Desde el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia nos hacen llegar una nota aclaratoria, firmada por su presidente, el Dr. Enrique Llobell, en relación al artículo publicado por el Dr. Luís Senís Segarra, en la página 216 del número 278 de GACETA DENTAL.

La descripción anatómica y método de colocación de los implantes pterigoideos fue descrita por Tulasne en 1985 y se estudia en todas las facultades de Odontología, destacan en la nota, añadiendo que «el objeto del artículo es publicitar la clasificación PARP, que el autor dice haber inventado, estacleciéndola en PARP 1 (hay mucho hueso), PARP 2 (hay hueso, mas de 10mm, PARP 3 (hay hueso, entre 5 y 9mm) y PARP 4 (hay hueso, menos de 5mm)» «Las valoraciones sobre calidad y cantidad de hueso hechas por Lekholm y Zarb, hace casi 40 años, eran mucho más completas», destacan desde el ICOEV.

El colegio valenciano ha consultado a profesionales y organizaciones al respecto. Así, el profesor Miguel Peñarrocha, catedrático de Cirugía Oral de la facultad de Medicina y Odontología de Valencia, resalta que la clasificación del Dr. Senís no se entiende, los términos que usa no son apropiados y no tiene utilidad alguna desde el punto de vista clínico.

La Sociedad Española de Cirugía Bucal (SECIB) explica que las siglas PARP se asocian actualmente a la Poli-ADP-Ribosa-Polimerasa. Destaca además que el estudio, en el que el Dr. Senís se presenta como pionero de los implantes pterigomaxilares, solo ha sido presentado en dos reuniones organizadas por una empresa fabricante de implantes y no han sido nunca publicadas.

Por su parte, la Sociedad Española de Implantes (SEI) dice que la técnica anunciada como revolucionaria en los medios por el Dr. Senís parece ser solo el producto de una campaña de prensa destinada al público en general.

Y, por último, el Consejo General de Odontólogos y Estomatólogos de España se manifiesta en la misma línea que las voces anteriores.