El informe fue presentado en el Auditorio de ESADE en Madrid.

Hasta un 70% de las decisiones clínicas dependen de esta tecnología

El Diagnóstico In Vitro (IVD) tiene cada vez un mayor peso en las decisiones clínicas y contribuye directamente a la medicina basada en la evidencia. Así se pone de manifiesto en el informe «El Diagnóstico in vitro hoy. Un cambio de paradigma en la calidad de vida y el proceso de atención a los pacientes», elaborado por Fenin (Federación de Empresas de Tecnología Sanitaria), con la colaboración de Antares Consulting.

El informe fue presentado en el Auditorio de ESADE en Madrid.

El diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento terapéutico de muchas patologías es fundamental en un alto porcentaje en los resultados que aporta el IVD. Tanto es así, que hasta un 70% de las decisiones clínicas actuales dependen de este tipo de tecnologías. En concreto, la oncología, las patologías cardiovasculares y las enfermedades infecciosas son las disciplinas que más se benefician del desarrollo de innovaciones. La automatización y estandarización de los procesos les confiere una alta disponibilidad, fiabilidad, y una gran capacidad de producción: 60 millones de solicitudes y más 600 millones de pruebas. «El IVD es una técnica altamente coste-efectiva, con una indudable aportación de valor a un número mayor de procesos, de forma rápida, con más fiabilidad, y menores costes», ha asegurado Carlos Sisternas, coordinador del Sector de Diagnóstico in vitro de Fenin.