Tras una investigación desarrollada por el COEM

Dos protésicos dentales han sido condenados por el Juzgado de lo Penal nº 3 de Talavera de la Reina por un delito de intrusismo, al realizar actos propios y reservados a la profesión de dentista.

En su laboratorio, uno de los protésicos, bajo la dirección del otro, desarrolló una actividad para lo que no ostentaba titulación académica, tomando medidas en la boca de la paciente para la posterior realización de una férula de descarga. Una vez realizado el aparato, se lo probaron para su adaptación las veces que fueron necesarias hasta quedar ajustado a la boca de la paciente.

La paciente era una detective privada a la que el COEM había encargado una investigación sobre la titularidad del establecimiento y los posibles odontólogos que prestaban servicio en el mismo.

Tras el posterior recurso de apelación en el que los protésicos alegaron la ilicitud de la prueba realizada por la detective del COEM, la Audiencia Provincial de Toledo confirmó íntegramente la condena por delito de intrusismo y la pena de seis meses de multa.