—¿Qué soluciones aporta DUE o que vías de mejora a los problemas manifestados?
—Todos los objetivos y estrategias que se encuentran en nuestros estatutos, llevados a cabo por una asociación libre, sin el sesgo del carácter corporativista que la sociedad y las instituciones ven de los colegios profesionales, sin el veto de la competencia y sin el encorsetamiento de tener que callar por representar a todos los dentistas, tanto los de bien como los de mal.

—¿Se han presentado ya ante organizaciones colegiales para sumar esfuerzos? ¿Cómo han percibido estas organizaciones el nacimiento de DUE?
—Lo primero que hemos hecho es dirigirnos a los organismos que nos representan, siendo el Consejo de Dentistas de España y numerosos colegios profesionales (COEM, COEC, León, Valladolid, Granada, Alicante, etc.), a través de sus respectivos presidentes, los que han sido informados con detalle sobre nuestro nuevo proyecto.
El primer encuentro ha sido con el presidente del COEM , el Dr. Antonio Montero, en una reunión que amablemente nos ha concedido, junto con el Dr. José Aranguren, vicepresidente, y el presidente de la Comisión de Ejercicio Profesional, el Dr. Rafael Areses.
Tuvimos la oportunidad de explicar con detalle las finalidades de nuestro proyecto asociativo independiente, y analizamos las ventajas de colaboración mutua con el objetivo de potenciar las acciones que, en algunas materias, lleva a cabo el colegio de manera infatigable. Nuestra sensación tras el final del encuentro  fue de gran satisfacción, por el interés mutuo de sacar partido a las ventajas de la sinergia entre todos.
Estamos a la espera de un encuentro con el Dr. Óscar Castro y su ejecutivo, que esperamos con agrado, para que nos permita explicar con detalle nuestros proyectos y establecer unas vías de actuación compatibles y que sirvan de complemento a las acciones que hoy en día y, de manera ejemplar, lleva a cabo el Consejo de Dentistas de España.

—Entre sus objetivos, manifiestan que velarán por la trasparencia, independencia de actuación y coherencia con los fines previstos legalmente de los Colegios Profesionales. ¿Creen que desde las organizaciones colegiales no se hacen las cosas bien?
—En absoluto creemos eso, y nos preocupa que se entienda de esa manera el último punto de los objetivos de nuestros estatutos. Por esa razón, nos gustaría aprovechar para explicar con detalle el objetivo más controvertido a los ojos de algunos colegios profesionales.
Nuestra asociación, al igual que decenas de asociaciones en otras profesiones (periodismo, abogacía, etc.) es libre e independiente. Es cierto que los dentistas no tenemos unos antecedentes de actividad asociativa muy numerosa y activa, es más, no estamos acostumbrados a esto, por eso surgen algunas confusiones y hay personas, como ya hemos tenido oportunidad de comprobar, que pueden ver estos proyectos de manera equivocada.
En primer lugar, es el único objetivo de los siete que tienen nuestros estatutos,  que define claramente nuestra asociación con un carácter «libre e independiente» a colegios profesionales. El resto de objetivos pertenecen a una hoja de ruta , que es común para los colegios y resto de asociaciones.
Este objetivo es algo muy frecuente en otras asociaciones profesionales de otros campos; incluso los asesores que nos asisten (periodistas, abogados, líderes de asociaciones similares) lo consideran imprescindible como parte del ADN de este tipo de proyectos.
Eso no quiere decir que vamos a pretender ser los “justicieros” de los devaneos que algún colegio puede sufrir con el paso del tiempo (esta circunstancia ha existido y nadie asegura que no volverá a  existir). De ninguna manera; pese a los que estén preocupados con esto y se empeñen en insistir prejuzgando algo inexistente (puede que los que tengan intereses personales en los colegios, y no intereses de carácter colectivo), sólo podemos afirmar que nuestra intención es todo lo contrario.
Voluntad absoluta de colaboración mutua sirviendo de complemento. Nuestros verdaderos «enemigos» están fuera del castillo.

—¿Tienen previsto establecer contactos con la Administración?
No podemos obviar que hay aspectos de mejora que necesitan de una regulación. Por ejemplo, el número de titulados ajustándolo a las necesidades del mercado o el tema de la publicidad sanitaria.
Eso es competencia del Consejo de Dentistas y de los Colegios, cada uno en su ámbito de actuación y, en modo alguno, pretendemos ser una injerencia en sus proyectos. El Consejo y su nuevo ejecutivo nos dan mucha confianza y compartimos todas sus actuaciones encaminadas a lograr una regulación de muchos aspectos que necesitan con urgencia nuestra profesión.
Eso no quita para que, en ciertas acciones que ameriten tanto las exigencias de los colegios como de colectivos independientes, no se puedan realizar conjuntamente, si la presión es mayor para alcanzar un resultado deseado.

