El último congreso de la Asociación Europea de Osteointegración (EAO), celebrado recientemente en París, sirvió para que el español Alberto Sicilia recogiera el testigo de su colega sueco Björn Kiege al frente de la organización.

El principal objetivo del asturiano de cara a los próximos cuatro años será, según destacó en la toma de presidencia, «mejorar la comunicación de la investigación para cerrar la brecha que hay entre la ciencia y la práctica clínica». Y es que actualmente los ensayos reglados que permiten que una técnica se consolide y llegue al paciente tardan entre 10 y 15 años en desarrollarse. Para evitar esa dilación en el tiempo, quiere hacer «estudios on line abiertos y auditados por la EAO, que permitirán aprobar tratamientos más novedosos en mucho menos tiempo», señala.

La EAO, fundada en 1991, aglutina actualmente a 1.700 profesionales de todo el mundo. En su último congreso celebrado en la capital del Sena logró atraer a más de 3.700 participantes. En octubre de 2017, el congreso de la EAO se celebrará en Madrid, en asociación con la Sociedad Española de Prótesis Estética (SEPES) y con la colaboración de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) y está previsto que asistan unas 6.000 personas.