Dr. Alejandro López Quiroga, Coordinador de la Red de Clínicas Solidarias de la FDE

Doce son, por el momento, las clínicas solidarias impulsadas por los Colegios Oficiales de Dentistas y que, bajo el aval de la Fundación Dental Española, se encargan de ofrecer atención bucodental a personas sin recursos o en riesgo de exclusión social. Se trata de un proyecto, según su coordinador, el Dr. Alejandro López Quiroga, pionero en el mundo y que necesita el apoyo de todos: organizaciones, profesionales y, en especial, empresas del sector dental con el objetivo de conseguir atender al mayor número de personas posible.

—¿Qué papel desempeñan las clínicas solidarias de la Fundación Dental Española (FDE)?
—Las clínicas solidarias se han constituido como una red al efecto dentro de la Federación Dental Española. Con el fin de fomentar actividades sanitarias de prevención, diagnóstico y tratamiento a personas con una situación económica desfavorecida y sin posibilidades de afrontar una correcta salud oral se ofertó un concierto a aquellos Colegios de Dentistas provinciales interesados. Anualmente se hace una renovación de la adscripción en base a cumplir una serie de objetivos fijados por la FDE.

El desarrollo de este proyecto de atención bucodental solidaria por parte de los Colegios, el Consejo General de Dentistas y la FDE nos ocupa en gran medida y requiere destinar esfuerzos y recursos, según nuestras posibilidades, que aunque actualmente, son limitadas, esperamos poder incrementar, con enorme ilusión y satisfacción por parte de todos.

—¿Existe alguna iniciativa similar puesta en marcha por otros Consejos Profesionales sanitarios?
—En este momento no conocemos una iniciativa similar por parte de ningún otro Consejo General. Me atrevería a decir que somos pioneros en el mundo y ya hay otros países que se están interesando por nuestro modelo.

Cabe destacar que todo este proyecto solidario nace del compromiso y la apuesta decidida de nuestro presidente, el Dr. Óscar Castro, por canalizar, reglamentar y regular la atención bucodental solidaria colegial, con la unanimidad de todo su Comité Ejecutivo, que lo traslada a la Asamblea General de Colegios, donde también se aprueba su desarrollo por unanimidad. Finalmente, se transmite a la FDE para que lo dé forma. Ha sido un proceso largo y laborioso, pero ha merecido la pena.

—¿Cuántas clínicas componen la red?
—En la actualidad son doce las Clínicas Solidarias Colegiales adscritas a la red de la FDE, y esperamos, en breve, la incorporación de algunas más. La creación de una clínica solidaria colegial lleva cierto tiempo y salvar una serie de dificultades y problemas. Es un proceso complejo, pues se necesitan locales, materiales, etc. y crear una base legal específica para este fin (algunas veces es necesario realizar fundaciones al efecto).

—¿Cuántos dentistas están ejerciendo como voluntarios en estas clínicas?
—Las clínicas se nutren de dentistas colegiados voluntarios (en algunos casos con otro tipo de personal, auxiliar, higienistas, administrativos, etc. también, a veces, voluntarios), y cada colegio funciona con plena autonomía al respecto, fijando las condiciones para poder desarrollar su atención solidaria. Hay algunas clínicas que tienen convenios de colaboración con Ayuntamientos, Consejerías, Cáritas, Cruz Roja, etc., organizaciones que son las encargadas de aportar sus pacientes.

Foto de familia de los represenantes de los colegios profesionales que conforman la red de clínicas solidarias de la FDE, con el presidente del Consejo General de Dentistas, el Dr. Óscar Castro.

—¿Se calcula a cuántas personas se ha atendido gracias a la red de clínicas solidarias?
—Ya se ha atendido a miles de pacientes y con numerosas intervenciones diferentes. A todas las clínicas se les solicita una memoria anual de actividades, siempre proporcionales a los recursos y necesidades prioritarias, y dirigidas a pacientes necesitados, en o al borde de la exclusión social. La filosofía es cubrir lo básico al mayor número de personas posibles y que, por diferentes circunstancias, no pueden afrontar una correcta salud oral.

—¿Con qué apoyos cuentan las clínicas para poder desarrollar su labor? ¿Son suficientes para garantizar su sostenibilidad?
—Cada clínica puede contar con ayudas diferentes y de todo tipo, tanto económicas como de materiales, equipamiento, etc. Desde la FDE canalizamos nuestra ayuda, y aquí quiero destacar de nuevo la gestión realizada por el Dr. Óscar Castro, que ha conseguido una importantísima colaboración de AMA, a través de su Fundación, y que se destina íntegramente a nuestras clínicas solidarias.

Está claro que necesitamos la ayuda y colaboración de todo tipo de instituciones, corporaciones, empresas del sector dental, etc., para poder llevar a cabo un completo desarrollo de este ilusionante proyecto y en eso nos volcaremos. Desde aquí me permito hacer un llamamiento a todos a colaborar, en la medida de sus posibilidades.

Queremos dar a conocer a la sociedad en general este proyecto, que sea conocedora de la importantísima faceta solidaria desarrollada por los dentistas españoles, y reclamar la imprescindible colaboración de todos y en especial de empresas del sector dental y afines porque los necesitamos.

—Además de la red de clínicas solidarias, ¿en qué otros proyectos dirigidos a los colectivos más desfavorecidos colabora la Fundación Dental Española?
—Se colabora en diferentes proyectos solidarios como el «Dentista Padrino», una iniciativa de Orbit®, en colaboración con Aldeas Infantiles SOS y el Consejo General de Dentistas de España, a través de la Fundación Dental Española, y Dentist4Refugees (Dentistas para los refugiados), un proyecto en el que participan el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Cataluña; las ONGS Odontología Solidaria, Dentistas Sin Fronteras y Zerca y Lejos y que cuenta con el apoyo de Proclinic.

Además se otorgan ayudas a otras organizaciones sin ánimo de lucro, y la Federación Dental Española concede anualmente un premio de 18.000€ a las ONG’s con acción en el campo bucodental, para impulsar los trabajos de ayuda y cooperación al desarrollo.

La solidaridad es algo bidireccional: ayuda a los que lo necesitan y nos ayuda a nosotros, nos hace sentir bien. Además, cuesta poco pero vale mucho. Nuestro objetivo es que la solidaridad esté «de boca en boca».


Una docena de clínicas

En la actualidad, existen doce clínicas solidarias colegiales en España: Melilla, Guipúzcoa, La Coruña, Albacete, Asturias, I Región, Barcelona, Lleida, Girona, Baleares, León y Sevilla.