Un estudio de FACUA detecta diferencias de precios de hasta el 1.036% entre clínicas por un mismo tratamiento

El Consejo General tacha la investigación de poco rigurosa e incompleta

FACUA-Consumidores en Acción ha realizado un estudio sobre los precios de los tratamientos odontológicos en 150 clínicas de 14 ciudades y ha obtenido unas diferencias que superan, en algunos casos, el mil por cien. El Consejo General de Dentistas y el COEM ha manifestado su disconformidad y alertan de que no se han tenido en cuenta aspectos tan importantes como la experiencia del profesional, la calidad de los materiales o la tecnología utilizada.

Un estudio de FACUA detecta diferencias de precios de hasta el 1.036% entre clínicas por un mismo tratamientoDespués de comparar los resultados obtenidos en el estudio sobre precios estimados de cuatro habituales tratamientos odontológicos –extracción sencilla, empaste simple, limpieza dental y endodoncia monorradicular–, FACUA-Consumidores en Acción ha detectado, en algunos casos, diferencias de hasta un 1.036% en el importe de un mismo procedimiento, algo que, según esta organización, pone de manifiesto que los márgenes de beneficio que se mueven en el sector pueden llegar a ser más que abusivos.

Así, FACUA advierte de que es posible pagar hasta once veces más por el mismo servicio en función de cuál sea el establecimiento elegido, con diferencias de hasta 228 euros en el caso de una extracción dental.

Metodología del estudio

De los 198 centros encuestados telefónicamente por Consumidores en Acción, 141 facilitaron información telefónica completa sobre los precios de estos cuatro tratamientos, mientras que nueve se limitaron a arrojar datos de un solo procedimiento o de algunos de ellos.

Los cuatro tratamientos sondeados fueron las extracciones sin intervención quirúrgica compleja sobre muelas no fragmentadas, los empastes simples de piezas molares, las limpiezas dentales básicas y las endodoncias de un solo conducto con obturación.

Las ciudades del territorio nacional en las que se realizó el estudio han sido Badajoz, Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga, Murcia, Palma de Mallorca, Santa Cruz de Tenerife, Santiago de Compostela, Sevilla, Toledo, Valencia, Valladolid y Zaragoza.

Extracción

En el caso de las denominadas extracciones o exodoncias, la tarifa media en el ámbito de las catorce ciudades es de 54,21 euros. Cuando el personal de las clínicas encuestadas requería información sobre la pieza a extraer, se les aclaraba que se trataba de un molar y no de un cordal, dado que estas intervenciones suelen ser más costosas.

De los 147 centros que facilitaron el importe de sus extracciones, la clínica con el precio más elevado se localizó en Barcelona, que cobraba 250 euros por esta intervención. Pero también en la capital catalana, además de en Zaragoza, es donde se encuentran los dos establecimientos con el coste más económico, tan solo 22 euros. El margen entre estas dos clínicas y la primera es de 228 euros, alcanzando un 1.036% de diferencia. Las menores variaciones se han encontrado en las clínicas encuestadas en Badajoz, tan sólo un 60%, con tarifas que oscilan entre los 25 y 40 euros.

En cuanto al precio medio por ciudades, el más elevado se calcula en Barcelona, con 72,20 euros, y el más económico en Badajoz, con 31,60 euros, siendo la diferencia de un 128%.

Empaste

Según los resultados de la investigación, el empaste simple tiene una tarifa media, en el total de las 147 clínicas incluidas en el estudio, de 53,56 euros. La clínica dental con el precio más alto por la práctica de un empaste se encuentra en Valladolid y cobra por la obturación 147 euros. La tarifa más barata para este tipo de intervención se ha hallado en una clínica de Badajoz, con un coste de 24 euros. La diferencia entre ambos establecimientos alcanza los 123 euros, es decir una variación del 513%.

Barcelona vuelve a ser donde se han detectado mayores diferencias de precios entre las clínicas encuestadas, siendo de hasta un 367% (de 30 a 140 euros). Santa Cruz de Tenerife es, por el contrario, la ciudad con menor oscilación de precios entre los centros objeto del estudio, alcanzando la variación un porcentaje del 86% (entre 35 y 65 euros).

