269_Gestion

Por primera vez una empresa de certificación como Bureau Veritas ha creado una certificación internacional de servicios profesionales de coaching. Indican que la situación mundial actual, los constantes cambios en los mercados, el aumento de la competencia y otros muchos factores están haciendo que las empresas españolas inicien procesos de mejora y reestructuración con la finalidad de posicionarse mejor en el mercado y desarrollar todo su potencial.

Para ello empiezan a buscar nuevas herramientas, técnicas y medios para aumentar su potencial, su competitividad y profesionales que las desarrollen de manera eficaz y eficiente.

En este escenario es donde aparece el «coaching» convirtiéndose en una opción para desatar y gestionar el potencial de las empresas y de las personas. Son ya muchas las multinacionales tanto extranjeras como españolas que están aplicando y contando con «coaches» profesionales para colaborar en el desarrollo del potencial de sus equipos de trabajo, y reestructurarse.

El coaching dental es un sistema que busca liberar a todo profesional de Odontología su potencial para la gestión empresarial a través de un proceso de acompañamiento, donde el entrenador (coacher) apoya al odontólogo (coachee) y actúa de puente entre la gestión actual de la clínica o consulta y la gestión deseada, a través del entrenamiento y la acción.

La responsabilidad del coacher será realizar una buena labor de acompañamiento, apoyando al odontólogo en el proceso y facilitándole nuevos caminos. Habitualmente, el objetivo inicial va cambiando a medida que se descubre la situación real de la empresa y del mercado durante el proceso. El coaching como metodología en la gestión se está desarrollando a una velocidad vertiginosa en el sector dental. Para algunas asociaciones internacionales «el coaching es un proceso transformacional de conciencia personal y profesional, descubrimiento y crecimiento» o «El coaching consiste en una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas».

El coaching es mucho más que una herramienta para la gestión, es una forma de ser y de hacer cotidianamente, lo que lo convierte en una herramienta genial en la gestión de empresas. Mediante el proceso de coaching, el cliente profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida. A nivel nacional se define como «una disciplina nueva que nos acerca al logro de objetivos permitiéndonos desarrollarnos personal y profesionalmente. Es una competencia que te ayuda a pensar diferente, a mejorar las comunicaciones que mantienes y profundizar en ti mismo».

En lo que todo el mundo coincide es en el formato general en el que se desarrolla, mediante el cual, a través de sesiones en las que el cliente elige el tema de conversación mientras, el coach escucha y contribuye con observaciones y preguntas. Este método interactivo crea transparencia y motiva al cliente para actuar. El coaching acelera el avance de los objetivos del cliente al proporcionar mayor enfoque y conciencia de sus posibilidades de elección. El coaching toma como punto de partida la situación actual del cliente y se centra en lo que se está dispuesto a hacer para llegar a donde le gustaría estar, siendo conscientes de que todo resultado depende de las intenciones, elecciones y acciones del mismo en base a la aplicación del método de coaching elegido.

Otra forma de definir al coaching es a través de las fases del proceso; siendo el resultado de un acuerdo entre las partes donde se establece la situación de partida, los objetivos a alcanzar, la forma de alcanzar los objetivos, con un plan de acción y la evaluación y revisión de los resultados.

Después de ver estas definiciones de coaching por las distintas asociaciones, éste se puede entender como un proceso de entrenamiento personalizado y confidencial llevado a cabo con un coach, siendo una de las figuras más importantes para el desarrollo profesional.

Las investigaciones y resultados obtenidos en la aplicación del coaching dental acreditan el éxito de la disciplina. Por ello las clínicas dentales eligen, cada vez más, este formato de desarrollo y la diferencia que puede suponer con otras empresas que no lo aplican.

Diferencias entre coaching y otras disciplinas

Conviene distinguir correctamente entre disciplinas que pueden parecer similares, pero que en realidad son muy distintas, puesto que cada una de ellas tiene una meta diferente. Aunque algunas de estas modalidades, como veremos a continuación, pueden llegar a ser complementarias del coaching para un mayor beneficio del cliente.

269_GestionTerapia: si bien coaching implica cambio y el cambio es un proceso psicológico, comparte con la terapia el ámbito psicológico del ser humano. Sin embargo, la diferencia radica en que la terapia trabaja con la salud mental del paciente mediante la profundización en sus problemas y entendimiento de las causas que lo originan, para buscar alivio físico o mental (dependiendo de cuál de los diferentes modelos de psicoterapia se aplique), por lo que el proceso de terapia puede ser extenso en términos de tiempo. El coaching por su parte se orienta a la mejora del desempeño actual del cliente para lograr una meta u objetivo, orientándose en el presente y futuro, y trabaja con el crecimiento mental de la persona, con lo cual no es un proceso curativo sino generativo. Estas diferencias son notables, pero en su ámbito de operación y mejora son compatibles, por lo que suele ser común el trabajo en conjunto entre psicólogos y coaches en determinadas situaciones. Y en el caso de que el coach perciba algún tipo de patología, este tendrá que derivarlo a un psicólogo, ya que el coach es un guía.

