La IDS acapara buena parte de la atención de la industria dental cada año impar. La feria dental internacional de Colonia apabulla con sus datos: miles de metros cuadrados (163.000) dispuestos para el establecimiento de miles de empresas (2.305) procedentes de decenas de países (59), que presentan sus novedades ante un centenar y medio de miles (155.000) de profesionales llegados de todo el mundo (157
estados de los 206 existentes).

Dos aspectos han destacado en la intrahistoria de esta IDS. El primero es la demostración de que resulta imparable el avance de las tecnologías aplicadas a las distintas actividades que se desarrollan en el ámbito dental: impresoras y escáneres 3D, composites que se sintetizan con el diente, vanguardistas unidades fresadoras, software para planificar implantes… Instrumentos que aventuran un revolucionario futuro inmediato en laboratorios y clínicas. Y en las relaciones entre ambos que, como
dicen de los países o de los pueblos vecinos, están condenados a entenderse.

La otra particularidad de la bienal de Colonia es el ambiente lúdico que impregna la feria. Bailes, músicas, espectáculos, comidas típicas, barriles de cerveza, cócteles, con y/o sin alcohol, y hasta pechos desnudos solo tapados por una ligera capa de pintura eran actividades que iban asociadas a las puramente profesionales en forma de transacciones comerciales, con cifras de negocio que también han sido récord en la historia de IDS, según apunta la propia organización, pero esta vez sin facilitar
el guarismo exacto.

Un sello personal, este del esparcimiento recreativo, que, para bien o para mal, identifica a la feria alemana y la diferencia frente a otras en las que la aplicación de un código ético prohíbe estas manifestaciones expansivas. Al final, el presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, va a tener que cambiar sus comentarios sobre quiénes son los juerguistas en esta Europa (más o menos) Unida. El bueno de Jeroen (nombre sugerente, y ahí lo dejamos) vino a decir que los países del sur se
gastan el dinero en licor y mujeres para luego dedicarse a pedir ayudas.

No nos liemos. A lo que vamos. El caso es que la IDS ya ha anunciado las fechas de
celebración de su próxima edición: del 12 al 16 de marzo de 2019. Y, de nuevo, habrá
miles de todo… y salchichas y cócteles y pechos al aire.