—De todas las facetas que usted desarrolla –práctica clínica, dictante de cursos y conferencias, profesor universitario… ¿cuál le llena más?
—Me llenan todas, pero lo que más feliz me hace es un paciente contento cuando termina su tratamiento.

—¿Qué le aporta cada una de estas facetas?
—En el ejercicio de la Medicina –pues para mí la boca es una parte del cuerpo y la Estomatología/Odontología una parte de la Medicina–, lo elemental, el fin último, es tratar al paciente. Para eso nos educamos y la práctica clínica es una fuente de satisfacción fundamental. Pero la Medicina también tiene una larga tradición docente, el médico que adquiere conocimientos debe de ser capaz de transmitirlos a sus compañeros y, si tiene energías, debe contribuir a impulsar las estructuras que se encargan de promover la investigación, divulgación y desarrollo científicos en su campo. De ahí mi implicación en sociedades, publicaciones y mi actividad como conferenciante. Por otro lado, si eres perfeccionista y te esfuerzas en lo que haces, encuentras mucha satisfacción en compartirlo con compañeros, lo que le da más trascendencia y te permite obtener reconocimiento y realización.

—¿Y cómo es posible compaginar todas ellas?
—Dedicando mucho tiempo, a veces reduciendo el dedicado al ocio, con organización y con una familia que te comprenda y apoye.

—¿Es usted un apasionado de su profesión?
—Soy un «apasionado y perfeccionista» patológico de todo lo que hago. Con los años he madurado y aprendido a frenar mis impulsos por intentar hacer todo bien y consigo focalizar mis esfuerzos, no obstante necesitaría días de 36 horas.

—¿Alguno de sus hijos sigue sus pasos?
—Dos de mis hijos ya son profesionales. Pelayo, el mayor, está cursando el Máster de Cirugía Oral, y Elena, la segunda, el de Estética Dental en la Universidad Internacional de Cataluña. Tengo también dos sobrinos dentistas Fernando Noguerol Sicilia, que está en el Máster de Periodoncia de la UCM, y Blas Noguerol Sicilia, que aún cursa pregrado, de los que estoy muy orgulloso.

—Ante un panorama laboral difícil como es el actual, ¿qué les intenta trasmitir a sus alumnos universitarios?
—Que se formen bien, que no bajen la guardia en la calidad y la ética de sus tratamientos, y que sean rigurosos en la elección de sus futuras fuentes de formación continuada.

De izda. a dcha., los doctores Pelayo Sicilia, Elena Sicilia, Blas Noquerol, Alberto Sicilia y Fernando Noguerol Sicilia durante el último Congreso de la EAO.
De izda. a dcha., los doctores Pelayo Sicilia, Elena Sicilia, Blas Noquerol, Alberto Sicilia y Fernando Noguerol Sicilia durante el último Congreso de la EAO.

—¿Es usted optimista de cara al futuro de la profesión?
—Yo creo que hay que ser optimista, esta situación de profesión mercantilizada tiene que pasar. La profesión se tiene que regular y con el tiempo el mercado se normalizará de nuevo, con más dentistas que antes evidentemente, pero con un control que no permita el estado de «jungla» en el que ahora vivimos.

Avances en Implantología

¿Qué avances serían los más esperados en los próximos años para ofrecer mayores tasas de supervivencia y éxito de los implantes? Para mí el avance más esperado sería el incremento del sentido común y la autocrítica en todos los actores involucrados en este escenario: profesión, compañías, asociaciones, medios y pacientes. En este momento se vive con un espíritu cortoplacista; se busca como único objetivo e inmediato que el implante se integre. Se presentan novedosos desarrollos técnicos que buscan «seducir» a los profesionales para promover el uso de determinados productos, y se permite vender la idea del «implante barato» sin dejar ver que reducir precio es reducir calidad, pero, sobre todo, no se piensa en qué pasará en el largo plazo, a 10 y 20 años. Esto es sorprendente, sobre todo si se mira para atrás y se recuerda que fue necesario presentar estudios longitudinales de 15 a 20 años de seguimiento para que la profesión empezara a considerar a los implantes como una opción seria de tratamiento.

Trayectoria académica y profesional

–Formación
• 
Médico Estomatólogo y Doctor en Medicina con Premio Extraordinario por la Universidad de Oviedo. Postgrado de Periodoncia por la Universidad Complutense de Madrid. Diplomado en Estadística Aplicada a la Investigación en Ciencias de la Salud por la Universidad Autónoma Barcelona.
• Profesor Titular de Periodoncia de la Universidad de Oviedo desde 1993 y co-director del Máster en Periodoncia de la Universidad de Oviedo desde 1995.
–Ejercicio profesional
• 
Práctica exclusiva limitada a la microcirugía periodontal e implantes dentales en Oviedo desde 1988, en la Clínica Sicilia, de la que es director médico.
–Cargos desempeñados
• 
Presidente de la European Association for Oseeointegration (www. eao.org) desde 2016 y presidente de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración, SEPA (1998-2001).
• Director y fundador de la Revista Científica de SEPA «Periodoncia y Osteointegración» (1990- 1997) y de la Revista Científica del Consejo de Dentistas de España RCOE (1996-2006).

Más personal

• Nacido en… El Entrego (Asturias) en 1959.
• Estado civil… Casado con Nuria Formentí, artista plástico, que da color y creatividad a mi vida.
• Aficiones… La lectura, viajar, el cine y ahora nos hemos enganchado a las series de televisión de última generación.
• Deportes… Surf, esquí, bicicleta de montaña, y entreno en el gimnasio con regularidad.
• Un libro… El manantial de Ayn Rand. Un libro de lectura recomendada para todo profesional liberal.
• Una película… Avatar. En nuestra familia vamos todos juntos al cine en Navidad, abuela, padres, tíos, hijos, sobrinos… y recuerdo con mucho cariño el día que la vimos.
• Un lugar… Hawai.
• Música preferida… Joaquín Sabina por sus letras y el country y las baladas americanas, las herederas de la música surf.
• Viajes en cartera… Nueva York, Costa Rica para las vacaciones. Por trabajo Zurich, París, Munich y Ginebra a corto plazo.