El Consejo General de Dentistas traslada las preocupaciones de la profesión al Ministerio de Sanidad
Varios miembros del Consejo General de Dentistas de España, liderados por su presidente, el Dr. Óscar Castro, se reunieron con la secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas.

Alertan sobre el aumento de estudios sin validez científica

Crear las especialidades oficiales, adoptar medidas contra la plétora profesional o desarrollar una regulación especial para la publicidad sanitaria fueron algunas de las demandas solicitadas por el Consejo General de Dentistas a Pilar Farjas, secretaria general de Sanidad y Consumo.

El Consejo General de Dentistas de España ha trasladado a la secretaria general de Sanidad y Consumo del Ministerio de Sanidad, Pilar Farjas, su preocupación ante el auge de la publicidad engañosa en el sector.

Durante la reunión mantenida con Pilar Farjas, el presidente del Consejo General, el Dr. Óscar Castro, defendió la necesidad de desarrollar una regulación especial para la publicidad sanitaria con el fin de evitar que los ciudadanos reciban información engañosa y que pueda crearles falsas expectativas. El objetivo es poder garantizar una adecuada promoción de los servicios sanitarios basada en criterios estrictamente clínicos, prevaleciendo la ética y la deontología de la profesión, de forma que el paciente reciba una información rigurosa, veraz, comprensible y prudente basada en el conocimiento científico.

Asimismo, el presidente del Consejo General explicó que España es el único país de la Unión Europea, junto con Luxemburgo, donde no existen especialidades odontológicas oficiales. En este sentido, el Dr. Castro señaló la necesidad y la urgencia de que España cuente con especialidades odontológicas oficiales. Otra de las preocupaciones que se trasladó a la secretaria, fue la situación de plétora profesional que sufre la Odontología, y es que en España ya existen más del doble de dentistas de los necesarios. Actualmente, hay un dentista por cada 1.200 habitantes cuando la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que haya uno por cada 3.500 habitantes. Por eso, se insistió en la conveniencia de establecer el númerus clausus y no autorizar la apertura de nuevas facultades.

El Consejo General de Dentistas traslada las preocupaciones de la profesión al Ministerio de Sanidad
Varios miembros del Consejo General de Dentistas de España, liderados por su presidente, el Dr. Óscar Castro, se reunieron con la secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas.

Por otro lado, y ante la constatación de la desigualdad entre las diferentes Comunidades Autónomas, en cuanto a las prestaciones de la cartera de servicios odontológicos del Sistema Nacional de Salud (SNS), se solicitó la intervención del Ministerio con el fin de ofrecer una asistencia a toda la población de forma uniforme y adecuada en todo el territorio nacional. Se insistió también en que es fundamental aumentar las prestaciones a los grupos de mayor riesgo, es decir, niños, ancianos y discapacitados.

Estudios engañosos

Otro de los aspectos que preocupa al Consejo General de Dentistas de España es la proliferación de estudios y encuestas con información epidemiológica de salud bucodental en los que se presentan conclusiones que podrían carecer de validez científica y que no serían representativos, ni reflejarían la situación real y objetiva de la salud y epidemiología de la población al no cumplir con las recomendaciones de la OMS para este tipo de trabajos.

De esta forma, la entidad colegial alerta de la posible confusión y daño que se puede ocasionar no solo en los pacientes sino también en la comunidad científica con la publicación y difusión de estos estudios, ya que, al no contar con la validez epidemiológica necesaria, estarían arrojando información sesgada, engañosa, confusa y poco ética con el objetivo de favorecer los intereses económicos de las empresas promotoras de dichos estudios.

Desde el Consejo General de Dentistas se recomienda no aceptar como válidos aquellos estudios en los que no se haga una clara referencia a la metodología utilizada, incluyendo el tamaño de la muestra y puntos de muestreo utilizados. Asimismo, es imprescindible conocer los criterios diagnósticos empleados y si se ha procedido o no a la calibración de los encuestadores participantes, tal y como recomienda la OMS.