Parte del equipo que forma parte de la Fundación Odontología Social y algunos de sus pacientes, posando junto a una de las unidades móviles con que cuenta esta organización para poder llevar a cabo su labor.

Dr. Antonio Castaño Séiquer, Presidente de la Fundación Odontología Social Luis Séiquer

La atención odontológica a personas en riesgo de vulnerabilidad, dependencia, pobreza extrema, víctimas de violencia de género o refugiados tanto en España como en diversos países latinoamericanos llevó a la creación de la Fundación Odontología Social Luis Séiquer, que preside el doctor Antonio Castaño Séiquer. Hablamos con él sobre su labor solidaria, lo que les mueve a ello y cuáles son los principales retos y logros de esta organización. También de la implicación del alumnado de la Universidad de Sevilla, en la que es profesor.

—¿De dónde surgió la iniciativa de poner en marcha la Fundación Odontología Social Luis Séiquer?
—Personalmente organizaba proyectos de Odontología social en Iberoamérica desde el año 2004. Trabajamos en Perú y República Dominicana. Estos proyectos los realizábamos en el ámbito de la responsabilidad social corporativa de la Universidad de Sevilla, que coordinaba y coordina a través de la Oficina de Cooperación al Desarrollo. La envergadura de nuestras actividades, unido a la puesta en marcha de proyectos nacionales (personas con drogodependencias, mujeres víctimas del maltrato, población infantil vulnerable, etc.), conllevó la necesidad de crear una entidad solidaria específica.

—Las clínicas solidarias de Sevilla, Gibraleón o CETI Melilla son algunos de los proyectos nacionales de FOS. ¿Qué actividad desarrollan estos centros?
—El Centro Dental FOS de Sevilla concentra la mayor parte de nuestra actividad. En él se atiende a una población potencial de más de 500.000 personas, que corresponden al elevado porcentaje de personas de Sevilla y provincia que se encuentran en situación de riesgo o en exclusión social por graves carencias socioeconómicas. Trabajamos de forma estrecha y a plena satisfacción con los Ayuntamientos de Sevilla, La Rinconada, Bormujos, Mairena del Aljarafe, etc. También con entidades solidarias de elevado prestigio como Cáritas Diocesana, Cruz Roja Española, Proyecto Hombre, Reto, etc. Destaca nuestra estrecha colaboración con entidades que trabajan con personas refugiadas (Comisión Española de Ayuda al Refugiado y Asociación Comisión Católica Española de Migraciones).

Después de confirmar de forma exhaustiva la situación de vulnerabilidad de cada una de las personas, se procede a planificar un plan preventivo-asistencial individualizado. Tenemos protocolos en marcha para población infantil desfavorecida, personas con adicciones, mujeres víctimas del maltrato, discapacitados intelectuales, refugiados, etc.

Queremos manifestar nuestro orgullo por la creación y puesta en marcha de un proyecto pionero e innovador a nivel internacional: la Clínica Dental Solidaria del Centro de Estancia Temporal para Inmigrantes de Melilla. Este proyecto es posible gracias a la alianza del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el Colegio de Dentistas de Melilla y la FOS. La clínica cuenta con dos gabinetes dentales completamente equipados y da asistencia a una población de entre 1.500 y 2.000 residentes con una estancia media en el CETI de 2,7 meses.

La Fundación Odontología Social Luis Séiquer asesora y apoya a la Clínica Dental Solidaria de Obras Cristianas de Gibraleón que atiende fundamentalmente a la población geriátrica y/o con discapacidades intelectuales que reside en sus distintos centros.

Además, en el año 2016 iniciamos el proyecto «Una sonrisa para un niño ceutí», que comprende la atención odontológica integral de 50 niños/as de esa ciudad en situación de riesgo o franca exclusión social.

—¿Qué profesionales están vinculados a FOS?
—Fundamentalmente odontólogos cooperantes que provienen de la Universidad de Sevilla, el Colegio de Dentistas de Melilla y del Servicio Andaluz de Salud. Junto a ellos, hemos contado con voluntarios de la Universidad de Salamanca, Colegio de Dentistas de Navarra, CEU Valencia, Universidad Rey Juan Carlos, CEU Madrid, Universidad Alfonso X, Universidad Europea de Madrid, Universidad de Granada, Servicio Extremeño de Salud, Universidad de Valencia y la Universidad Internacional de Cataluña.

