José Mª Fonollosa Pla

En el artículo de este mes vamos a analizar el módulo denominado «Prótesis sobre implantes». Se trata de un módulo al que se le han asignado 75 horas y que en el proyecto de currículo elaborado por el Ministerio de Educación (ver el artículo III de esta serie del pasado mes de mayo) finalmente ha quedado con 140 horas. Se realizará en segundo curso, con 7 horas semanales de manera intensiva, sólo durante dos trimestres. En segundo curso, el Ministerio prevé que en el último trimestre se realicen solamente dos módulos: la Formación en Centros de Trabajo (400 horas) y el Proyecto de prótesis dentales (40 horas). En el título anterior las prótesis sobre implantes quedaban incluidas en un módulo denominado «Prótesis mixtas, quirúrgicas e implantosoportadas».

Vale la pena comentar que en el título de este módulo se había incurrido en un error conceptual de base pues las prótesis sobre implantes no son exclusivamente implantosoportadas, también las hay mucosoportadas e implanto-mucosoportadas. Durante la elaboración de la cualificación en prótesis dental se corrigió este error y ahora, lógicamente, en el nuevo título, que debe incluir las unidades de competencia de dicha cualificación, se ha denominado ya correctamente. De la misma manera, la cualificación desarrolla este módulo de manera más coherente, dotándolo de contenidos propios exclusivos al separarlo de las prótesis mixtas.

Sobre el módulo de «Prótesis sobre implantes», de entrada, llaman la atención dos cuestiones: en primer lugar, la insuficiente carga horaria y aún más si la comparamos con la de otros módulos. Mientras que en la cualificación en prótesis dental, atendiendo a la dificultad de elaboración de estas prótesis y a su cada vez más elevada presencia en los laboratorios, se habían programado 180 horas, en el nuevo título se han previsto, en su equivalente, es decir, antes de realizar el desarrollo curricular, solamente 75 horas. Vale la pena recordar que, por ejemplo, al módulo «Aparatos de ortodoncia y férulas oclusales» le han adjudicado 145 horas, casi el doble que a las prótesis sobre implantes. En otro artículo nos hemos referido a las posibles causas de tal desaguisado, pero conviene recordar lo que dice el nuevo título en su artículo 8, Prospectiva del título en el sector o sectores, en el apartado «e»:

e) La mayor calidad de vida provoca una mayor preocupación por la salud y la estética dental, con el consiguiente incremento de la demanda de aparatos de ortodoncia.

Que el módulo de «Aparatos de ortodoncia» sea el que tiene la mayor carga horaria de todo el ciclo formativo, con una diferencia de 30 horas con el siguiente y con 70 horas más que el de «Prótesis sobre implantes», requería una justificación/argumentación por parte del Ministerio que diera coherencia a tan incomprensible decisión. Lo que no podríamos imaginar es que ésta pudiera ser tan simple y tan desconectada de la realidad profesional de nuestro sector. De hecho, se presenta casi como un silogismo, pero como ocurre con estos enunciados lo de menos es el contenido, si formalmente son coherentes y lógicos. La falacia que incluye el enunciado que nos ocupa es que, si bien es cierto que «la mayor calidad de vida provoca una mayor preocupación por la salud y la estética dental» no lo es que incremente la demanda de aparatos de ortodoncia exclusivamente, sino que incrementa la demanda de cualquier tipo de prótesis y sobre todo las realizadas sobre implantes. Es más, lo que no se dice es que, cada vez más, muchos de estos tratamientos de ortodoncia ya se realizan en las propias clínicas dentales. El más mínimo conocimiento de nuestro sector y de la dificultad que entrañan las prótesis sobre implantes debería obligar a los legisladores educativos actuales a revisar este título y realizar una distribución de la carga horaria más ajustada a las necesidades formativas de cada uno de los módulos, empezando por el que nos ocupa en este artículo.

Resulta casi chocante el apartado «d», referido a las prótesis sobre implantes:

d) Los avances en prótesis sobre implantes exigen un profesional formado que colabore con el equipo interdisciplinar.

