Figura 1

«El bisturí en la mano y en la mente, la prótesis», decía a menudo Feliciano Salagaray. Y es que es bien sabido que para planificar los implantes y, en general, la fase quirúrgica del tratamiento, hay que tener prevista la restauración que pretendemos hacer, la que tenemos «pactada» con el paciente. Trabajar de otro modo…

Este contenido es sólo para usuarios registrados.

Crea una cuenta