. a dcha., Francisco Abril, Óscar Castro y Francisco Javier Camacho.

«Se debe perseguir a los culpables para que respondan patrimonialmente ante los afectados». Así de contundente se ha mostrado el presidente del Consejo General de Dentistas, Óscar Castro, en la rueda de prensa convocada para analizar la situación provocada por el cierre de las clínicas de iDental. 

De izda. a dcha., Francisco Abril, Óscar Castro y Francisco Javier Camacho.

El presidente del Consejo General de Dentistas y del Colegio de Dentistas de Murcia, Óscar Castro, ha convocado a los medios en Murcia junto con el presidente de la Asociación Nacional de Afectados por iDental (Adafi), Francisco Javier Camacho y el director general de Comercio, Consumo y Simplificación, Francisco Abril. Desde Adafi se considera la situación provocada por iDental como la mayor estafa y masacre sanitaria que ha sufrido España en la última década.

«Desde mi apreciación como presidente de todos los dentistas de España, la Justicia y la Administración deben buscar y perseguir a los culpables para que respondan patrimonialmente ante todos los afectados», ha zanjado el Dr. Castro, quien ha asegurado que desde el Consejo y los Colegios Oficiales de Dentistas llevan muchos años alertando de los engaños de iDental y de otras clínicas corporativas que, pese a suponer el 5% de las clínicas de nuestro país, acumulan más del 50% de las reclamaciones de los pacientes. En el caso de iDental, se hablaba de «Dentistas con corazón», «Dentocracia», o «Un millón de euros en subvenciones privadas», creando falsas expectativas en la población con mensajes falsos y dirigidos al estrato social más débil: las personas con menos recursos. «Esta cadena, que es obviamente una empresa privada, no concedía subvenciones. Lo que realmente sucedía es que supuestamente inflaban el precio de los tratamientos para luego aplicar grandes descuentos», ha explicado Castro Reino.

Asimismo, el presidente del Consejo General de Dentistas ha reclamado que se cumpla la Ley de Sociedades Profesionales, según la cual, el control de la toma de decisiones en las clínicas dentales debería residir en los profesionales sanitarios, y no en especuladores que solo buscan sacar el mayor beneficio económico en el menor tiempo posible. Porque actualmente en España, cualquier persona puede abrir una clínica dental y fijar unos objetivos económicos a todo el personal que contrate, incluidos dentistas.

La mayor estafa de la última década

Por su parte, Francisco Javier Camacho, ha considerado la situación como «la mayor estafa y masacre sanitaria que ha sufrido España en la última década». El presidente de Adafi ha declarado que iDental «se ha aprovechado de los vacíos legales en cuanto a publicidad sanitaria, han lanzado campañas agresivas anunciando falsas subvenciones sociales y prometiendo excelentes tratamientos. Pero la realidad es que falsificaban los datos financieros y el trato sanitario era totalmente deficiente».

Francisco Abril ha asegurado que todas las comunidades autónomas afectadas, independientemente del color de quien gobierne, «están acometiendo las mismas acciones, estamos coordinados y dando la misma información para paliar el sufrimiento de las personas damnificadas».