Fig.1. Impesor 3D

Impresor 3D, profesión con porvenir

Apesar de las noticias que vamos escuchando en la línea de que la crisis ha finalizado, la mayoría de los profesionales son todavía cautos en caer en un optimismo desmesurado, porque la situación económica (financiera) de clínicas y laboratorios es en muchos casos incierta. Además, se han añadido otros factores al panorama actual entre los cuales se encuentra la introducción de las nuevas tecnologías que también están protagonizando y protagonizarán un cambio muy importante en nuestro campo profesional (Figura 1).

En ese sentido y ante la incertidumbre de un futuro dudoso nos hacemos eco de un estudio elaborado por la Universidad de Oxford que pone cifras a las preocupaciones de muchos trabajadores de hoy en día, mostrando que el 47% del empleo actual desaparecerá dentro de una o, como mucho, dos décadas. Por su parte, el 90% de las profesiones que permanezca sufrirá alguna transformación, relacionada en la mayoría de los casos con la adquisición de competencias tecnológicas (Figura 2).

Fig .2 Universidad de Oxford

Entre los empleos más reclamados del futuro, en primera posición se encuentra el de analista y programador de Internet de las Cosas, según David Martínez, responsable de transformación digital de Watch & Act. «Las casas y ciudades estarán conectadas a todo tipo de sensores y dispositivos que permitirán interactuar con ellos o con otras personas. Serán necesarios profesionales que diseñen las mejores soluciones sobre esta base tecnológica».

La segunda posición la ocupa un puesto ya muy demandado: el de científico de datos. Se trata de profesionales con conocimientos analíticos, de programación y lógica, normalmente con formación matemática o estadística. Su labor es estudiar los datos de una organización y generar indicadores que anticipen las tendencias del negocio y propongan medidas correctoras sirviéndose del Big Data. Estos profesionales conocerán su máxima expresión ligados al Internet de las Cosas.

El negocio de la robótica no dejará de crecer, por lo que el empleo de robotista tendrá también una mayor demanda. Los procesadores y sensores continuarán mejorando, automatizando al máximo los procesos y evitando la necesidad de intervención humana donde no sea fundamental. Los robotistas deben contar con conocimientos de ingeniería y ciencias de la computación, y disponer de capacidades relacionadas con la humanización de la inteligencia artificial.

Fig. 3 Impresión 3D

Al igual que la robótica, la impresión 3D seguirá ganando importancia, generando el puesto de impresor 3D. El profesional debe ser una persona creativa, capaz de inventar nuevos modelos factibles y rentables, y con conocimientos informáticos de herramientas de impresión 3D (Figura 3).

Por último, entre las profesiones del futuro cabe mencionar la de abogado especializado en ciberseguridad. Todos los avances tecnológicos introducen elementos de riesgo en la seguridad, por lo que la ciberseguridad pasará a ser un sector al alza. Cada país contará con un marco regulador concreto que requerirá de profesionales con una base tecnológica avanzada capaces de mitigar los riesgos y su impacto en las personas.

Todos estos cambios también afectarán a la educación tal como la conocemos, debiendo adecuar las competencias profesionales a los nuevos tiempos. El reto será capacitar a los estudiantes de hoy para que se conviertan en los innovadores del mañana. Los educadores pueden promover el aprendizaje inmersivo, de tal manera que la presentación de desafíos del mundo real a los estudiantes les involucre con un enfoque práctico al problema resolviéndolo (Figura 4).

Planificación, la clave del éxito

El proceso de creación empieza cuando se realiza una planificación en 3D del caso. Los prototipos proporcionan tanto al protésico dental como al odontólogo una información muy importante ofreciendo una idea de la relación espacial del trabajo. Además, en un momento dado se puede imprimir el diseño de diagnóstico porque, a pesar del software de diseño y la simulación por ordenador, no hay nada como tener un objeto físico entre las manos y cerciorarse que el diseño en 3D y el objeto finalizado es el mismo.

Fig. 4 Aprendizaje inmersivo

La impresión 3D reduce el tiempo entre el diseño y la fabricación del producto, al permitir a los diseñadores dentales crear sobre la marcha prototipos de prueba de restauraciones de una manera rápida y barata. En ese sentido imaginemos poder imprimir en cualquier momento, por ejemplo, pruebas de prótesis dentales a un coste reducido, que nos permitan mejorar el diseño o corregir errores.
Aunque las impresoras 3D normalmente utilizan diversos polímeros como material de impresión, existen impresoras especiales tales como la impresora 3D Foodini (nº 293 mes de julio de la revista Gaceta Dental), que crea comida, o algunas que hasta pueden imprimir viviendas depositando cemento por capas.

