273_Debocaenboca
273_Debocaenboca
Andrew Huang haciendo ‘ruido’ con el instrumental de la clínica de su dentista.

Música dental. Andrew Huang es un músico canadiense de origen asiático que se lleva a las mil maravillas con su dentista, el doctor Ronald Nazon, quien le ha dado acceso incontrolado a su consulta de Toronto para que utilice cuanto instrumental encuentre a su paso con el que hacer versiones de temas conocidos. El muchacho se ha marcado una revisión en plan dental del Can’t Feel My Face de la banda, también canadiense, The Weeknd, liderada por el cantante de ascendencia etíope Abel Tesfaye, popular por ser autor de Earned it, tema que figuró en la banda sonora de la tórrida versión cinematográfica de la novela 50 sombras de Grey. Y no queda nada mal la adaptación de Huang pasada por el instrumental de la clínica del doctor Nazon que, dicho sea de paso y para cerrar el círculo de ascendencias exóticas de los protagonistas de esta historia, llegó a Canadá procedente de su Haití natal a los ocho añitos. Este es el resultado de la versión dental del tema referido, el Can’t Feel My Face, que fue número uno en las listas Billboard Hot 100 el pasado mes de agosto: http://www.pulzo.com/video/asi-suena-cant-feel-my-face-interpretada-con-instrumentos-de-odontologia/398371

273_Debocaenboca
Un león parece entristecido por la muerte de su congénere Cecil, cazado con flechas por un dentista norteameircano.

El dentista cazador. Muchos estaban guardando el bañador en la maleta para disfrutar de las vacaciones de verano cuando nos enteramos de la muerte del león Cecil a manos –más bien a flechazos– de un dentista con clínica abierta en Minneapolis, en el estado norteamericano de Minnesota. El dentista cazador, que responde al nombre de Walter Palmer, se vio envuelto en un buen lío por dar caza a Cecil, el ejemplar de felino más popular y querido del parque nacional de Hwange, en Zimbabue, que además formaba parte de un estudio científico de la Universidad de Oxford sobre conservación de esta especie, por lo que era controlado mediante un GPS que se le había colocado. Dicen que el tal Palmer pagó 50.000 dólares –él lo niega sin decir cuál fue, según él, la cantidad exacta– para que le pusieran al animal a tiro de arco. Una pasta larga que pocos dentistas, al menos españoles –por mucho que la gente insista con lo de ser príncipe o dentista de la dichosa canción–, pueden permitirse para llevar a cabo estas sesiones cinegéticas.

273_DebocaenbocaTodo a punto. En el COEM están como unas castañuelas. Parece que las obras de la nueva sede colegial avanzan a un ritmo de crucero superior al esperado y habrá corte de cinta y brindis champanero entre octubre y noviembre. Y en seguida llegan las elecciones para decidir nueva junta de gobierno con Antonio Montero como cabeza de una lista en la que se mantendrán algunos que integran la actual. No estará su presidente, Ramón Soto–Yarritu, que ya ha dicho por activa y por pasiva que se va a casa. Aunque todo apunta a que tal vez eche una mano en alguna de las comisiones del colegio.