Figura 1. Sistema de inhalación presurizado con cámara y mascarilla.

Accésit del I Premio Higienista Bucodental de GACETA DENTAL

Resumen

Cada vez es más frecuente ver en la consulta dental a niños con defectos de esmalte a nivel de los primeros morales definitivos, y también es cada vez más frecuente ver a niños en las consultas de pediatría que tienen asma o algún tipo de trastorno respiratorio y que deben ser tratados de forma precoz y prolongada.

Lo cierto es que, aunque hoy por hoy no se puede hablar de una relación directa, la revisión de la literatura establece como una posible causa de la hipomineralización incisivo-molar (MIH) el asma infantil (1-5). Es fundamental la detección precoz como la principal herramienta para el abordaje efectivo de la MIH.

Introducción

El asma es, según la OMS, una enfermedad crónica de los bronquios que se caracteriza por ataques recurrentes de disnea y silbilancias, que varían en severidad y frecuencia de una persona a otra. La OMS estima que 235 millones de personas sufren asma y que es la enfermedad crónica más común entre los niños.

Los pacientes pediátricos con asma de aparición temprana tienen un mayor riesgo de MIH (6).

El tratamiento medicamentoso de estas afecciones puede tener un efecto negativo en la salud bucal, la utilización de medicamentos por vía inhalatoria (figura 1) u oral durante la infancia les hace ser un grupo poblacional de alto riesgo y requiere un abordaje multidisciplinar (7) que permita una identificación del riesgo de forma efectiva. Por tanto, es necesaria la colaboración conjunta del equipo de salud bucodental y pediatría para la detección precoz de la MIH en este grupo poblacional de riesgo.