Dr. José Manuel Navarro, nuevo presidente del Comité Júnior de la Asociación Europea de Oseointegración (EAO)

«Trataré de aportar mi granito de arena para promocionar y mejorar la práctica odontológica a través de la Implantología»Con ilusión y ánimo, el Dr. José Manuel Navarro Martínez, presidente del Colegio Oficial de Dentistas de Las Palmas, afronta su etapa al frente del Comité Júnior de la Asociación Europea de Oseointegración (EAO).

—A finales de octubre, fue nombrado en Dublín presidente del Comité Júnior de la Asociación Europea de Oseointegración (EAO). ¿Cuál es su vinculación con esta organización y qué papel tendrá usted que desempeñar?

—Soy consciente de su existencia desde prácticamente sus inicios. Mi padre asistía a las reuniones de esta Sociedad desde principios de los 90 y, de alguna manera, siempre me sonó.

Me uní a la EAO en el año 2006, cuando asistí a mi primera reunión en Zurich. Entonces terminaba mis estudios en Periodoncia e Implantología en la Universidad de Nueva York y quería conocer las nuevas tendencias que se desarrollaban en Europa en éstos y otros campos. Desde aquel año he asistido a todos los encuentros organizados por la Asociación e incluso allí he presentado mis trabajos. También disfruté de la gran experiencia que fue asistir al primer campamento de verano organizado por el Comité Júnior, presentando, ese mismo año, las conclusiones del workshop en Glasgow durante la reunión anual. Desde entonces, he desempañado diferentes labores dentro de la Sociedad, entre ellas, formando parte de su Comité de Comunicación, donde, junto a los doctores Alberto Sicilia, Isabella Rochietta y David Nissand, tratamos de dar la exposición adecuada a la Sociedad y comunicarnos de forma activa y eficiente con sus miembros. En cuanto a mi papel como presidente del Comité, trabajaré muy cerca con los miembros más jóvenes de la comunidad, escuchando sus puntos de vista y desarrollando iniciativas que animen a la promoción y divulgación de la oseointegración para, de esta forma, mejorar la calidad de vida de los pacientes edéntulos.

—¿Qué ha supuesto para usted este reconocimiento?

—Como miembro de esta Asociación de referencia en Europa, sin duda, para mí supone un gran honor representar a la EAO a través de su Comité Jr. Entiendo que el asistir a las reuniones del Comité Ejecutivo en representación de nuestro colectivo será una buena experiencia y, al mismo tiempo, una gran responsabilidad que asumo con ilusión y ánimo.

Trataré de aportar mi granito de arena con el objetivo de promocionar y mejorar la práctica odontológica a través de la Implantología. Un objetivo en el que creo fervientemente.

—¿Es importante tener una visión internacional de la profesión? ¿Se están haciendo muchas cosas fuera que no han llegado a España?

—La EAO es una organización con un acentuado carácter internacional, que reúne a dentistas y científicos de todo el mundo. Esto la convierte en una organización muy orientada hacia el futuro y en un importante punto de encuentro y debate sobre los avances que ya se han desarrollado en la profesión y los que llegarán en los próximos años. En España, no tenemos nada que envidiar a otros países en cuanto a experiencia clínica o investigación, pero pese a que gozamos de una buena posición, siempre será positivo que nos fijemos en lo que se hace en otros lugares. Compartir experiencias, ya sean éxitos o fracasos, siempre es positivo en cualquier campo o tipo de profesión.

—El próximo abril se cumplirán además tres años desde la asunción de su cargo como presidente del Colegio de Dentistas de Las Palmas. Un tiempo suficientemente amplio para hacer un balance. ¿Qué se ha conseguido en este tiempo para el colectivo dental de la isla?

—Durante este tiempo, corto pero intenso, nuestro Colegio, consciente de la delicada situación económica que vive la profesión, elaboró un plan anticrisis con el propósito de aliviar el gasto de la institución. Este plan se ha reflejado en todas y cada una de las decisiones que se han adoptado y ha funcionado a la perfección. También hemos conseguido aproximarnos y escuchar a los colegiados. Para ello no sólo hemos renovado la página web y otros canales de comunicación, sino que también hemos creado otros nuevos, como los de las redes sociales. En otro orden de cosas, teniendo en cuenta que vivimos en un territorio fragmentado en islas y muy distante de los centros neurálgicos educativos y profesionales, hemos intensificado y reforzado la calidad de las acciones formativas que se han desarrollado en nuestro ámbito de influencia. Con el fin de acercar más la posibilidad de mantenerse al día en los nuevos avances y tendencias en las distintas ramas, hemos adoptado acuerdos de colaboración con distintas sociedades científicas que representan las diferentes ramas de la Odontología. Por otro lado, y gracias a un acuerdo de colaboración con la editorial alemana Quintessence, los colegiados canarios también tendrán pronto a su disposición la primera biblioteca odontológica de las islas, dentro del propio Colegio. Finalmente, en el capítulo de objetivos cumplidos, tenemos que hablar de nuestra contribución en la mejora de la imagen pública del odontólogo, siempre amenazada por la publicidad engañosa, el intrusismo y el cambio de la relación con el paciente. Este Colegio ha intensificado su presencia en los medios de comunicación con un enfoque eminentemente de servicio público.