Por ejemplo, en las impresoras 3D del tipo FDM, tras crear la primera capa, el cabezal se eleva ligeramente y vuelve a depositar la segunda capa. Este proceso, que se repite una y otra vez, tiene una duración determinada dependiendo del objeto a imprimir (Figura 5).

Fig. 5 Impresora 3D (FDM)

El principal inconveniente de estas impresoras 3D (FDM) es que solo pueden imprimir con materiales que se puedan extruir o hacer pasar por un cabezal de impresión. La mayoría de las impresoras de adición que hay actualmente se limitan a utilizar un material termoplástico especial. Este material viene en hilo en rollos cuyo extremo se introduce directamente en la impresora, donde el plástico se funde y pasa en estado semilíquido por el cabezal de impresión. Principalmente se emplean materiales como termoplásticos tipo ABS y PLA que son el 95% del mercado, pero existe la opción de impresión de madera (10-20% fibras de pino), filamento que permite crear partes elásticas impresas en 3D sin necesidad de hacer ninguna modificación, filamento metálico compuesto por aproximadamente el 80% de partículas de metal y 20% de PLA, Nylon y diversos materiales.

Hasta la próxima entrega y ¡que las nuevas tecnologías te acompañen!


Ventajas de las técnicas de impresión 3D

Una de las ventajas de la tecnología de impresión en 3D es que acerca el espacio entre el mundo virtual y el físico, generando objetos tridimensionales con formas muy complejas que hasta ahora solo hemos encontrado en la naturaleza e imposibles de realizar de otra manera, que además son más precisas y versátiles que cualquier otro sistema de producción, tanto humano como tecnológico. A medida que aparezcan nuevos materiales para imprimir el abanico de posibilidades se ampliará.

Además:
● Permite la materialización rápida de las ideas de diseño CAD realizado.
● Permite la validación eficaz del ajuste, la forma y la función del diseño.
● Mayor flexibilidad de diseño, con la posibilidad de pasar rápidamente por diversas interacciones.
● Menos errores de producción y mejores restauraciones finales.
● Crea complejos diseños y dicha complejidad de fabricación no eleva el coste.
● La impresión 3D ofrece una ruta mucho menos arriesgada para el mercado.
● Permite una fácil personalización.
● No hay necesidad de herramientas y moldes. No hace falta ensamblaje.
● Elaboración bajo demanda.
● Mucho menos gasto de material. Se generan menos residuos.
● En el futuro infinitas posibilidades de material.
● Reproducción física muy precisa.

A tener en cuenta en las técnicas de prototipado rápido

● Aún no es competitiva con los procesos de fabricación convencionales cuando se trata

Fig. 6 Wll robots take my job

de grandes series de producción.
● Las opciones son todavía limitadas en comparación con los materiales de los productos convencionales, colores y acabados.
● Dureza y resistencia limitadas dependiendo del material.
● La precisión va mejorando. Hoy por hoy la impresión 3D sigue mejorando su exactitud siendo un método muy capaz de crear objetos con una precisión de alrededor de 20-100 micras e incluso menos.
● Hay varias consideraciones de diseño que deben ser evaluadas al diseñar para la fabricación aditiva. Estos generalmente se focalizan en las limitaciones de la geometría y en los requisitos de soporte y varían según la tecnología.
● Existen varias limitaciones del modelo que deben considerarse antes de convertir un modelo a un archivo STL, incluyendo el tamaño físico, el cerramiento y el recuento de polígonos.

 

Noticias

Fig. 7 Wll robots take my job

–¿Los robots «robarán» mi trabajo? Cómo saber si un robot te va a robar el trabajo. Con esta pregunta intrigante y perturbadora damos inicio a la sección de noticias. A pesar de las lógicas reservas y dudas que nos pueda generar esta web, su existencia es una realidad y la pregunta que nos surge es ¿Quién se resistirá o tendrá la curiosidad de preguntar…?

 

Si eres un pediatra, dentista o fotógrafo, es muy poco probable que un robot te quite el trabajo en el futuro. Los que se ganan la vida como cajeros, motoristas o contables sí están condenados: hay más de un 90% de probabilidad de que la automatización les obligue a cambiar de profesión, según la página web Will robots take my job? (Figuras 6 y 7).