En efecto, difícilmente con 45 horas de carga lectiva se podrán generar los profesionales «formados» que demandan los equipos interdisciplinares necesarios para desarrollar este tipo de prótesis.

Y, en segundo lugar, si ya resulta grave la insuficiente carga horaria prevista para este módulo, aún lo es más, rayando en el escándalo, que el nuevo título no contemple la participación de un protésico dental en la atribución docente de este módulo. Ni siquiera como «profesor especialista» que, como ya hemos indicado en otros artículos, representa la manera más devaluada académicamente de participación en los procesos formativos de la Formación Profesional. En efecto, la figura del profesor especialista está pensada para aquellas áreas o materias en las que quienes realmente ejercen la profesión y, lógicamente, saben sobre sus contenidos, no tienen una titulación académica oficial que les respalde o que poseen, simplemente, un conocimiento profesional basado solamente en la experiencia y la práctica que, aun siendo también muy importante, les impide desarrollar un módulo en todos los ámbitos que contempla la administración educativa. Es decir, el profesor especialista, normalmente sin titulación, sería aquel que realiza las tareas prácticas que el profesor titulado no desarrolla en su actividad profesional habitual. Conviene recordar el enunciado del artículo 95.2 de la LOE, referido a la posible participación del profesor especialista:

Excepcionalmente, para determinados módulos se podrá incorporar, como profesores especialistas, atendiendo a su cualificación y a las necesidades del sistema educativo, a profesionales, no necesariamente titulados, que desarrollen su actividad en el ámbito laboral. Dicha incorporación se realizará en régimen laboral o administrativo, de acuerdo con la normativa que resulte de aplicación (el subrayado es nuestro).

La figura del «profesor especialista» pues, única atribución docente mediante la cual los protésicos dentales pueden participar en la formación de los futuros protésicos dentales, no es la adecuada para definir al titulado en prótesis dental, ya que dicha figura, la del «especialista», queda reservada para un perfil profesional menos cualificado y, de facto, con una dependencia académica a una titulación superior dentro de su ámbito profesional, cuestión que no se da en el caso de los protésicos dentales, al no existir una titulación superior a la suya en el ámbito de la prótesis dental y que, además, es la única válida y reconocida legalmente para ejercerla.

Pero, además, desde la propia ley de educación actual (LOE) en su artículo 95.1 se contempla poder habilitar nuestra titulación y poder participar de manera real y efectiva:

Art. 95.1: «Para impartir enseñanzas de Formación Profesional se exigirán los mismos requisitos de titulación y formación establecidos en el artículo anterior para la educación secundaria obligatoria y el bachillerato, sin perjuicio de la habilitación de otras titulaciones que, a efectos de docencia pudiera establecer el Gobierno para determinados módulos, previa consulta a las Comunidades Autónomas» (el subrayado y negrilla es nuestro).

No me cansaré de preguntar por qué después de tantos años de formación reglada pública de los estudios de prótesis dental, aún no se ha habilitado la titulación de prótesis dental a «efectos de docencia» para «determinados módulos» como pudiera ser el de «Prótesis sobre Implantes» o cualquiera de los que recoge el nuevo título de Prótesis Dental.

Pues bien, aún así, el nuevo título, para el módulo de «Prótesis sobre implantes», sólo contempla la participación de profesores de Procesos Diagnósticos Clínicos y Productos Ortoprotésicos del Cuerpo de Catedráticos de Enseñanza Secundaria y de Profesores de Enseñanza Secundaria. Vale la pena decir que la cualificación en prótesis dental sí contemplaba la participación de Técnicos Superiores en Prótesis Dental de manera clara y explícita para este módulo como queda evidenciado en el siguiente texto:

Perfil profesional del formador o formadora:

1. Dominio de los conocimientos y las técnicas relacionados con el diseño, preparación, elaboración, fabricación y reparación de prótesis dentales implantes, que se acreditará mediante una de las formas siguientes:

– Formación académica de Técnico Superior o de otras de superior nivel relacionadas con este campo profesional.

