Geles

La composición de los geles utilizados en los tratamientos de blanqueamiento fue otro de los temas abordados durante el desayuno de trabajo. «Lo más seguro es que contenga urea», explica la Dra. Giráldez, aunque puntualizando que «para realizar tratamientos en la consulta lo más efectivo es el peróxido de hidrógeno, porque la descomposición es mucho más rápida y necesitamos menos minutos para que esté activo. No hay daños estructurales llamativos incluso con peróxidos de hidrógeno de alta concentración, pero siempre remineralizando después».

Los participantes en el desayuno también manifestaron su preocupación por el desconocimiento sobre el uso del perborato, componente de uso prohibido en los tratamientos, según notificaron tanto el Consejo Europeo de Dentistas como el Consejo Nacional en 2010. Una medida que muchos odontólogos desconocen, alertó la Dra. Giráldez, apuntando que «si hay prohibición tenemos que acatarla».

Respecto a los protocolos empleados en consulta, el Dr. Oteo explicó su preferencia por el peróxido de carbamida al 16%, «colocándolo en cámara pulpar cerrada, apoyándolo con férula domiciliaria, porque así lo puedo hacer interno y externo simultáneamente».

La Dra. Giráldez puntualizó que «en dientes oscurecidos que no pueden endodonciarse por la calcificación de los conductos, se consigue blanquearlos con férula domiciliaria al 16%.

¿Y cuánto tiempo de aplicación? Pues dependiendo del grado de tinción, aunque en dos o tres semanas se puede llegar a resolver. «Yo no bajo en consulta de tres o cuatro sesiones de hidrógeno», explica el Dr. Amengual, moderador del encuentro.

En la clínica del Dr. Iturralde llevan muchos años con la carbamida al 35%, «colocándolo en clínica internamente y citando al paciente a los dos o tres días para hacer los cambios –no es nesario una semana como se hacía antes–, pues es lo que mejores resultados nos aporta, nunca Peróxido de Hidrógeno (PH) e, importantísimo, un buen sellado para una mayor eficacia», aclara. «De este modo –prosigue–, se sobrecorrige el color ligeramente; primero, empezaríamos con el diente problema y después, de forma externa, en domicilio con férulas haremos todos los dientes con peróxido de carbamida al 16%».

Respecto al uso del peróxido de carbamida al 35%, explica el Dr. Iturralde que «nos encontramos con el problema de conseguirlo, ya que hay muchas marcas que la han retirado al no tener uso domiciliario. En consulta sí se puede usar entre 16% y 35%, y se nota en los plazos», aclara.

Sensibilidad

En este punto de la charla el Dr. Amengual preguntó a los asistentes qué protocolos desensibilizantes son los más utilizados. La Dra. Giráldez destacó los nitratos, en especial el nitrato potásico y, recientemente, la nano-hidroxiapatita, «que está muy de moda. Se trata de una molécula más fina, que penetra mucho más fácilmente a través de los túbulos y que consigue resultados muy similares a un diente no tratado».

hondando más en este componente, explica la Dra. Giráldez que «la hipersensibilidad se produce por defectos en la superficie del esmalte y por la penetración rápida del blanqueamiento, pero con el uso de los desensibilizantes se consigue remineralizar los tejidos». Además, aconsejó al resto de colegas que «como cada vez hay más retracciones, debido a factores como, por ejemplo, el bruxismo, deberíamos incorporar como tratamiento previo al blanqueamiento un desensibilizante».

No obstante, según el Dr. Amengual, «la sensibilidad no es tan grave y se puede controlar prácticamente siempre». «Nosotros en los tratamientos en la consulta –apuntó el Dr. Creagh– lo estamos controlando con Relief. Y no tenemos muchos casos de sensibilidad pasadas 24 horas del blanqueamiento. Por cifrarlo, podría haber sensibilidad en un 30%. El protocolo –según explica el Dr. Creagh– consiste en colocar el Relief, aunque no en todos los casos. Si el paciente viene con sensibilidad o es un paciente periodontal, entonces sí le tenemos una semana con Relief, esperamos 15 días y luego le hacemos el blanqueamiento. Pero en condiciones normales pasamos directamente a hacer un aislamiento mayor para proteger el tejido blando y la zona de retracción».

En los plazos coincide la Dra. Giráldez: «El tema de la sensibilidad, se emplee o no Relief, dura como mucho 24 horas y sabemos que en cuanto interrumpas el blanqueameinto va a desaparecer», y si hay dolor, explica el Dr. Llambés, «lo puedes combatir poniendo Relief un día sí y uno no antes de suspenderlo».

