Dr. Javier Montero, investigador de la USAL

El grupo de investigación «Avances en Salud Oral» de la Clínica Odontológica de la Universidad de Salamanca (USAL), liderado por el profesor del Departamento de Cirugía Javier Montero, aplica una técnica puntera para acortar los plazos en los tratamientos de implantes dentales en beneficio de la calidad de vida del paciente. Realizado en un grupo de 40 personas sin piezas dentales naturales, es el primer ensayo clínico de estas características del país.

—¿Cómo y cuándo surge el grupo de investigación «Avances en Salud Oral» y qué profesionales lo integran?
—Este grupo se constituye en el año 2015, tras 10 años de colaboraciones sistemáticas en diversas líneas de investigación por un equipo multidisciplinar de profesores de Odontología de la Universidad de Salamanca pertenecientes a las áreas de Prótesis (Javier Montero, Cristina Gómez-Polo y Juan Santos), Cirugía (Antonio López-Valverde), Periodoncia (Yasmina Guadilla), Materiales (Julio Herrero Payo), Ortodoncia (Alberto Albaladejo) y Odontología integral (Leticia Blanco, María Portillo, Mari Cruz Lorenzo y Javier Flores). En el equipo también se integran otros profesores de otras universidades y centros de investigación como los profesores Enrique Montalvillo, Eduardo Miguel y Rocío Barrios.

—¿Cuáles son las principales líneas de investigación abiertas por dicho grupo en estos momentos?
—Las principales líneas de investigación actuales son el análisis de la adhesión dental, la cirugía oral experimental, los estudios de fatiga en simuladores masticatorios, las nuevas aplicaciones del láser en Odontología, el color dental, la regeneración ósea y la evaluación holística del efecto terapéutico.

—Respecto al nuevo ensayo clínico que están llevando a cabo para acortar los plazos de implantes dentales ¿con qué objetivos se inicia?
—El proyecto nace en 2012 a través una convocatoria en un proyecto FIS del Instituto de Salud Carlos III, como continuación de una línea de investigación que iniciamos en la Universidad de Granada a partir del año 2002 y que continuamos en la Universidad de Salamanca desde el año 2006. El proyecto surge, en parte, para dar respuesta a una petición clásica de los pacientes (acortar el tiempo de tratamiento), y en parte seducidos por la evidencia creciente proveniente de meta-análisis (Gallucci et al. 2009; Esposito et al. 2013;) que refrendaban la carga inmediata de implantes sobre todo en hueso mandibular maduro, máxime cuando el antagonista es una dentadura convencional. Además, esta línea de investigación nos permitía poder ofrecer un diseño saludable al proyecto, ya que en el área de la implanto-prótesis rara vez se puede asignar aleatoriamente una intervención con el visto bueno del Comité de Bioética dado el uso diferencial de las distintas modalidades terapéuticas.

—¿Qué pretende el grupo de investigación de la Clínica Odontológica con este trabajo?
—Pretendemos medir los efectos de la intervención con sobredentaduras implanto-retenidas sobre dos implantes con o sin carga inmediata en distintas dimensiones: una dimensión clínica (a nivel de implante y a nivel de tejidos periimplantarios), una dimensión funcional (rendimiento y habilidad masticatoria) y en términos de calidad de vida oral (valoración subjetiva del paciente respecto al efecto en las distintas actividades en las que la boca contribuye a su bienestar).

—¿Con qué apoyos y colaboraciones ha contado este estudio pionero?
—Hasta la fecha colabora la Casa TitanImplant SL con los implantes Vulkan y la casa Bioner con los implantes TopDM. Esta última ha diversificado el punto de muestreo en otras dos universidades participantes como la Universidad Complutense de Madrid (cuyo coordinador local es el profesor José María Martínez) y la Universidad Católica de Murcia (cuyo coordinador local es el profesor José Luis Calvo Guirado).

—¿Qué papel han jugado los avances tecnológicos en torno a los materiales para plantear este trabajo?
—Sin duda alguna los exitosos resultados de la Implantología inmediata se fundamentan en el avanzado desarrollo tecnológico a nivel macro y microscópico de los implantes dentales actuales.

—A grandes rasgos, ¿en qué consiste este ensayo clínico?
—Este estudio pretende valorar el resultado terapéutico (clínico, funcional y subjetivo) de las sobredentaduras sobre dos implantes con o sin carga inmediata. El diseño de este estudio multicéntrico (Universidad Complutense de Madrid, Universidad Católica de Murcia y Universidad de Salamanca) será un ensayo clínico aleatorizado que en cada punto de muestreo se realizará sobre 20 pacientes edéntulos totales que recibirán una sobredentadura mandibular y un prótesis completa maxilar.

En la mitad de los pacientes los implantes serán inmediatamente cargados a través de pilares tipo Locator, mientras que en el resto, los implantes quedarán sumergidos tras la cirugía y recibirán los pilares dos meses después de la cirugía (protocolo convencional). Los resultados terapéuticos serán valorados a los 2, 6 y 12 meses postcirugía. Los resultados clínicos se cuantificarán con la tasa de fracaso de implantes, pérdida de hueso marginal y el índice gingival periimplantario.

Los resultados funcionales serán computados mediante el rendimiento masticatorio estimado por la capacidad de mezcla de chicles bicolores a los 5, 10 y 15 ciclos masticatorios y por la fuerza oclusal registrada en hojas colorimétricas de presión. Los resultados subjetivos se basarán en la satisfacción percibida según escala visual analógica y en la calidad de vida oral según la versión española del OHIP-20.

«Avances en Salud Oral», grupo investigador de la Clínica Odontológica de la Universidad de Salamanca.

—¿Qué criterios deben cumplir los pacientes que participen en él?
—Los criterios de selección de los participantes deben ser: sujetos totalmente edéntulos desde hace más de cinco años, portadores de prótesis completas convencionales de una manera regular, con cantidad de hueso suficiente para recibir implantes en la región de los caninos (altura mínima 10 mm/anchura mínima de cresta = 5 mm), sin evidencia de patología sistémica o psíquica que contraindiquen el tratamiento implantológico, ni desórdenes temporo-mandibulares.

—Por último, ¿a qué preguntas esperan dar respuesta con este ensayo clínico?
—La asignación aleatoria del tipo de carga sobre dos implantes mandibulares que van a retener una sobredentadura permitirá dar respuesta al menos a las siguientes cuestiones a los 2, 6 y 12 meses postinserción tras el tratamiento implantológico:

-¿Cómo influye el tipo de carga (inmediata/convencional) en los parámetros clínicos registrados a nivel del implante, como supervivencia de implantes, salud gingival periimplantaria, nivel óseo marginal y complicaciones protésicas?

– ¿Qué impacto en calidad de vida oral y satisfacción perciben los sujetos tras recibir prótesis híbrida mandibulares sobre cuatro implantes con o sin carga inmediata con respecto a su situación inicial en los que eran portadores de prótesis convencionales?

– ¿Qué cambios en las fuerzas de mordida y en el rendimiento masticatorio se producen tras el tratamiento implantológico?

El diseño aleatorizado del ensayo permitirá cuantificar sin sesgos de selección el resultado clínico de los implantes con o sin carga inmediata.
Además se realizará un análisis de minimización de costes, comparando los costes directos tangibles de las distintas alternativas terapéuticas (con/sin carga) tanto en la fase quirúrgica como en la fase protésica.