Siete empresas de la industria dental debaten sobre la tendencia del sector
De izquierda a derecha: Ángela Paredes, José Cercós, Federico Schmidt, Francisco Pérez Carrió, Manuel García García, Isabel García Thierfeldt, Dr. Antonio Bowen, José Luis del Moral y Albert Mangas.

Siete empresas de la industria dental debaten sobre la tendencia del sector

El escáner intraoral, la radiología, la cirugía guiada, los materiales innovadores o la tecnología CAD-CAM son las principales propuestas que la industria dental ha puesto al alcance de los laboratorios y odontólogos españoles, que se han percatado de la necesidad de modernizar sus negocios y digitalizar sus clínicas. Así lo afirman siete empresas del sector que estuvieron presentes en Expodental y observaron un incremento del interés de los profesionales por las nuevas y no tan nuevas tecnologías.

Aunque todavía hay una generación de estomatólogos que se resiste a la incorporación de las nuevas tecnologías, la mayoría de profesionales son conscientes de la necesidad de mejorar sus negocios con la aparatología que les brinda la industria, el problema es que no todas las clínicas pueden permitirse la inversión requerida, tanto en capital económico como en tiempo de formación.

Para hablar de todo esto, Gaceta Dental ha reunido en esta ocasión a los representantes de siete empresas de la industria dental española: Federico Schmidt, director general de Casa Schmidt y presidente del Sector Dental de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin); José Cercós, presidente de Vatech; Isabel García Thierfeldt, asesora técnica de Bredent; Ángela Paredes, gerente de W&H Ibérica; Albert Mangas, ingeniero de Innovación y Desarrollo de Avinent-Core3dcentres; Francisco Pérez Carrió, director del Laboratorio Fresdental, y Manuel García García, director comercial de Owandy, además del doctor Antonio Bowen, miembro del comité científico de la publicación y odontólogo especialista en nuevas tecnologías, quien expuso el punto de vista del profesional.

El presidente de Fenin Dental, Federico Schmidt, comenzó el debate haciendo alusión a los datos publicados por GACETA DENTAL en un artículo escrito por Roberto Rosso en la pasada edición de abril. «Según un estudio publicado recientemente en vuestra revista las clínicas que invierten en tecnología van mejor, tienen más pacientes nuevos. En esta investigación se afirma que el catorce por ciento de los profesionales optaría por tecnología digital tres de. La intención de compra tecnológica está creciendo porque el profesional ve que no puede quedarse atrás, que tiene que desarrollarse».

Francisco Pérez Carrió, de Fresdental, afirma que en la actualidad el odontólogo demanda tecnología. «Nosotros somos una parte del mercado y nuestras empresas tienen un crecimiento, incluso en estos tiempos, de un quince por ciento en el volumen de facturación anual, y esto lo genera la clínica dental, el odontólogo, que pide tecnología. El dentista ya está apostando, pagando y reclamando producto, porque si no, no creceríamos, es una realidad. Hay una predisposición a una mejora de la calidad. Yo el mercado lo veo muy positivo, esperanzador y emocionante, pero aún nos queda mucho por hacer y nos tenemos que involucrar, formar y trabajar conjuntamente».

Manuel García, director comercial de Owandy, también se muestra positivo ante la actitud de los profesionales. «Nosotros solo nos dedicamos a tecnología digital y sí que vemos un buen futuro. En Expodental cada año hay más profesionales preguntando por el tres de, cada vez están más interesados en las nuevas tecnologías y hemos salido contentos de la feria».

Isabel García Thierfeldt, asesora técnica de Bredent, afirma que con las tecnologías ocurre algo paradójico. «Por un lado están los niños, que cogen un móvil o cualquier otra tecnología e inmediatamente saben dónde está cada aplicación o herramienta, y por otro lado estamos nosotros, que tenemos que recurrir al manual para saber utilizar cualquier aparato. Y en el sector dental pasa lo mismo, hay una generación que no quiere saber nada de tecnología y existe otra que lo quiere todo digital, y nos encontramos en medio de estas dos generaciones. Hay laboratorios que no quieren avanzar porque para ellos representa meterse en un mundo muy complejo, y en algunos casos no tienen ni ordenadores. Sin embargo, hay otros que están a la última, y ocurre igual en la clínica dental. Nos encontramos en un momento de transición entre estas dos mentalidades».