Figura 8. «Maker».

La página fue creada en mayo por el programador Mubashar Iqbal y por el diseñador gráfico Dimitar Raykov, y para saber si tu puesto de trabajo corre peligro, el usuario tiene que escribir el nombre de su profesión y seleccionarla en una lista de trabajos relacionados. Si escribes «profesor» saldrá, por ejemplo, cuidador de guardería (un 15% de probabilidad de automatización). El sitio web también ofrece algunas estadísticas como el crecimiento proyectado de un determinado sector del mercado para los próximos siete años y el salario medio anual del puesto de trabajo, así como el número de personas empleadas en un determinado campo a partir de 2016.

Fig. 9

–¿Has oído hablar del movimiento «maker»? El movimiento «maker» promueve el aprendizaje a través de la experiencia y la creación de productos de forma digital y en comunidad utilizando para ello la tecnología. ¿Cómo se adapta al entorno educativo? ¿Cuáles son sus beneficios?

¿Sabemos cómo aprenden los estudiantes de manera más efectiva? Los expertos coinciden: cuando toman un papel activo en su educación. Por lo tanto, no es extraño que hayan proliferado metodologías que, precisamente, ponen el énfasis en la práctica para convertir al alumno en protagonista de su propio aprendizaje y, al mismo tiempo, le prepara para la sociedad y los puestos de trabajo del futuro (Figura 8).

Fig. 10 IoT

Este movimiento, que se puede traducir como «hacedores» o «creadores», surgió hace algo más de una década a partir del concepto «Do It Yourself» (DIY). Gracias a él, se generan comunidades compuestas por personas con diferentes perfiles y conocimientos que, preocupadas por los problemas y necesidades de la sociedad, trabajan juntas para buscar una solución. Y lo hacen de forma digital, por medio de la tecnología y siguiendo dos premisas: son económicos y fácilmente replicables.

Fig. 11 IoT

–¿Qué es IoT? Las siglas IoT serán cada vez más frecuentes en nuestro entorno, por ello es importante conocerlas, y parten desde las conexiones entre los distintos objetos que nos rodean (Figuras 9 y 10). IoT son las siglas de la frase «Internet of Things», cuya traducción al español sería «Internet de las cosas», que representa la posibilidad real de conexión entre todos los aparatos electrónicos que llevamos, usamos o tenemos en cualquier parte, desde la casa, la oficina, el metro o el propio coche, con la finalidad de intercambiar datos y obtener resultados automáticos, que nos afectarán en nuestra vida diaria.

Fig. 12 IoT

Como ejemplo, el IoT permitirá una conducción automática (coches sin conductor), o poner la cafetera a funcionar en cuanto nos levantemos de la cama, sin programar horas, o el pedido al supermercado de nuestras listas semanales de forma automática por parte de nuestra nevera inteligente. El IoT es realmente la administración de la vida de las personas por medio de la monitorización de los datos que produce al día, lo que tiene mucho de comodidad futura, pero también de la pérdida de autonomía, libertad y control por los humanos, a mano de las «máquinas conectadas».

Sea como fuera, el IoT será el mayor cambio que deberemos enfrentar a medio plazo, en cuanto a nuestra relación con la tecnología (Figura 11).

Fig. 13 Proyecto Dron impreso en 3D

Y para terminar la noticia dos frases para pensar:

1. Se calcula que en 2020, entre 22.000 y 50.000 millones de dispositivos se conectarán a Internet con el fin de proporcionar a los ciudadanos una serie de servicios y aplicaciones inteligentes sin precedentes.
2. Según Hans Vestberg, CEO de Ericsson, las repercusiones serán considerables: «Si una persona se conecta a la red, le cambia la vida. Pero si todos los objetos se conectan, es el mundo el que cambia» (Figura 12).

Fig. 14 Pilotaje Dron

–Y para finalizar en la anterior publicación del mes de septiembre os invitamos a la realización de un proyecto de un dron impreso en 3D. Por nuestra parte ya hemos iniciado el proyecto. Mientras tanto, hemos tenido la oportunidad de probar un dron (cortesía del Dr. Emilio Gil) y la experiencia ha sido fantástica, gracias, en gran medida, al control realizado por medio de las gafas del tipo VR que permiten el pilotaje desde el punto de vista del dron (Figuras 13 y 14).