Busto del médico griego Hipócrates. Shutterstcok/blackboard1965

Renueva su compromiso con la ética y la transparencia

Ocho puntos, centrados en la ética, la profesionalidad y la responsabilidad de los profesionales de la Odontología y Estomatología, son la base del juramento.

Con el fin de mantener el espíritu de proteger la salud de los pacientes y el estudio permanente de los profesionales, el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región (COEM) ha actualizado el juramento hipocrático adaptándolo a los nuevos tiempos.

En palabras del doctor Antonio Montero, presidente del COEM, «queremos mostrar nuestro compromiso con todos los profesionales de la Odontología y Estomatología, así como con los pacientes, manteniendo la ética, la profesionalidad y la responsabilidad en nuestros cometidos».

UN JURAMENTO EN OCHO PUNTOS

Según el documento emitido por el COEM, el juramento hipocrático quedaría del siguiente modo:
«En el momento de ser admitido entre los profesionales de la Odontología, a los que pongo por testigos, por los históricos físicos y nuestra patrona Santa Apolonia, prometo libremente cumplir el siguiente juramento:

1. Velaré por la vida, la salud y dignidad humana como derechos fundamentales y ofreceré mis conocimientos en beneficio de las personas y la sociedad, haciendo especial hincapié en la prevención como la mejor herramienta para proporcionar salud.

2. Prestaré a todos los pacientes que en mí confíen la mejor atención posible sin diferencia de raza, sexo, edad, condición social, religión o estado de salud. Siendo fiel y honesto, sin olvidar la utilidad de proporcionar un trato educado y empático hacia aquel que sufre dolor o desesperanza.

3. Guardaré y respetaré los secretos por mí conocidos en el ejercicio de la profesión, salvo en los casos exceptuados por la legislación.

4. Respetaré los logros científicos logrados por la comunidad médica, profesaré a mis maestros el respeto y la gratitud que merecen y compartiré con las generaciones futuras el conocimiento adquirido.

Busto del médico griego Hipócrates. Shutterstcok/blackboard1965

5. Seré humilde en reconocer que no puedo conocerlo todo, pero seguiré estudiando y formándome en toda mi vida profesional, actualizando mis conocimientos de acuerdo a los avances de la ciencia y técnica odontológica.

6. Trataré en igualdad, con respeto y cordialidad a mis colegas que cumplan a su vez este juramento, evitando críticas malintencionadas y procurando la unidad de la profesión.

7. Ejerceré mi profesión con dignidad y ética al servicio de la sociedad, bajo el marco deontológico del Colegio de Odontólogos del que me dispongo a formar parte, sin someterme a cualquier poder que busque intereses que no beneficien a mis pacientes, manteniendo mi independencia en el servicio a quienes me debo por encima de cualquier otra consideración.

8. Amaré, disfrutaré y defenderé mi profesión con entusiasmo buscando siempre el bien de mis pacientes.

Si observo con fidelidad mi juramento, séame concedido gozar felizmente de mi vida y profesión; si lo quebranto, caiga sobre mí la suerte contraria».