—¿A cuántas personas se consigue atender anualmente?
Unas 6.000 personas.

Cada año esta fundación atiende a unas 6.000 personas, tanto entre sus proyectos nacionales (Andalucía, Ceuta y Melilla) como internacionales.

—¿Qué otros proyectos ha puesto en marcha FOS fuera de nuestras fronteras?
—Desde la constitución de la Fundación Odontología Social trabajamos en República Dominicana en alianza con distintas universidades (Buffalo University, USAD o UCNE). Las actividades han tenido lugar en Puerto Plata (2009-2011) y San Francisco de Macorís (2012-2016).

Desde 2012 hasta hoy trabajamos en Yucatán (México) de forma conjunta con la Universidad Anahuac-Mayab y el Servicio de Salud de Yucatán.

Cada año, tanto en México como en República Dominicana, se atiende a miles de personas en situación de pobreza grave o extrema.

—¿Qué ayudas necesita FOS para garantizar su viabilidad?
—Debemos de hacer constar y agradecer de forma manifiesta el apoyo clave que recibimos de tres entidades: Obra Social La Caixa, Proclinic SA y Clinic Cloud. También recibimos apoyo de otra decena de empresas del sector. Evidentemente, cualquier ayuda es bien recibida y permite consolidar aún más y tener un crecimiento ordenado de lo que consideramos una gran obra: solucionar una necesidad percibida y no satisfecha de la población española vulnerable.

—La labor desarrollada por FOS ha recibido múltiples reconocimientos. ¿De cuáles se siente particularmente orgulloso?
—Todos son importantes y todos nos hacen sentir orgullosos. El Consejo General de Odontólogos y Estomatólogos de España nos ha premiado en cuatro ocasiones desde el año 2012.
La Sociedad Española de Prótesis Estomatológica y Estética nos ha concedido las II y IV Becas SEPES Solidaria (2015-2017). Este año hemos recibido el Premio Solidario del COEM (Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región).

En 2017 el International College of Dentist reconoció nuestra labor. El año anterior la Universidad Anahuac Mayab nos concedió la I Medalla Anahuac de Odontología por nuestra labor solidaria.

Sinceramente, el reconocimiento que nos hace sentir más orgullosos son los abrazos que recibimos de nuestros pacientes agradecidos. También cuando constatamos la implicación y entusiasmo de nuestros cooperantes, especialmente los más jóvenes.

—¿Qué le reporta a nivel personal y profesional esta faceta solidaria?
—Todo. La Fundación Odontología Social colma todas mis expectativas personales y profesionales.

La población infantil en situación o riesgo de exclusión social es un colectivo al que atienden en la Fundación Odontología Social Luis Séiquer.

—¿Qué le transmiten los profesionales voluntarios sobre las experiencias que viven en FOS?
—Diariamente nos hacen partícipes de su entusiasmo. En cooperación siempre recibes más de lo que das y así lo perciben ellos.

—Es usted profesor en la Universidad de Sevilla. ¿Qué vinculación hay entre FOS y la Universidad?
—Muy estrecha. Hay que hacer constar que iniciamos el voluntariado en 2003 dentro de la Universidad de Sevilla. Meses después de nuestra creación se firmó un convenio de colaboración aún vigente. Varios miembros del Patronato de la FOS son profesores de la US. El mayor porcentaje de cooperantes proviene de esa institución.

—¿Se interesan los estudiantes por el voluntariado odontológico?
—No solo se interesan, sino que se entusiasman. Es muy reconfortante ver cómo se implican al máximo en las actividades solidarias y participan, e incluso generan, diseñan y llevan a cabo programas bajo la supervisión y asesoramiento de la FOS.


Más personal

– Nacido en… Huelva.
– Estado civil… Casado.
– Aficiones… Historia, viajar.
– Deportes… Fútbol, natación.
– Película… Cinema Paradiso.
– Un lugar… Sevilla.
– Música preferida… Melódica.
– Viajes en cartera… México (Yucatán y San Luis Potosí) y Tanzania.