—Uno de sus objetivos expresados en su manifiesto es concienciar a los ciudadanos de la importancia de la Odontología de calidad para su salud. ¿Qué acciones tienen programadas en este sentido?
—Lo más importante son las campañas de divulgación social sobre la importancia de ser tratados por dentistas de confianza (a la par de las que realizan estupendamente los colegios profesionales). Esta es una de las principales acciones.
En este sentido,  al igual que algunas de las campañas de la Dirección General de Tráfico, estamos planteando la posibilidad de que sean más impactantes, incluso con los testimonios de pacientes reales que han sido víctimas del engaño y de la mala praxis por protocolos de actuación mercantilistas, típicos de muchas franquicias y cadenas dentales por todos conocidas. En este punto no es necesario invertir grandes cantidades en campañas publicitarias, la fuerza de los hechos comunicada a los medios es la mejor campaña sobre la situación existente y la necesidad de que los pacientes extremen las cautelas.

—¿Cuáles son las acciones más inminentes que tienen encima de la mesa?
—Nos gustaría comenzar por el origen de los problemas: la plétora profesional. Estamos realizando un estudio comparativo sobre las universidades privadas, comparando el número de alumnos admitidos en los últimos cinco años en cada una de ellas y el número de alumnos permitidos por la administración (ANECA). Nos gustaría saber los resultados para actuar en consecuencia y, en caso de discrepancia, presentar una queja formal al Ministerio de Educación, a la Consejería de Educación de las comunidades correspondientes y a ANECA a los efectos de que se inste a la inspección educativa sobre el particular, si fuere necesario.
Otra acción es el apoyo al COEM en cuanto al recurso presentado en el Juzgado por el sobreseimiento del caso Funnydent. Nos parece que las irregularidades son mayores que una simple irresponsabilidad en llevar la contabilidad y que hay responsabilidad por el daño causado a los casi 3.000 pacientes.
Nos gustaría rescatar e impulsar la figura clásica del Maestro- Aprendiz, algo olvidado entre tantos y tantos postgrados de toda índole. La mayor preocupación que nos transmiten los más jóvenes que acaban de terminar es, tanto la dificultad que encuentran para seguir formándose como la escasa formación que han recibido. Tienen un sentimiento negativo ante lo que se encuentran, según describen, «un negocio descarado a costa de su escasa formación pregraduada». Esto es un asunto que nos gustaría desarrollar por la Comisión de Jóvenes Dentistas.

—¿Cuántos profesionales esperan sumar a DUE?
—No nos planteamos inicialmente una cifra específica. Cuantos más compañeros nos apoyen, más representatividad tendremos. Todos aquellos que compartan nuestro ideario, y que estén dispuestos a apoyar nuestras acciones como suyas,  para conseguir que esta profesión se regule de una vez por todas, son los compañeros que necesitamos unidos en este ilusionante proyecto.

—Dirigiéndose a la comunidad odontológica, ¿por qué debería un profesional de la Odontología unirse a DUE?
—Eso lo podrían contestar los casi 1.000 compañeros que, durante los primeros 20 días de aparecer la información, han solicitado asociarse a nuestro proyecto DUE .  Por los apoyos recibidos y las muestras de ánimos, la sensación que se traduce, es la necesidad de un movimiento asociativo independiente que plante cara a los problemas de la profesión, de forma complementaria con la que llevan los colegios profesionales, que están demostrando,  en la mayoría de los casos, una implicación responsable, pero desgraciadamente con tiempos difíciles para ellos. Con momentos de acoso – que son evidentes–, y un futuro incierto –normativa de servicios profesionales, autoridades en materia de competencia…– es fundamental el resurgir de un movimiento asociativo fuerte que constituya un soporte y apoyo para los mismos.
Entendemos que los Colegios necesitan un apoyo externo y complementario, que les impulse y ayude en aquellos campos en los que su actuación puede apreciarse como controvertida por su posición institucional.
Desafortunadamente, también hay que decir, y es una realidad que todos comprobamos, que una parte importante de compañeros, nos expresan un sentimiento de desilusión y pérdida de confianza en los colegios que los representan.
Lo que no cabe duda es que la enorme cantidad de dentistas que están manifestando su interés por apoyar nuestro proyecto nos hace sentir una responsabilidad aún mayor. No hemos prometido resultados asegurados. Vamos a alzar la voz desde otro flanco de la batalla para que se escuche aun más nuestras denuncias y exigencias en pro de una Odontología honesta y de calidad para el paciente y una regulación definitiva de nuestra amada profesión en España.

Más información:
www.due.global
Facebook: Dentistas Unidos de España

1 COMENTARIO