– Experiencia profesional de un mínimo de 3 años en el campo de las competencias relacionadas con este módulo formativo.

2. Competencia pedagógica acreditada de acuerdo con lo que establezcan las Administraciones competentes.

Bajo estas premisas tan preocupantes, los contenidos de este módulo que contempla el nuevo título casi pasan a un segundo plano. No obstante, conviene también analizar algunos aspectos de interés sobre los mismos.

Como hemos hecho en otros módulos vale la pena incidir sobre la redacción y secuenciación de los contenidos del módulo, ya que contrastan, en cuanto a elaboración y precisión conceptual, con el módulo de la cualificación en «Prótesis dental».

Redactado de la cualificación profesional sobre la elaboración de la estructura secundaria y acabado de la prótesis dental:

C4: Determinar y aplicar el proceso de repasado y, si es necesario, microfresado, de la barra o la estructura metálica realizada y obtener la estructura secundaria.

CE4.1. Diferenciar y describir las técnicas y máquinas de fresado y microfresado, así como los principios mecánicos de su funcionamiento.

CE4.2. En un supuesto práctico de acabado de la estructura primaria: repasar y fresar la estructura primaria para obtener una textura superficial lisa, brillante y, en su caso, con el grado de convergencia adecuado.

CE4.3. En un supuesto práctico de obtención de la estructura secundaria: modelarla en cera y/o materiales plásticos calcinables, según el diseño indicado para la prótesis a realizar, mediante la técnica seleccionada.

CE4.4. En un supuesto práctico de acabado de la estructura secundaria: realizar el repasado y pulido de la estructura secundaria utilizando los elementos rotativos de corte, abrasivos y para obtener la textura superficial adecuada.

CE4.5. En un supuesto práctico de incorporación de elementos retentivos en la prótesis removible sobre implantes: incorporar a la estructura secundaria o de refuerzo interno de una prótesis removible, los elementos que permiten la retención de la prótesis según el tipo de restauración y la técnica seleccionada.

C5.: Realizar una prótesis removible sobre implantes o una prótesis híbrida de resina implantosoportada sobre distintas estructuras metálicas y atendiendo a los criterios estético-funcionales del caso.

CE5.1. En un supuesto práctico de montaje de dientes: realizar el montaje de dientes sobre la estructura implantosoportada según la técnica adecuada, atendiendo a criterios estético-funcionales y según el esquema oclusal indicado.

CE5.2. En un supuesto práctico de encerado y modelado de la base de la prótesis: encerar y modelar las bases teniendo en cuenta los rasgos morfológicos de los tejidos blandos y del contorno dentario.

CE5.3. En un supuesto práctico de procesado del material acrílico de la prótesis: realizar el procesado del material acrílico, termo o autopolimerizable, mediante la técnica de llaves de silicona y de enmuflado.

CE5.4. En un supuesto práctico de reajuste oclusal después de obtener la prótesis: realizar el reajuste oclusal mediante la técnica de tallado selectivo en el articulador.

CE5.5. En un supuesto práctico de acabado de la prótesis removible o híbrida sobre implantes: realizar el repasado y pulido de la prótesis dental, utilizando los elementos rotativos de corte, abrasivos y para obtener brillo adecuados.

CE5.6. Establecer y definir los criterios para realizar el control de calidad que permitan comprobar la oclusión, el ajuste, la estética, el color y el grado de higiene de la restauración.

CE5.7. Identificar y describir el proceso de desinfección, envasado individual, etiquetado y embalaje según las normativas técnico-sanitarias vigentes.

Equivalente del redactado en el nuevo título de Prótesis Dental:

6. Confecciona sobredentaduras sobre implantes, relacionándolas con la prescripción facultativa.

Criterios de evaluación:

a) Se han analizado las características del trabajo solicitado en la receta protésica en sobredentaduras sobre implantes.

b) Se ha descrito el protocolo de trabajo en sobredentaduras mucosoportadas y de soporte mixto.

c) Se han analizado los sistemas retentivos de las sobredentaduras.

d) Se ha elaborado la prótesis con las barras o con bolas como elementos retentivos.

e) Se ha definido el ajuste pasivo.

f) Se han definido las características de los componentes de una sobredentadura de soporte implantario.

g) Se ha confeccionado la mesoestructura y la supraestructura.

h) Se ha acondicionado el producto para proceder a su embalaje y entrega según los criterios y normativa técnico-sanitaria establecida.

i) Se han registrado los datos en la documentación técnico-sanitaria.

