Figura 1. Relación corona/implante, ambos implantes tienen una longitud de 10 mm, no obstante la relación entre el brazo de palanca y el de resistencia suponen un sobresfuerzo añadido en los casos donde el plano oclusal tiene una mayor dimensión.

Bajo el auspicio de la empresa Mozo-Grau se ha celebrado una reunión de expertos en la que se han abordado diferentes aspectos que hacen referencia a la Implantología moderna. En esta reunión, celebrada en Quintanilla de Onésimo (Valladolid), se abordaron principalmente tres temas: Periimplantitis, Implantes cortos y relación entre técnicos de laboratorio y dentistas, acordándose una serie de documentos de consenso, con una orientación eminentemente clínica, que intentan servir como guías clínicas, que serán revisados con periodicidad y actualizados en la medida que la evidencia científica aconseje su modificación.

El grupo de trabajo reunido considera que estas recomendaciones son de gran interés para todos los profesionales y, al igual que en otros países, pueden servir de marco de referencia para el conjunto de la profesión y futuras investigaciones.

GACETA DENTAL publica en este número el segundo de los tres documentos suscritos y que han sido facilitados a la publicación por los integrantes de este grupo de trabajo.

Introducción

Los denominados implantes cortos han cobrado importancia desde no hace mucho tiempo. Cada vez más ocupan un destacado puesto en la literatura, aunque esta preponderancia no se ve respaldada por una adecuada evidencia científica.
Solo hemos encontrado dos metaanálisis y ocho ensayos clínicos controlados sobre implantes cortos que reúnan unos criterios mínimos de evidencia.

Definición

Algunos autores consideran un implante corto a todo aquel que no alcanza una longitud mínima de 10 mm (1, 2), con independencia de su diámetro, pilar o corona. No obstante, algunos determinan que esta longitud debe ser inferior a 8 mm (3). Finalmente, otros autores consideran que la longitud debería ser de 6 mm o inferior (4, 5). El grupo opina que al menos una reducción del 40% de la longitud convencional debe producirse en el implante, por lo que consideramos un implante corto aquel que tiene 6 mm o menos de longitud.

Éxito de los implantes cortos

Aunque inicialmente se atribuyó un éxito inferior a los implantes convencionales, con tasas de éxito del 75% (6), los resultados actuales parecen confirmar que el éxito promedio de los implantes cortos es equiparable al de los implantes convencionales, con tasas que pueden llegar a alcanzar el 97% (7). No obstante, la mayoría de estos estudios se han realizado con poblaciones seleccionadas, en condiciones de salud inmejorables, sin hábitos desfavorables y con controles de mantenimiento estrictos.

La proporción corono/radicular influye

La mayoría de los autores consultados no tienen en cuenta ni la distancia oclusal ni la proporción entre la corona y el implante (Figura 1). Aunque algunos autores parecen indicar que esta proporción no es relevante (8), nuestra recomendación es que faltan estudios específicos sobre las proporciones implante y corona comprendidas entre 1:2 a 1:3 para determinar su fiabilidad.

Figura 2. Implante Ticare Osseous PS de 5 x 6mm. El aumento del diámetro compensa la disminución de la longitud.
Figura 2. Implante Ticare Osseous PS de 5 x 6mm. El aumento del diámetro compensa la disminución de la longitud.

Por otro lado, parece demostrado que el estrés de carga es independiente de la longitud, concentrándose en los primeros milímetros del implante, justo a nivel de la cortical (9, 10). Este último aspecto biomecánico justificaría el empleo de los implantes cortos.
En este sentido, cabe destacar que la variable más importante, considerando la superficie de contacto de un implante, es el radio del mismo (11); por ello un implante de mayor diámetro podría compensar la falta de longitud siempre y cuando las variables anatómicas permitan el uso de este diámetro.

