Solo un ortodoncista o un dentista pueden prescribir su uso

La Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) alerta sobre la proliferación de la venta a través de internet de falsas férulas de descarga. «La mayoría son dispositivos de resina blanda de bajo coste que no son eficaces contra el bruxismo, e incluso puede ser contraproducentes, ya que no todos los problemas de síndrome de la ATM, desgaste dental o dolor orofacial son tratables con estas férulas, lo que puede empeorar la situación» advierte Juan Carlos Pérez Varela, presidente de la SEDO. Una vez que el dentista u ortodoncista diagnostica el problema y decide la conveniencia del uso de una férula de descarga «ha de hacerse de forma correcta para que cumpla los objetivos pautados y no exista riesgo de que aparezcan efectos secundarios indeseados como un empeoramiento de los síntomas que llevaron a la colocación de la férula o cambios en la oclusión perjudiciales irreversibles, o dolor muscular».

Las férulas de descarga deben de estar hechas con un material acrílico auto o termopolimerizable duro. Los materiales blandos como las resinas anteriormente mencionadas favorecen el apretamiento dental incitando al paciente a morderlas.

Desde la sociedad añaden que las férulas de descarga deben de estar hechas con un material acrílico auto o termopolimerizable duro y diseñarse y fabricarse de forma personalizada y teniendo en cuenta la dentadura de cada paciente, por lo que «es imprescindible que el dentista tome las medidas del paciente y las envíe a un laboratorio de prótesis con las indicaciones pertinentes para la creación del molde».

El presidente de la SEDO advierte, además, de que «si el paciente no ha seguido las indicaciones del dentista u ortodoncista y pasa un periodo de tiempo sin usar su férula, es posible que al volver a ponérsela no se ajuste y note molestias. En ese caso será necesario que pida cita en la clínica para que sea este profesional el que la ajuste nuevamente».