Aun así, con respecto a los contenidos, quizás lo más grave sea haber obviado tres tipos de prótesis que, si bien sí formaban parte de este módulo en la cualificación, en el título no se contemplan: las prótesis provisionales sobre implantes, las prótesis híbridas y las epítesis o prótesis extraorales. Efectivamente, en la cualificación por fin se había previsto incluir en el plan de estudios del protésico dental algo que siempre ha estado presente en nuestro sector y que siempre hemos realizado nosotros: las epítesis o prótesis extraorales. En concreto quedaban desarrolladas en la Capacidad nº 7 del módulo de «Prótesis sobre implantes» de la siguiente manera:

C7: Realizar prótesis extraorales implantosoportadas o adheridas con la técnicas y materiales adecuados atendiendo a los criterios estético-funcionales adecuados al paciente.

CE7.1. Describir y definir los distintos colores de piel y las distintas peculiaridades que pueda presentar.

CE7.2. Describir y definir los distintos rasgos morfológicos de la anatomía específica para la elaboración de prótesis extraorales.

CE7.3. En un supuesto práctico de obtención de prótesis extraorales implantosoportadas:

– Modelar en el modelo obtenido y con los materiales indicados incorporando, si es necesario, los materiales de relleno internos y las distintas preformas que permitan reproducir la morfología adecuada atendiendo a los requisitos estético-funcionales del paciente.

– Realizar las rectificaciones y modificaciones morfológicas y cromáticas, detectadas en la prueba de la prótesis extraoral, incorporando, si es necesario, los distintos elementos retentivos.

– Realizar el proceso de enmuflado y polimerización de los materiales, incorporando aquellos que, por su naturaleza y color resulten los más adecuados, y recuperar la prótesis con el fin de proceder a su desbastado y pulido mediante la aplicación de los cepillos, discos de tela, ceras y líquidos de silicona adecuados.

– Realizar la individualización cromática de la prótesis mediante el análisis del paciente, incorporando los maquillajes adecuados para alcanzar su integración estética.

– Verificar la adecuación de la prótesis extraoral acabada con la prescripción facultativa y cumplimentar la «declaración de conformidad» y la «tarjeta identificativa» de acuerdo a las normativas técnico-sanitarias vigentes.

– Realizar el proceso de desinfección, envasado individual definitivo, etiquetado y embalaje de la prótesis extraoral acabada de acuerdo a las normativas técnico-sanitarias vigentes.

Finalmente, también en el análisis de este módulo, creo que conviene reflexionar sobre la calidad de enseñanza que van a recibir en el módulo «Prótesis sobre implantes» los futuros protésicos dentales, en los centros de titularidad pública, si sus profesores no son protésicos dentales. Después de constatar en un módulo tan significativo y tan importante como es el de la «Prótesis sobre implantes» este hecho, cabe preguntarse ahora, aunque sea retóricamente, las siguientes cuestiones: ¿Qué enseñanza van a recibir los futuros protésicos dentales sin profesores protésicos dentales? ¿Por qué no se pone fin a esta situación que padecemos desde hace casi 20 años? ¿Por qué en los centros públicos no se pide acreditación y experiencia profesional a los profesores titulares de los módulos? Si contestando a estas preguntas se sigue sin hacer nada para solucionar el problema de la formación de los protésicos dentales en centros públicos, que las administraciones educativas no se atrevan a hablar de una Formación Profesional de calidad.

ARTÍCULO ELABORADO POR:

José Mª Fonollosa Pla, Técnico en Prótesis Dental, Licenciado y Magíster en Ciencias de la Educación, www.josemariafonollosa.com