Deben tener un diseño específico

Casi todos los implantes cortos son réplicas miniaturizadas de los implantes originales. No hay diseños específicos ni tratamientos de superficies diferenciados. Los mismos macro, micro y nanodiseños se emplean en los implantes cortos. Cabría determinar si un cambio en las espiras, en el tratamiento de su superficie o su estructura molecular podría favorecer o perjudicar el funcionamiento de los mismos (Figura 2). Parece demostrado que las nuevas superficies y los nuevos diseños mejoran considerablemente la capacidad de osteointegración y distribución de la carga (12).

Debemos aumentar el número

Dada la importante reducción de la superficie del implante motivada por su longitud y la limitación anatómica para compensarlo mediante su diámetro, el comportamiento biomecánico de un implante corto debería ser analizado en profundidad. Sin duda, una de las alternativas disponibles es el incremento de su número en aras de incrementar su superficie e incrementar la distribución de las cargas. Por lo tanto, recomendamos el empleo del mayor número posible de implantes que puedan respetar los determinantes biológicos (Figura 3).

Debemos ferulizarlos

Otra de las cuestiones que parece importante es la capacidad para soportar una carga oclusal por sí solos. No hay evidencia biomecánica de su comportamiento individual más allá de estudios anecdóticos de casos aislados. Por ello, parece razonable recurrir a la ferulización entre implantes cortos, entre implantes cortos y convencionales y en casos aislados entre implantes cortos y dientes.

Un implante corto se puede angular

El comportamiento de los implantes cortos, fuera de la carga axial, no está bien establecido. Sobre todo, cuando la relación corona-implante es muy desfavorable. En estudios con implantes convencionales una angulación de solo 12º implica un aumento de la carga del 20% (13). En términos generales y siempre y cuando no se sobrepasen los límites de angulación clínicamente aceptables (entre 10-15º) y la angulación no parezca influir en el resultado final (14), aunque no deberíamos emplear implantes cortos angulados como norma.

Podemos utilizarlos en carga inmediata

No tenemos evidencias de su empleo en carga inmediata, y parece razonable que la carencia de estabilidad primaria y de soporte adecuado nos pueda permitir su empleo para este propósito.

Cómo se comportan frente a la periimplantitis

Dado que los implantes que presentan una periimplantitis tienen una media de pérdida ósea de 1 mm en el 68%, de 2 mm en el 32% y de 3 mm en 10% después del primer año de función. Cabe señalar la exquisita precisión a la hora de seleccionar los pacientes para recibir implantes cortos (15).

¿Qué indicaciones tiene?

Dadas las especiales características de los implantes cortos, su principal indicación es la de servir como coadyuvantes en situaciones de riesgo anatómico, donde la dificultad o el rechazo del paciente desaconsejan la realización de técnicas de mayor complejidad.

¿Qué inconvenientes presenta?

Desconocemos su pronóstico a largo plazo en la población general. No tenemos suficientes datos sobre su empleo de forma unitaria. Desconocemos su comportamiento frente a las periimplantitis.

¿Qué alternativas tenemos?

En general son complejas y requieren habilidad y experiencia. Las alternativas engloban:
Prótesis removibles
Prótesis fijas
Injertos óseos
Distracción alveolar
Elevación sinusal
Lateralización del alveolar inferior
Nada

Figura 3. Principales determinantes biológicos (posicionamiento tridimensional). Distancia entre implante y diente, entre 1,5 y 2 mm; distancia entre implantes, 3 mm; distancia a las corticales 2 mm, profundidad de inserción entre 3 y 4 mm desde el límite amelo-cementario o el margen gingival.
Figura 3. Principales determinantes biológicos (posicionamiento tridimensional). Distancia entre implante y diente, entre 1,5 y 2 mm; distancia entre implantes, 3 mm; distancia a las corticales 2 mm, profundidad de inserción entre 3 y 4 mm desde el límite amelo-cementario o el margen gingival.

Pronóstico

Aunque los estudios actuales indican una tasa de éxito similar a los implantes convencionales (7), desconocemos si estas estadísticas pueden atribuirse a los pacientes convencionales de un consultorio general. No tenemos en la actualidad una estimación de su resultado a largo plazo.

