Consejo General de Dentistas
De izquierda a derecha: Juan Antonio López Calvo, Juan Antonio López Blanco, Margarita de Lezcano-Mújica, Esteban Brau Aguadé y Honorio Bando Casado.

En la reunión para tratar sobre «Los nuevos horizontes de la Odontología»

La II Jornada de Información Odontológica, organizada por el Consejo General de Dentistas, puso de manifiesto los retos a los que se enfrenta la Odontología, desde la plétora profesional a la necesidad de crear las especialidades o la limitación de alumnos universitarios.

España es, junto con Luxemburgo, el único país de la UE donde no existen las especialidades odontológicas», aseguró el doctor Juan Antonio López Calvo en la II Jornada de Información Odontológica celebrada en la sede del Consejo de Dentistas bajo el título «Nuevos Horizontes en la Odontología».
Moderada por el doctor Honorio Bando, además del doctor López Calvo, vicepresidente del Consejo, participaron en este encuentro el subdirector general de Ordenación Profesional, Juan Antonio López Blanco; la subdirectora general de Títulos y Reconocimiento de Cualificaciones del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Margarita de Lezcano-Mújica Núñez; el presidente del Consejo General de Colegios de Dentistas, Alfonso Villa Vigil, y el vocal del Comité Ejecutivo del Consejo General de Colegios de Dentistas, Esteban Brau Aguadé.
En su intervención, el doctor López Calvo destacó la importancia de la creación de las especialidades ya que «permitirían ofrecer un mejor servicio asistencial a los ciudadanos» y explicó los pasos que está dando el Consejo para crear una formación de postgrado, «no onerosa ni prohibitiva, asequible y en centros acreditados», que permita a los profesionales adquirir conocimientos especializados, a la que podrán acceder «los alumnos que superen una prueba objetiva, común y única para toda España».

Nuevo modelo

El subdirector de Ordenación Profesional, López Blanco, apuntó que sería necesario configurar «un nuevo modelo único estatal, seguramente mixto, vigilado por una comisión» y cuestionó la fórmula MIR aplicada a la Odontología «porque no podemos olvidar que es sistema sanitario y no sistema de salud». Su homóloga de Títulos, Margarita Lezcano-Mújica, habló de los cambios que afectarán a la Odontología en la próxima directiva comunitaria sobre el reconocimiento de cualificaciones profesionales. Entre ellos señaló la revisión de todas las profesiones reguladas en la UE y la obligación de tener ese listado revisado y explicado, la creación de la tarjeta profesional europea que garantiza la capacitación para ejercer esa profesión y la instauración de pruebas de idioma para ejercer en un país extranjero.
La plétora profesional y los númerus clausus ocuparon la atención de los asistentes. La medida de limitación de estudiantes fue defendida por López Calvo, quien argumentó que en España se licencian cada año 1.600 dentistas, un exceso de profesionales que produce un empeoramiento del ejercicio de la Odontología «y por tanto de la calidad asistencial». De opinión contraria, Lezcano-Mújica aseguró que «el problema es más de calidad», se preguntó «¿en qué titulación no hay paro en estos momentos?» y confesó que «hay presiones de todo tipo y nivel para que no se limiten las plazas y no se cuestionen los programas de las facultades». Y respecto a la creación de especialidades dijo ser «un tema de difícil solución», mientras que el doctor Brau expuso la necesidad de crear «una buena formación postgraduada reglada, que es lo que busca el Consejo».