«Trataré de aportar mi granito de arena para promocionar y mejorar la práctica odontológica a través de la Implantología»—¿Y qué queda por cumplir?

—Creo que hemos cerrado una etapa inicial con la consecución de los objetivos marcados cuando llegamos a la presidencia: optimización del gasto colegial, estrechar relaciones con nuestros colegiados y mejorar la formación. Ahora se abre una nueva fase de nuestra trayectoria, donde, sin perder de vista los logros alcanzados, debemos apostar por la proyección exterior de nuestra institución. Por esa razón, en la Junta de Gobierno hemos decidido marcarnos como prioridad, a lo largo de los próximos meses, la mejora de las relaciones con las distintas administraciones, la creación de un Consejo Autonómico de Colegios de Dentistas de Canarias, la búsqueda de vías de financiación alternativas a la cuota colegial y, por supuesto, el desarrollo de campañas de sensibilización ciudadana.

—Asumió su cargo y se convirtió en el presidente de colegio de dentistas más joven de España, en un momento tan difícil para la profesión, por la crisis, la plétora, el intrusismo… ¿Qué recomendaciones les daría a las futuras generaciones de odontólogos para asegurarse una buena posición de salida en el mercado laboral?

—En nuestra última entrevista dije que la situación de nuestro sector y de los profesionales que desarrollan su trabajo en él no es fácil y, por supuesto, sigo reafirmándolo. Ahora bien, creo que las posibilidades parten sobre todo por tener una gran formación y una gran capacidad de trabajo. Al mismo tiempo, en el horizonte inmediato de la profesión está la necesaria especialización de los profesionales. Esperemos que pronto, con la ayuda y el esfuerzo de todos –la Universidad, los colegios y las sociedades científicas– se consigan crear las especialidades que tanta falta hacen en nuestro país.

—No es raro encontrarle en congresos de sociedades científicas, de casas comerciales, como dictante de cursos… lo que indica que para usted la formación continua es fundamental. ¿Sería este un buen consejo para los futuros odontólogos?

—Creo que la formación continuada y especializada está ya en el ADN de los estudiantes de Odontología y, por supuesto, en el de los profesionales. No se puede entender la práctica profesional sin la ampliación y actualización de conocimientos. Personalmente no llevo la cuenta de los eventos científicos en los que intervengo a lo largo del año, pero le puedo asegurar que de todos ellos extraigo conocimientos, habilidades y enfoques profesionales que aplico en mi día a día clínico.

«Trataré de aportar mi granito de arena para promocionar y mejorar la práctica odontológica a través de la Implantología»—La última vez que tuvimos ocasión de entrevistarle nos habló de diversos proyectos de investigación en los que estaba inmerso. ¿Sigue vinculado al Departamento de Biomateriales de la Universidad de Nueva York? ¿En qué están trabajando?

—Efectivamente, sigo vinculado al Departamento de Biomateriales y también a los distintos clínicos e investigadores con los que tuve la oportunidad de desarrollar mi carrera profesional. Hoy en día muchos están en otros centros y universidades, pero nos unen distintos proyectos. Mi paso por EE.U.U. me inculcó cierta pasión por el desarrollo y la investigación, y quizás por ello sigo en continua colaboración con mucha de la gente que conocí allí. En los próximos meses se presentará nuestro libro «High Srtregth Ceramics», fruto del trabajo de años, y que cuenta con la colaboración de algunos de los más prestigiosos clínicos e investigadores en el campo de las cerámicas dentales a nivel mundial.

—¿Cómo ve el futuro?

—Nos esperan tiempos difíciles. La economía actual, unida a una plétora profesional descontrolada, hace ya que muchos profesionales tengan que emigrar en busca de alternativas dignas de trabajo. Será complicado conseguir que esta circunstancia se invierta, pero no debemos rendirnos, hay que trabajar con paciencia y dedicación para que la situación lentamente se estabilice. En cualquier caso, lo que sí debemos tener claro es que la profesión que se vivió en las ultimas décadas nada tiene que ver con la que se esta viviendo actualmente, ni con la que se vivirá en años venideros.