El doctor Antonio Bowen lo corrobora y afirma que «ahora hay Odontología de dos velocidades, una con un nivel muy alto y otra a la que podríamos llamar Odontología de lo suficiente; más antigua, no obsoleta, pero sí más conservadora. Es indudable que, como dijo el doctor Luis Cuadrado en este mismo salón, la adquisición de tecnología crea ilusión al profesional». [El doctor Bowen se refiere a un desayuno anterior dedicado a la digitalización odontológica, publicado en Gaceta Dental 255, de febrero de 2014].

Albert Mangas, ingeniero de Innovación y Desarrollo de Avinent, también ha notado un cierto cambio en el grado de interés de los asistentes a la última edición de Expodental. «En Avinent llevamos con escáneres intraorales desde hace tres años, y yo recuerdo la anterior Expodental en la que a la gente le parecía una tecnología demasiado novedosa y se mostraba reacia a escucharte, pero este año cuando les enseñabas todo lo que se puede hacer con un escáner intraoral (corregir los ángulos de inserción cuando la prótesis no está bien tallada, implantes, arcadas…) veías que les interesaba. Así que yo sí creo que la tecnología va a instaurarse en las clínicas dentales, lo estamos viendo en otros países y aquí pasará lo mismo».

La unión hace la fuerza

Ángela Paredes, gerente de W&H Ibérica, señala que «los fabricantes, igual que en todos los sectores, trabajamos para hacer sencilla la tecnología, para hacer simple algo tecnológicamente complejo porque, en definitiva, debemos generar herramientas al servicio del odontólogo. Por eso el fabricante tiene que escuchar lo que el profesional demanda y hacerlo realidad de la forma más sencilla posible».

Siete empresas de la industria dental debaten sobre la tendencia del sector
Los asistetes al desayuno de prensa organizado por Gaceta Dental, en el Hotel Palace de Madrid, debaten sobre las tendencias de la industria dental.

«Nosotros tenemos una visión muy global de todo esto», comenta Federico Schmidt. «La comunicación empieza en la clínica dental, que es la que vincula al laboratorio con el paciente. La unión entre el laboratorio y el dentista es fundamental y la tecnología ayuda a que ese diálogo sea efectivo. Ya no se va a echar la culpa al laboratorio por no haber hecho bien el ajuste, y eso ayuda mucho a la comunicación. Y, al final, repercute en un beneficio para el paciente. La mejora de los ajustes, los nuevos materiales, las innovaciones… ofrecen un abanico de tratamientos y eso es lo mejor que le puedes ofrecer a un paciente en cuestiones de salud, el poder disponer de varias opciones y estudiar cuál es la que mejor se adapta a sus necesidades concretas. No hay que obviar que en el tema dental el precio es muy importante, y hoy en día contamos con un abanico de materiales que permiten al paciente elegir opciones más económicas, aunque no siempre se elija lo mejor».

«Las nuevas tecnologías nos han permitido mejorar los materiales, la estética y los ajustes –afirma Francisco Pérez–, pero todavía no han dicho todo lo que tenían que decir, y lo dirán cuando realmente sean un beneficio para el paciente. Tiene que ser una herramienta y para conseguirlo queda mucho trabajo por hacer, nos tenemos que unir. Los ingenieros deben transmitir los conocimientos y nosotros darles a conocer a ellos las necesidades de los odontólogos, y en este sentido falta muchísima información y formación, nuestras carreras se tienen que ir especializando. Hoy en día no podemos ser solo protésicos dentales cuando están poniendo en nuestras manos tecnologías muy avanzadas, y los odontólogos también tienen que formarse en estas nuevas tecnologías y transmitirnos sus necesidades. Yo confío en la locomotora del mercado, que es la ingeniería, pero aún nos faltan los protocolos, hay que unificar las innovaciones para sacar el máximo beneficio para los pacientes».

Pero para el doctor Antonio Bowen, esa comunicación entre profesionales no se está produciendo. «Lamentablemente, hoy por hoy no hay concepto de equipo en la clínica dental, que es donde se aglutina todo: la industria, la distribución, la ingeniería, la investigación y el laboratorio, de cara al paciente, que es el fin último de todo. Se busca el laboratorio más barato, no el que te aporte una serie de valores añadidos, y sin un ingeniero al lado, es muy difícil que podamos hacer cosas».