El doctor Carlos Aparicio, pionero en España en la técnica de implantes osteointegrados, ha sido elegido nuevo presidente de Barcelona Centro Médico (BCM), principal iniciativa que trabaja para convertir la Ciudad Condal en sede médica europea. El nombramiento tuvo lugar en la última Asamblea General ordinaria, a la que asistieron los representantes de la gran mayoría de socios de BCM. Aparicio sucede al doctor Fernando Echevarne que, siguiendo la normativa de asociaciones, deja el cargo tras cuatro años de presidencia.

Creado en 1986, en plena proyección internacional de la ciudad ante los Juegos Olímpicos, BCM agrupa a los principales centros sanitarios de la ciudad con el objetivo de promover el turismo sanitario de calidad, tanto de medicina preventiva como de cirugía, y promocionar a Barcelona como sede médica europea.

El nuevo presidente aseguró en la asamblea que servir a BCM representa una oportunidad única de devolver a Barcelona todo lo que esta ciudad le ha dado. Aparicio recordó la importante labor llevada a cabo por el doctor Javier Tapia, fundador de este proyecto, y a sus antecesores. Además, hizo una especial mención al doctor Fernando Echevarne, anterior presidente, y al equipo ejecutivo encabezado por el doctor Enric Mayolas. «Barcelona Centro Médico ha dejado de ser un proyecto para convertirse en una realidad. Por vez primera podemos presentar números positivos, la entrada de pacientes extranjeros ha dejado beneficios en prácticamente todos los centros asociados a BCM», aseguró.

En el transcurso de su Asamblea General ordinaria, en la que quedó constituida la nueva junta directiva, BCM manifestó su voluntad de avanzar en el reto de consolidar un proyecto que tiene como objetivo presentar al mundo la imagen de una Barcelona tecnológica, científica y con profesionales capaces de resolver situaciones, especialmente aquellas más complejas. El doctor Aparicio recalcó las enormes posibilidades que tiene Barcelona, una marca turística bien consolidada y de excelencia médica. «Si somos capaces de unir la oferta médica de Barcelona bajo una institución que nos abandere, seremos mucho más fuertes que trabajando de forma individual, y esta institución se llama Barcelona Centro Médico», concluyó Carlos Aparicio.