Mentoring: un mentor es un profesional con gran experiencia en el área de trabajo de su cliente, a quien aconseja para ayudarle a desarrollar y orientar su carrera. La idea es que el individuo pueda obtener un nivel de comprensión y asimilación más rápido que si lo hiciese por sí solo. Es común en las organizaciones que el mentor utilice técnicas de coaching y/o que un coach, tras finalizar un proceso de coaching, adopte el rol de mentor de su cliente si es experto en el área en que se desenvuelve éste.

Consultoría: un consultor es una persona a quien le preguntamos sobre un asunto y nos da la solución. Es un experto que proporciona soluciones y pericia a los problemas presentados por una organización de forma ocasional. Un coach casi nunca hará eso, sino que nos hará pensar sobre las posibles soluciones que haya para que seamos nosotros quienes decidamos la opción más adecuada (o que pensamos más adecuada). El coaching provee guías y recursos para un desarrollo continuado, sin embargo, muchos problemas organizacionales cuando son abordados por consultores y coaches coordinadamente, han logrado demostrar una mayor efectividad en los resultados esperados.

Formación: un formador transfiere habilidades y conocimiento a sus alumnos, el formador es quien posee este conocimiento. En el caso del coaching, es el cliente quien tiene el conocimiento y, por lo tanto, las respuestas. El coaching ayuda a aprender en lugar de enseñar.
El primer requisito para ser un entrenador efectivo es el dominio de la tarea que tiene en sus manos. Luego, se debe desglosar en breves pasos el proceso que se quiere enseñar. Durante el entrenamiento, se debe demostrar la forma de realizar la tarea e inmediatamente permitir que el cliente trate de hacerla por sí solo. Por último, se debe asegurar que los aprendices dominan el método enseñado.

Un coach, como consejero, debe ayudar a los clientes a comprender su trabajo antes de realizarlo y la importancia de éste; debe reforzar la motivación de los mismos y ofrecer información precisa y honesta, así como aportar directrices sobre las expectativas laborales. Para todo ello, es necesario que el coach tenga tiempo, energía, buena voluntad e información suficiente para compartir con sus clientes. Existen dos tipos de consejería: interna, la cual enseña capacidades y sentido común corporativo, y externa, la cual ayuda a una persona a edificar una carrera profesional.

Respecto a los tipos de coaching ejecutivo que existen, se podría dividir en dos modelos antagónicos respecto de su origen. Por ejemplo, el coaching de origen interno tiene como ventajas que el coach conoce la cultura organizacional, y resulta particularmente útil si la organización requiere de amplios conocimientos sobre el negocio o industria. Adicionalmente, suele ser más económico y eficiente, al vincular el coaching con otras funciones de RR.HH. como entrenamiento y desarrollo organizacional. Por otro lado, el de origen externo puede resultar mejor si la compañía tiene distintas áreas de mejora.

Igualmente es preferible si la empresa tiene inclinación hacia los expertos externos o los requerimientos van más allá de las habilidades de sus entrenadores internos.

Los nuevos modelos de gestión reiteran que los odontólogos, propietarios o gerentes deberán poseer las competencias de un coach para ser capaces de obtener altos niveles de éxito en su gestión.

El gerente coach se debe capacitar en las nuevas competencias necesarias para ser un trabajador del conocimiento. El coaching requiere una nueva manera de observar, una nueva manera de pensar y una nueva «forma de ser». Aunque muchos gerentes pueden ser además, y de un modo natural, buenos coaches, tradicionalmente existen algunas diferencias fundamentales.

Hoy en día, las compañías no se pueden permitir reaccionar a destiempo. Las clínicas dentales que tienen éxito son aquellas que pueden responder rápidamente a las peticiones de los grupos de interés para los que trabaja: pacientes, empleados, proveedores y sociedad en general.

VP20 Consultores es miembro del Club Excelencia en Gestión y del Club de Evaluadores Acreditados de la EFQM. Además es la empresa líder en España en consultoría y marketing dental. Con 20 años de experiencia en el sector y, habiendo trabajado en más de 2.000 clínicas privadas con resultados más que satisfactorios, es sinónimo de éxito en la implantación de herramientas de gestión eficientes entre sus clientes. De todas las técnicas utilizadas, cabe destacar el Coaching Dental. Ésta es una herramienta que lleva siendo utilizada en empresas de todos los ámbitos de EE.UU. desde hace más de 30 años. El Coaching ofrece una amplia visión de dirección y gestión de la clínica a los responsables de la misma, haciendo que sus aptitudes mejoren y esto se traduzca en un aumento de la cartera de pacientes y de los beneficios de la clínica. Para más información: www.vp20.com