Conclusiones

Los implantes cortos (< 6mm) son una alternativa clínica con una evidencia aún escasa en cuanto a su comportamiento a largo plazo. Esta aproximación terapéutica nos puede ayudar en casos adecuadamente planificados. Su uso amplía las opciones de tratamiento y evita el empleo de técnicas complejas, de mayor morbilidad y costosas.

No podemos ofrecer unas recomendaciones claras, debido a la enorme diversidad de estudios, definiciones de implantes cortos, criterios de inclusión, exclusión, de éxito o fracaso, y duración de los estudios.

[accordion]

[accordion_item title =”Bibliografía”]

1. Das Neves FD, Fones D, Bernardes SR, do Prado CJ, Neto AJF. Short implants–an analysis of longitudinal studies. Int J Oral Maxillofac Implants. Febrero de 2006; 21 (1): 86-93.
2. Morand M, Irinakis T. The challenge of implant therapy in the posterior maxilla: providing a rationale for the use of short implants. J Oral Implantol. 2007; 33 (5): 257-66.
3. Renouard F, Nisand D. Impact of implant length and diameter on survival rates. Clin Oral Implants Res. Octubre de 2006; 17 Suppl 2: 35-51.
4. Bruggenkate CM, Asikainen P, Foitzik C, Krekeler G, Sutter F. Short (6-mm) nonsubmerged dental implants: results of a Multicenter clinical trial of 1 to 7 years. Int J Oral Maxillofac Implants. Diciembre de 1998; 13 (6): 791-8.
5. Friberg B, Gröndahl K, Lekholm U, Brånemark PI. Long-term follow-up of severely atrophic edentulous mandibles reconstructed with short Brånemark implants. Clin Implant Dent Relat Res. 2000; 2 (4): 184-9.
6. Wyatt CC, Zarb GA. Treatment outcomes of patients with implant-supported fixed partial prostheses. Int J Oral Maxillofac Implants. Abril de 1998; 13 (2): 204-11.
7. Srinivasan M, Vazquez L, Rieder P, Moraguez O, Bernard J-P, Belser UC. Survival rates of short (6 mm) micro-rough surface implants: a review of literature and meta-analysis. Clin Oral Implants Res. Mayo de 2014; 25 (5): 539-45.
8. Blanes RJ. To what extent does the crown-implant ratio affect the survival and complications of implant-supported reconstructions? A systematic review. Clin Oral Implants Res. Septiembre de 2009; 20 Suppl 4: 67-72.
9. Pierrisnard L, Renouard F, Renault P, Barquins M. Influence of implant length and bicortical anchorage on implant stress distribution. Clin Implant Dent Relat Res. 2003; 5 (4): 254-62.
10. Kim S, Kim S, Choi H, Woo D, Park Y-B, Shim J-S, et al. A three-dimensional finite element analysis of short dental implants in the posterior maxilla. Int J Oral Maxillofac Implants. Abril de 2014; 29 (2): e155-164.
11. Anitua E, Orive G. Short implants in maxillae and mandibles: a retrospective study with 1 to 8 years of follow-up. J Periodontol. Junio de 2010; 81 (6): 819-26.
12. Botzenhart U, Kunert-Keil C, Heinemann F, Gredes T, Seiler J, Berniczei-Roykó A, et al. Osseointegration of short titan implants: A pilot study in pigs. Ann Anat Anat Anz Off Organ Anat Ges. 27 de marzo de 2014.
13. PHD CEMDM. Contemporary Implant Dentistry, 3e. Edición: 3. St. Louis: Mosby; 2008. 1120 p.
14. Ata-Ali J, Peñarrocha-Oltra D, Candel-Marti E, Peñarrocha-Diago M. Oral rehabilitation with tilted dental implants: a metaanalysis. Med Oral Patol Oral Cir Bucal. Julio de 2012; 17 (4): e582-587.
15. Tomasi C, Sanz M, Cecchinato D, Pjetursson B, Ferrus J, Lang NP, et al. Bone dimensional variations at implants placed in fresh extraction sockets: a multilevel multivariate analysis. Clin Oral Implants Res. Enero de 2010; 21 (1): 30-6.

[/accordion_item]

[/accordion]