Marcial Hernández durante la jornada «Los siete hábitos de las personas altamente efectivas».

Desde que nacemos, hemos ido adquiriendo hábitos o, lo que es lo mismo, costumbres o prácticas que han pasado de ser acciones a las que inicialmente teníamos que prestar atención, e invertir esfuerzo o voluntad, a comportamientos que hemos conseguido realizar de forma automática, a base de repetir esa determinada acción una y otra vez. Entrando así a formar parte de la colección de hábitos que nos acompañan de por vida: de alimentación, de higiene, afectivos, cognitivos, de lectura, etc.

Todos ellos los hemos repetido en tan innumerables ocasiones que se han convertido en rutinas bien entrenadas e interiorizadas por nuestro cerebro, y que ponemos en marcha casi a diario, al menos, ante una misma situación, de manera autómata y sin dificultad.

¿Pero qué ocurre si queremos adquirir un hábito que no tenemos, o desprendernos de otro que consideramos «poco saludable»? Es en este proceso en el que los grandes líderes han de trabajar, en busca de una gestión excelente, mediante un nuevo enfoque para la gestión y el liderazgo de las personas de la clínica dental.

A través del Club Excelencia en Gestión, he tenido el privilegio de asistir a una de las experiencias más enriquecedoras de mi trayectoria profesional, organizada por el Grupo Cegos; un proceso de mejora en el que he recordado que uno nunca deja de crecer personal y profesionalmente y tampoco de reinventarse.

Stephen Richards Covey, uno de los grandes gurús en liderazgo a nivel mundial y profesor de la Universidad Brigham Young de Utah (EE.UU.), estaba convencido de que «la tecnología reinventaría los negocios, pero las relaciones humanas seguirían siendo la clave del éxito». Por lo que, tal y como el conferenciante estadounidense predicaba, gestionarlas de forma eficaz es tarea indispensable para un líder altamente efectivo que, mediante un correcto entrenamiento, ha de adquirir siete hábitos para su efectividad personal y, por tanto, profesional.

Estas siete habilidades adquiridas son un conjunto de fórmulas dependientes entre sí, que proporcionan al líder de la clínica dental un enfoque gradual, secuencial e integral para desarrollar su efectividad personal e interpersonal.

Autodominio

El autodominio es el control sobre uno mismo que se alcanza cuando la persona está capacitada para desarrollar a un gran nivel cada aspecto de su vida.

Un estado que el líder de la clínica dental puede alcanzar gracias a la adquisición de los tres primeros hábitos que le permitirán pasar de una situación de dependencia a independencia para una gestión excelente:

1) Ser proactivo® o el hábito de la elección con el que cada persona es capaz de comprender el poder de la toma de decisiones y, por tanto, el coste de oportunidad; así como la importancia de alcanzar objetivos en situaciones adversas, gestionando de manera activa los cambios, y manteniendo compromisos y responsabilidades.

2) Comenzar con un Fin en Mente® o el hábito de la visión, con el que el profesional que ejerce el liderazgo en la clínica tiene la habilidad de crear una declaración de intenciones a través de una planificación de objetivos realistas en base a determinados valores; e impidiendo la negatividad en el proceso, para centrarlo en los resultados deseados.

3) Poner Primero lo Primero® o el hábito de la integridad y la ejecución que permite al líder altamente eficaz utilizar el factor temporal en su beneficio, gestionando el tiempo y el estrés, a través de una lista de prioridades, en la que lo importante impere: «primero lo Importante, luego lo Urgente».

Desarrollo del trabajo

Un buen desarrollo de las funciones profesionales supone tener la cualidad de trabajar en equipo, a través de una personalidad orientada a la cooperación y la comunicación, que el líder de la clínica podrá alcanzar con los tres siguientes hábitos, con los que, además, y tal y como afirmaba Covey, evolucionará de la independencia a la interdependencia efectiva:

4) Pensar Ganar-Ganar® o el hábito del beneficio mutuo con el que el pensamiento «Win to Win» y la cooperación son la base de las relaciones sostenibles con los diferentes actores del escenario profesional dental.

5) Buscar Primero Entender, Luego Ser Entendido® o el hábito del entendimiento mutuo en el que la escucha empática juega un papel fundamental para desarrollar una comunicación efectiva, y construir relaciones sólidas con los pacientes, basadas en la confianza.

6) Sinergizar® o el hábito de la cooperación creativa que permitirá a su adquisidor resolver situaciones, aprovechando la diversidad, a través del proceso «Tercera Alternativa» en el que, antes de tomar una decisión, se experimenta con soluciones y se genera una variedad de posibilidades hasta llegar a la sinergia en el grupo.

Crecimiento y mejora continua

Una vez que el líder alcanza un estado de interdependencia para lograr la Excelencia en la gestión de la clínica y, por tanto, ser altamente efectivo, ha de adquirir un séptimo hábito, que engloba los seis restantes:

7) Afilar la Sierra® o el hábito de la renovación con el que se logra el equilibrio personal y profesional: una renovación regular y estable en las dimensiones básicas de la vida. De modo que la persona es capaz de identificar actividades que aumenten su capacidad y la de las personas que lidera para producir resultados de calidad; llegando así a la mejora continua y la renovación personal que le posibilitará ser efectivo en los diferentes roles que desempeña en su trayectoria vital.

En definitiva, las personas dependientes necesitan de los otros para conseguir lo que quieren; mientras que las personas independientes alcanzan logros a través de su propio esfuerzo. Pero las personas interdependientes combinan su esfuerzo con el empeño de otros para lograr un éxito mayor. Y es en esa etapa en la que el líder está preparado para conducir la gestión de su clínica hacia una excelencia de la que quiere contagiar a empleados, colaboradores y pacientes.

En próximos artículos desarrollaremos cada uno de estos siete hábitos, que Stephen Richards Covey identificó en las personas que aspiraban a romper paradigmas para mejorar y evolucionar, aplicados a las especificidades del profesional dental, así como sus desafíos presentes y futuros.


VP20 Consultores es miembro del Club Excelencia en Gestión y del Club de Evaluadores Acreditados de la EFQM. Además es la empresa líder en España en consultoría y marketing dental. Con 20 años de experiencia en el sector y, habiendo trabajado en más de 2.000 clínicas privadas con resultados más que satisfactorios, es sinónimo de éxito en la implantación de herramientas de gestión eficientes entre sus clientes. De todas las técnicas utilizadas, cabe destacar el Coaching Dental. Ésta es una herramienta que lleva siendo utilizada en empresas de todos los ámbitos de EE.UU. desde hace más de 30 años. El Coaching ofrece una amplia visión de dirección y gestión de la clínica a los responsables de la misma, haciendo que sus aptitudes mejoren y esto se traduzca en un aumento de la cartera de pacientes y de los beneficios de la clínica. Para más información: www.vp20.