Por lo que se refiere al precio medio por ciudades, el más elevado se calcula en Valladolid, con 69,72 euros, y el más económico de nuevo en Badajoz, con 41,50 euros, siendo el margen de diferencia de un 68%.

Limpieza dental

La tarifa media de la limpieza estándar es de 49,80 euros por sesión, según los datos obtenidos en el estudio, tras solicitar las condiciones del tratamiento y realizar una estadística a partir de servicios de similares características técnicas.

La clínica más cara de las 147 que han facilitado sus precios llega a cobrar por este servicio 110 euros y se encuentra en Valladolid, costando tan sólo 12 euros en un centro de Sevilla.

La diferencia entre la tarifa del establecimiento más caro y del más asequible es, por tanto, de 98 euros, el 817%. La horquilla de precios más amplia obtenida en el estudio es la de Sevilla, con tratamientos que oscilan entre los 12 y los 60 euros (400%). La menor variación se ha encontrado en las clínicas encuestadas en Santiago de Compostela, donde los precios muestran una diferencia del 71%, entre 35 y 60 euros.
En lo concerniente al precio medio por ciudades, el más alto se encuentra en Valladolid (65 euros) y el más reducido en Valencia (37,10 euros), siendo el margen de diferencia de un 75%.

Endodoncia

El precio de una Endodoncia –en un diente incisivo lateral inferior, de un solo conducto, con la posterior reconstrucción, pero sin empleo de perno ni corona e independientemente de llevarla a cabo en una, dos o tres sesiones–, se sitúa en una media de 204,73 euros sumando el total de las 143 clínicas encuestadas que han facilitado su precio.

El importe más alto que se pide son 480 euros que cobra una clínica de Barcelona. En contrapartida, un centro de Santiago de Compostela posee la tarifa más ajustada, tan sólo 100 euros. Son 380 los euros de diferencia, lo que establece un porcentaje del 380%.

Barcelona es la ciudad donde varían más los precios de las endodoncias, pues el coste oscila entre los 110 y los 480 euros, con una diferencia del 336%, siendo la ciudad con menor fluctuación Badajoz, donde las clínicas consultadas se mueven en un margen que va de los 130 a los 200 euros, un 54%.

En las intervenciones de endodoncia con reconstrucción, el precio medio por ciudades arroja que Valladolid es la que lo tiene más elevado, con 251,70 euros, mientras que la media más asequible se encuentra en Badajoz, con 157,40 euros, siendo la diferencia global de un 60%.

FACUA demanda inspecciones

Ante los resultados del estudio, la asociación reclama al Ministerio de Sanidad y Consumo y a las comunidades autónomas que emprendan campañas de inspección coordinadas sobre las clínicas dentales. Asimismo, en el comunicado enviado por FACUA se hace referencia al intrusismo profesional que, según la organización de Consumidores en Acción, debe ser severamente sancionado.

FACUA considera necesario que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad modifique el Real Decreto 1.594/1994, de 15 de julio, que desarrolla la Ley 10/1986, reguladora de la profesión de odontólogo y las de otras profesiones relacionadas con la salud dental, para incorporar en él, de forma expresa, la obligación de mostrar listas de precios que garanticen el cumplimiento de ese derecho a la información, a fin de evitar el vacío legal e interpretaciones interesadas por parte del sector.

Actualmente, el citado Real Decreto sólo señala que el paciente puede exigir un «presupuesto estimativo», y FACUA apunta que ni siquiera establece la obligación del dentista de informar de este derecho.

La respuesta del consejo de dentistas

El Consejo General de Dentistas advierte de que el estudio de FACUA no ofrece información rigurosa y completa, ya que ha sido realizado sin tener en cuenta aspectos tan importantes como la experiencia, formación, capacidad y destreza de los profesionales, ni la calidad de los materiales y la tecnología utilizada, así como las prestaciones y servicios de valor añadido que ofrece la clínica al paciente.

Por otro lado, el Consejo General de Dentistas señala que el diagnóstico, las necesidades y las características terapéuticas para tratar una patología determinada son distintas en cada paciente, por lo que los estudios comparativos de prestaciones sanitarias resultan temerarios y muy complicados de llevar a cabo sin incurrir en error o imprecisión.