Otro de los protocolos empleados es sellar con adhesivos. «En el momento que pones el adhesivo, sellas y quitas la posible sensibilidad», puntualiza el Dr. Oteo.

El profesional dental también debe conocer las diferentes concentraciones de nitrato existentes en el mercado, entre cinco y diez por ciento, para blanqueadores de uso con férula. Pero, a pesar de la variedad, «la evidencia científica nos dice que el ideal es el cinco por ciento», aclara el Dr. Amengual.

De izda. a dcha., los doctores Jesús Oteo, Isabel Giráldez y Jesús Creagh.
De izda. a dcha., los doctores Jesús Oteo, Isabel Giráldez y Jesús Creagh.

«En mi caso –continúa el Dr. Oteo–, en protocolos de sensibilidad hemos optado por días alternos y vemos que el problema se reduce. Blanqueas un día, paras, y vemos, al cabo de dos semanas, que el grado de blanqueamiento es el mismo que haciéndolo seguido y, además, gastas la mitad del producto».

¿Cuándo manifiestan los pacientes que aparecen las molestias? preguntó a los asistentes el moderador del encuentro. «En las primeras semanas –aclaró la Dra. Giráldez–, y luego desaparece. De hecho suelo revisar a los doce días, porque sospecho que puede haber sensibilidad y ver si tengo que parar en algunos dientes».

Además, hay que tener en cuenta la cantidad de producto que se aplica. «Yo, por ejemplo –destaca el Dr. Iturralde–, quizás peque de aplicar poca cantidad de producto, pero creo que el efecto que se va a conseguir será el mismo. En este punto, de hecho, el Dr. Amengual alertó de haberse encontrado con casos de quemaduras relevantes por peróxido de carbamida al 16% cuando el producto rebosa de forma intensa: «Hay que tener cuidado porque puede ser peligroso», alerta.

Asimismo, «si se mantiene el producto más tiempo del indicado, puede provocar la deshidratación del diente y generar sensibilidad», aclaró el Dr. Amengual.

¿Diurno o nocturno?

Otro momento interesante del encuentro se produjo a la hora de decantarse por el tipo de tratamiento: ¿Diurno o es preferible nocturno? «En el caso de tratamientos diurnos –explica el Dr. Iturralde–, tener una férula en boca provoca más salivación y si la férula no tiene buen ajuste se produce un mix de gel y saliva y, por tanto, se pierde efectividad. Cuando lo haces nocturno lo normal es que la boca esté seca».

Para el Dr. Amengual «da igual que se haga de día o de noche, pero se debe hacer mientras el paciente está despierto, para evitar que se le caiga la férula o se trague el producto».

Otro peligro es que el paciente se quite la férula inconscientemente por la noche. «Nosotros hemos evitado esto –explica el Dr. Creagh–, indicándole que se lo ponga un poco antes de dormir».

La Dra. Giráldez también aboga por el empleo nocturno: «yo lo suelo mandar el tiempo que duerma el paciente». Por su parte, el Dr. Iturralde opta por el nocturno: «Creo que a un 10% o un 15% de peróxido de carbamida es sobrellevable y sigue siendo eficaz», resaltó.

Por último, sobre las herramientas de las que dispone el profesional para realizar la medición del color lo ideal es contar en la consulta con un espectrofotómetro, destacó el Dr. Amengual. No obstante, existen guías específicas de colores que sirven de ayuda, aunque algunas veces son complicadas de interpretar por profesionales y pacientes. Pero más que explicarles a los pacientes tonalidades lo que mejor funciona, aseguran todos, es ilustrarles el caso con fotografías.

Líneas de investigación

IMG_3886«Hay muchas líneas de investigación en el campo del blanqueamiento dental; una de ellas consiste en crear sistemas de activación. Por ejemplo, las lámparas de polimerización están utilizando nuevos sistemas de luz y sistemas de fotoactivación de los productos con unos catalizadores que van en relación a la longitud de onda de esas lámparas. Las casas comerciales farmacéuticas y cosméticas están viendo aquí un campo de actuación bastante importante». Dr. Jesús Oteo Calatayud.

Valoración del tratamiento

IMG_3890«Los motivos principales de que no se hagan más tratamientos de blanqueamiento dental son: el desconocimiento de los materiales o técnicas, el miedo a dañar la estructura del diente y, sobre todo, la poca confianza a la hora de conseguir unos buenos resultados. No obstante, es cada vez más demandado y tiene una gran aceptación. Es sencillo y cómodo de realizar, y es uno de los tratamientos más baratos y conservadores para el clínico». Dr. Juanjo Iturralde.

