El Colegio de Dentistas de León emitió hace unos días un comunicado alertando sobre la comercialización de kits de alineadores dentales para realizar tratamientos en el propio domicilio, sin prescripción facultativa y sin la supervisión de un dentista.

Tal y como recuerdan desde el colegio, «el tratamiento con fundas plásticas exige un planteamiento del movimiento preciso y exhaustivo, con el fin de conseguir una oclusión adecuada y, sobre todo, funcional», además de señalar que es imprescindible realizar un seguimiento cuidadoso del desarrollo del tratamiento y realizar exploraciones radiográficas. «Nadie se imagina fabricando en su casa una lente óptica para un paciente con miopía y presbicia o preparando su propio aparato de Ortodoncia y haciendo su propio seguimiento del tratamiento», destaca la Dra. Amparo Lozano, miembro de la junta directiva del colegio leonés.