Asimismo, advierte de los peligros de este tipo de estudios ya que pueden inducir a la población a contratar tratamientos low cost basando su elección en criterios meramente económicos, cuando deberían basarse en aspectos clínicos, de profesionalidad, calidad y seguridad.
En cuanto a la metodología utilizada para realizar dicho estudio, el Consejo General destaca que la encuesta telefónica es absolutamente inadecuada para este tipo de investigaciones, ya que no permite realizar una comparativa que arroje datos precisos y objetivos.

El Consejo de Dentistas recuerda que la Odontología en España es una profesión liberal –al igual que lo son la abogacía o la arquitectura entre otras muchas– que se ejerce en una situación de libre mercado y, por tanto, los honorarios profesionales en el ejercicio privado son fijados libremente por el profesional en base a los servicios y calidad ofrecidos. En este sentido, la normativa vigente prohíbe a los colegios profesionales establecer baremos orientativos así como cualquier otra recomendación, directriz, norma, orientación o regla sobre honorarios profesionales, y así lo ha refrendado también la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

El COEM también tiene mucho que decir

El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región (COEM) también ha querido poner de manifiesto la grave irresponsabilidad en la que FACUA incurre con la publicación de su estudio sobre precios en el sector de la Odontología y la confusión que puede generar entre los pacientes.

FACUA, como asociación encargada de defender los derechos e intereses de los consumidores y usuarios, según el COEM, debería tomar en consideración que lo fundamental en el ámbito de los servicios sanitarios es la calidad en la prestación asistencial. Se echa de menos, por tanto, la realización de un análisis de la calidad de la asistencia bucodental y las garantías que todo usuario debe tener en la prestación de dichos servicios.

«En modo alguno, el Colegio de Dentistas de Madrid puede admitir que los servicios de asistencia dental sean tratados como simples mercaderías, pues esto supone transmitir a los consumidores una percepción errónea, como es que el precio sea el único factor relevante», declaran desde el COEM.

Así, al Colegio le sorprende que no se mencione nada sobre la oleada de publicidad –que en muchos casos ha sido declarada como engañosa por los tribunales y órganos de control de la publicidad– que satura al consumidor, dejándole desprotegido e indefenso ante las estafas.

Al respecto de la metodología utilizada para elaborar el estudio, la institución colegial apunta que «no es la correcta y adecuada porque no permite extraer unas conclusiones fiables, ya que, tal como afirma la propia FACUA, se realizaron entrevistas telefónicas sobre unos hipotéticos «tratamientos de idéntico diagnóstico», y para el COEM resulta evidente que no existe este concepto en Odontología, puesto que cada paciente y patología presentan circunstancias específicas que sólo tras una correcta exploración y la realización de pruebas diagnósticas, permiten al profesional planificar el tratamiento y con ello el coste del mismo. «Realizar esas valoraciones por vía telefónica resulta temerario –informa–, tanto para quien proporciona, de ese modo, tan sensible información, como para quien se atreve a realizar un estudio con unas conclusiones tan categóricas».

El Colegio de la capital española también recuerda en su comunicado que las autoridades en materia de competencia han prohibido la publicación de cualquier tipo de precio o baremo orientativo, por lo que las clínicas y los profesionales colegiados son libres de establecer los que estimen oportunos.

Según el COEM, el comunicado enviado por FACUA siembra confusión al mezclar e introducir cuestiones que no tienen relación con las conclusiones del estudio, como es el caso de la reclamación, por parte de la asociación Consumidores en Acción, de inspecciones al Ministerio de Sanidad –que carece de competencias en este sentido– y a las comunidades autónomas, cuando se supone que la fijación de precios es libre y los colegios profesionales tienen prohibida la aprobación de honorarios, ni siquiera meramente orientativos.

FACUA también hace alusión en su nota al intrusismo, reclamando sanciones, que, conforme a lo que se puede extraer del comunicado, parece estar generalizado en el sector. Pero lo que el COEM no entiende es «cómo ha podido conocer esta organización la existencia de este delito si ha realizado la encuesta vía telefónica» e insta a esta asociación a denunciar los casos que haya identificado como intrusismo porque es una obligación de quien tiene conocimiento de unos hechos delictivos ponerlos en conocimiento de la autoridad competente.

Desde el COEM se procederá a requerir a FACUA su inmediata retirada y la invitación a realizar una investigación sobre cuestiones que realmente pueden afectar a la salud de los pacientes.