Para Margarita Alfonsel este sello es una muestra del compromiso de Fenin con la formación médica.

Entrará en vigor el 1 de enero de 2018

Con él se crea un nuevo modelo de relación entre las empresas de tecnología sanitaria y los profesionales del sector sanitario acorde con la independencia y transparencia demandadas por la sociedad y la Administración.

Para Margarita Alfonsel este sello es una muestra del compromiso de Fenin con la formación médica.

La Junta Directiva y la Asamblea General de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) han aprobado un nuevo código ético, que incorpora las modificaciones aprobadas por la patronal europea MedTech Europe, de la que Fenin es miembro. Su entrada en vigor comenzará el 1 de enero de 2018 y responde a la voluntad de mejorar el compromiso ético del sector de tecnología sanitaria. Además, establece un nuevo modelo en las relaciones entre la industria y los profesionales y organizaciones sanitarias. Para la secretaria general de Fenin, Margarita Alfonsel, «con este código ético establecemos un nuevo modelo de relación entre las empresas de tecnología sanitaria y los profesionales e instituciones del sector sanitario, acorde con las actuales demandas de independencia y transparencia que solicita la sociedad».

Este nuevo código surge con el objetivo de poder ofrecer a la Administración, a las sociedades científicas, a los profesionales sanitarios, a los pacientes y a la sociedad en general las mejores garantías de comportamiento ético y responsable por parte del sector.

Por su parte, las empresas podrán destinar ayudas a la formación de profesionales sanitarios en eventos de carácter científico profesional a través de instituciones y organizaciones sanitarias. De esta forma se garantiza que quede a criterio de las instituciones sanitarias quién debe acceder a la formación continuada con las ayudas de la industria. Según Alfonsel, «es un cambio sin precedentes que además estamos liderando en Europa y que pone de relieve nuestro compromiso con la formación médica.

Mantenemos ese apoyo que sabemos que es esencial para que nuestros profesionales sigan a la vanguardia del conocimiento y esto redunde en beneficio de nuestro sistema sanitario y, en consecuencia, de todos nosotros».

Además, y como una garantía más de independencia, las empresas del sector de tecnología sanitaria harán públicas cada año, en la página web de MedTech Europe, las aportaciones de la industria a las organizaciones e instituciones sanitarias para la formación médica en los eventos científicos organizados por terceros.

«Sello ético»

El nuevo código crea un «sello ético» para terceros receptores de ayudas como garantía de compromiso, determinándose los procesos y auditorías a las que voluntariamente se someterán para acreditar que dedican íntegramente los fondos recibidos de la industria a la formación. Con la aprobación del código finaliza una dinámica de trabajo en la que se ha contado con la participación activa y las propuestas de las sociedades científicas y las empresas del sector.