Figura 1. Prótesis inicial.

Cuando el proyecto protésico es fundamental para la elección del anclaje desde las fases iniciales

Introducción

Con el aumento de la población anciana se eleva el número de pacientes desdentados. El compromiso de las funciones masticatorias, fonéticas y estéticas condiciona la vida social de esos pacientes. El uso de los implantes oseointegrados permite gestionar con éxito estos problemas, pero, a veces, también las rehabilitaciones implantares pueden presentar problemas funcionales, estéticos y de fiabilidad de la prótesis en el caso de que, hasta las primeras fases, el médico y el protésico no hagan un análisis preciso del proyecto protésico, de la dimensión vertical y de los parámetros de la cara. Varios estudios clínicos subrayan las ventajas de la prótesis overdenture mandibular sobre implantes.

La elección de la tipología de atache (esférico, de bajo perfil, etc.) es fundamental y no puede ser casual.
El uso de un atache no adecuado al caso, en cuanto a dimensión, altura y espacios, puede crear problemas de estabilidad y retención en algunos casos. En los últimos años la investigación y la industria han introducido los ataches de bajo perfil que, en muchos casos, se prefieren a los esféricos. No existe una única clase de ataches de bajo perfil y, según los espacios y la clase de implante que se inserte, se tendrá que elegir el más adecuado a cada caso específico.