Exigiendo a la justicia española que dé respuesta a los perjudicados por la gestión de Cristóbal López

La magistrada titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 4 de Navalcarnero ha archivado la causa abierta por un presunto delito de estafa contra el administrador único de las clínicas dentales Funnydent, Cristóbal López Vivar, al considerarlo «una mala gestión empresarial».

Ante este hecho, el Consejo General de Dentistas de España ha comunicado que respeta dicha decisión, pero recuerda que la justicia española debe dar una respuesta a todas las personas que se han visto directamente afectadas por la pésima gestión llevada a cabo por el propietario de esta cadena marquista, entre los que se incluyen miles de pacientes y decenas de trabajadores, que han sido los mayores perjudicados de este caso.

Para la organización colegial, los hechos acaecidos son especialmente graves, puesto que esta mala gestión empresarial ha traído consigo un riesgo claro para la salud de los afectados, especialmente aquellos a los que no se les concluyeron los tratamientos ya iniciados, y también económico, del que son víctimas tanto los pacientes, que tienen que seguir haciendo frente a su deuda con la financiera, como los propios profesionales que trabajaban en estos centros.

Medidas urgentes

En este sentido, el presidente del Consejo General de Dentistas de España, el doctor Óscar Castro Reino, ha querido dejar clara la urgencia de establecer las medidas necesarias para que el control en la toma de decisiones de las clínicas dentales «esté siempre en manos de profesionales, es decir, de dentistas; para precisamente vincular esta toma de decisiones al conocimiento y evitar que haya empresarios sin escrúpulos que entren en este sector con el único objetivo de enriquecerse».

El caso Funnydent es un claro ejemplo de ello, puesto que el Consejo General de Dentistas viene denunciando en los últimos años la entrada en el sector dental de empresarios especuladores «que buscan sacar el mayor rédito económico en el menor tiempo posible, y esto puede suponer un grave problema cuando hablamos de algo tan serio como la salud de las personas», ha subrayado Castro.

Además, Castro ha alertado a las autoridades españolas, con las que ha mantenido contactos permanentes en los últimos meses, de que casos como el de Funnydent pueden repetirse en el futuro: «algunas clínicas marquistas y franquicias siguen apostando por captar al mayor número de clientes posible utilizando todos los medios a su alcance, incluso, en determinados casos, valiéndose de publicidad engañosa. Y en el momento en que descienda el número de pacientes por la insatisfacción de estos o la saturación del mercado, estamos convencidos de que van a producirse más cierres repentinos de clínicas y por ello nuestras autoridades tienen que actuar», ha finalizado.