Supervisión profesional

IMG_3887«Los riesgos fundamentales del tratamiento es que aparezca más hipersensibilidad por una falta de control y conocimiento de la dosis que se debe administrar a los pacientes. Muchas veces nos encontramos que un exceso de aplicación de producto puede generar una irritación en la encía. Por eso, el tratamiento debe estar supervisado siempre por un especialista y revisar previamente las piezas, ya que podemos encontrar problemas de erosión en el esmalte o lesiones de calcificación como pueden ser hipoplasias o manchas blancas». Dra. Isabel Giráldez de Luis.

Legislación

IMG_3889«La situación que actualmente vive el blanqueamiento dental es un poco delicada. El Consejo Europeo de Dentistas publicó una normativa en la que se regulaba la utilización de los productos blanqueadores por su peligrosidad, pero se dejó de lado el control de aquellas personas y empresas que efectúan el blanqueamiento dental de forma indiscriminada y que someten a sus pacientes a unos productos considerados como peligrosos. El objetivo sería que el blanqueamiento sea considerado como lo que es: un tratamiento odontológico, enmarcado dentro del campo de la Odontología Estética, y que se efectúe por los profesionales preparados para tal fin», Dr. José Amengual Lorenzo.

Formación en blanqueamiento

IMG_3891«La mejor manera de formarse en blanqueamiento dental es asistiendo a cursos formativos específicos. La formación en blanqueamiento no existe en los planes de estudio de las universidades españolas, se incluye en cursos, másteres, diplomas y certificados de Estética dental. En concreto, en la Universidad de Valencia se ofrece un diploma on line en blanqueamiento. Una vez que el profesional conoce las técnicas y los materiales que hay en el mercado, lo ideal, como en cualquier disciplina odontológica, es reciclarse». Dr. Gonzalo Llambés.

Principales retos

IMG_3888«El blanqueamiento es uno de los tratamientos odontológicos más demandados. Todo paciente busca tener los dientes más blancos y brillantes. En definitiva, una sonrisa más luminosa. Y, desde el año 1988, que salió el primer blanqueamiento para poder hacer en casa, la industria está buscando mejoras en sus productos para ofrecer unos resultados predecibles. A día de hoy, el blanqueamiento lo estamos generalizando en prácticamente todos los tratamientos estéticos, combinándolo con técnicas adhesivas porque es un tratamiento totalmente predecible, eficaz y seguro», Dr. Jesús Creagh.

Los invitados, uno a uno

  • Dr. José Amengual Lorenzo. Doctor en Odontología por la Universitat de València (UV). Profesor Asociado de la UV. Codirector del Diploma en Técnicas de Blanqueamiento Dental de la UV. Profesor del Máster en Endodoncia y del Certificado en Grandes Reconstrucciones Dentarias Estéticas de la UV.
  • Dr. Jesús Creagh Zorrilla. Director de Dentoral Centros Odontológicos y Dentoral Aula de Formación. Colaborador de numerosos Másteres Universitarios y Colegios de Odontólogos. Dictante de cursos y conferencias en Prótesis e Implantes, Fotografía, Estética, Ortodoncia, Periodoncia, Blanqueamientos, Marketing y Gestión.
  • Dra. Isabel Giráldez de Luis. Especialista en blanqueamiento y restauradora en Clínica Dental CIRO (Madrid). Profesora del Título Experto en Odontología Estética y del Máster en Endodoncia y Odontología Restauradora de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC).
  • Dr. Gonzalo Llambés Arenas. Profesor asociado de la Universitat de València. Profesor del Máster en Endodoncia y del Diploma On line en Técnicas de Blanqueamiento Dental. Codirector del Certificado en Grandes Reconstrucciones Dentarias Estéticas. Presidente de la Asociación Universitaria Valenciana de Blanqueamiento Dental.
  • Dr. Juanjo Iturralde. Postgrado en Implantología Oral. Universitat Internacional de Catalunya (UIC). Master of Implantology and Reconstructive Dentistry (University of Berna and Geneve). Postgrado académico de Experto en Estética Dental avanzada y Postgrado académico en Prótesis Dental y Rehabilitación Oral (SCOE). Postgrado universitario Experto en Periodoncia. Universidad de Santiago (USC). Profesor colaborador en diversos másteres universitarios de Estética dental, Periodoncia e Implantología. Práctica privada en Clínica Dental Iturralde (Tafalla, Navarra).
  • Dr. Jesús Oteo Calatayud. Profesor Ayudante Doctor de la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Profesor del Título Propio Magíster en Odontología Estética de la Facultad de Odontología (UCM). Práctica privada en Odontología Estética y Restauradora.

Patrocina

Logo Philips Zoom