El Dr. Luis María Ilzarbe (Valencia, 1955) es médico estomatólogo por la Universidad de Valencia (1982). Vocal de la Junta Nacional de la SEI. En la actualidad, se encuentra en excedencia voluntaria del ejercicio público como estomatólogo militar y desarrolla la práctica privada en Valencia en Cirugía Oral e Implantología como director médico de la Clínica Ilzarbe.

—¿Cuándo se empezó a gestar el XXVI Congreso Nacional y XIX Congreso Internacional de la SEI?

—Valencia lleva sonando como sede para el congreso de SEI desde hace ya unos años, pero por «a» o por «b» no he podido hacerme cargo del compromiso. La incorporación a mi equipo de jóvenes odontólogos en los dos últimos años (mis dos hijos, Marta y Luis María, mi sobrino Ricardo y mi yerno Fernando García Sala), de sólida formación y muchas ganas, fue la razón que me decidió a presentar una candidatura para presidir el Congreso. Así, he de decir que mi presidencia no es una presidencia al uso sino que se trata de una especie de presidencia colegiada pues el peso del Congreso lo lleva mi joven equipo.

Decía mi sabio paisano Berlanga que su verdadera profesión era vago, pero que no ejercía. Yo estaba pensando en este atractivo ejercicio profesional, pero he tenido que posponer la intención, de momento, para seguir ejerciendo la implantología aunque sólo hasta el final de mayo 2012. Luego vuelvo a la hamaca con las razones de mi paisano.

La filosofía del congreso, por supuesto, es la enseñanza de los avances y el objetivo eminentemente práctico, a fin de que el mismo lunes 28 de mayo los asistentes apliquen en su beneficio y de sus pacientes lo último del saber implantológico.

—En todos estos años, ¿cómo ha evolucionado el campo de la implantología en nuestro país?

—La implantología en España no sólo es una implantología de cantidad sino de calidad. La proliferación de dictantes españoles en congresos Internacionales es la constatación de esta realidad. La excelencia en implantología la tenemos dentro de nuestras fronteras. Es cierto que hay dictantes extranjeros de categoría, y con ellos hemos contado como dictantes, pero nuestros científicos están a la altura. Evidentemente, siendo nuestro país cabeza en cuanto a número de implantes colocados (lo que implica que la economía la utilizan nuestros paisanos en este sentido), la calidad de los científicos va paralela.

La implantología es un gran adelanto en la ciencia odontológica, pero la práctica diaria nos señala que la panacea está por llegar. La implantología no es el remedio para todos los males como se nos quiso presentar. Como todo en la vida, tiene sus virtudes, grandes virtudes, pero tiene sus defectos. Es necesario saberlo, y hacerlo conocer a nuestros pacientes que, en ocasiones, vienen con excesivas alegrías a nuestras consultas.

 —¿Qué lugar ocupa en este momento la Implantología dentro de la Odontología?

—Un lugar principal. Claro está. Hay un conjunto de razones. Destacaría la razón científica, el progreso científico y el gran aporte que supone la implantología para la salud del ser humano, y la razón económica. Con la implantología se gana dinero. Todo el mundo lo gana… Pero aquí es conveniente para no pillarse los dedos hacer caso de los sabios de la ciencia, algunos por desgracia ya fallecidos como el Dr. Emiliano Sada quien nos enseñaba que en implantología hay que saber decir no. Una gran enseñanza. A veces por querer ganar un duro se acaban perdiendo cinco.

—Volviendo al Congreso, ¿qué podrán encontrar los asistentes dentro del programa científico del mismo?

—Elementos prácticos, fundamentalmente. Un Congreso debe ser una puesta al día en los últimos avances. Y es lo que hemos pretendido al elegir el programa científico. Los talleres serán muy importantes también por su carácter eminentemente práctico. A los dictantes, de gran calidad y que han sido seleccionados meticulosamente, les hemos pedido que hagan hincapié en la practicidad. Lo valioso es que cada asistente salga del Congreso con enseñanzas de trabajo diario para aplicar inmediatamente en sus consultas.

Siguiendo esta filosofía, de mi cosecha ha sido la mesa de trabajo jurídica. Javier Peris, abogado del colegio de médicos de Valencia y Francisco Monterde, magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo en Madrid, nos darán las claves para huir, en lo posible, de complicaciones jurídicas. Preocupa que la mayor cantidad de demandas en Odontología sea contra los implantólogos. Debemos hacer caso del consejo de los abogados.

Muy importante también, y en el mismo sentido práctico, es la mesa de comunicación. Será dirigida por dos eminentes doctores con gran veteranía en internet: Alonso Casuscelli y Nicolás Olmedo, presidente internacional de AIIP.

—¿Qué criterios se han seguido para escoger a los conferenciantes?

—Evidentemente, criterios de calidad. Muchos de los dictantes son mis amigos y amigos de los integrantes de los comités organizador y científico, pero desde un principio mis normas hacia los comités han sido estrictas: lo primero en la selección debe ser la calidad. Después están los lazos de amistad, las copas y demás. Pero nunca hubiera consentido un petardo como ponente por la razón de que es amigo de éste o del otro. Lo cortés no quita lo valiente. Soy partidario, siempre, de la ciencia y de la diversión. Pero por orden.

—Además de las conferencias, se han organizado diferentes talleres. ¿Sobre qué versarán los mismos?

—Periimplantología, Dr. Caffesse. Muy interesante. También Cirugía Guiada de Nemotec. Estética y Prótesis con BioHorizons. Estamos cerrando un par de talleres más. El interés es destacado.

—¿Pensando en qué tipo de profesionales dentales se ha elaborado el programa científico de esta reunión?

SEIcartel

—Indudablemente, y aunque no hemos descuidado a los profesionales ya formados, pensamos fundamentalmente en los jóvenes que son el futuro. Es la razón por la que he dejado a los jóvenes de nuestro comité organizador y científico la confección del programa. Ellos son los que entienden sobre lo que quieren y sobre lo que han de escoger. Los veteranos estamos para modular. Es una importante función. El consejo de la experiencia, pero para ellos la decisión. A este respecto quiero destacar el papel sabio que ha ejercido el profesor Peñarrocha, presidente de nuestro comité científico. Es un hombre que se ha limitado, de manera acertada, a aportar las pinceladas de calidad, exclusivamente. Ha llevado el mando en lo científico pero dejando hacer. Se lo agradecemos.

Los técnicos de laboratorio, así como las higienistas, tienen una presencia destacada en nuestro Congreso. Me he valido de un profesional técnico de gran valía, Sr. Josep Grau, usando y abusando de la amistad que nos une desde hace años. A mi juicio la política con los técnicos desde el colectivo odontológico es desde tiempo errónea y es una política que ha llevado a un desencuentro continuado. Esto no es bueno en absoluto para el paciente, que es el fin primordial de la acción implantológica, no lo olvidemos. Odontólogo y técnico deben ir de la mano. La colaboración es íntima y la colaboración correcta viene de la amistad. Hemos organizado un symposium de la mano de Grau para los técnicos con aportes profesionales excelentes. Este nuevo enfoque en la relación odontólogo/técnico que lanzamos en nuestro Congreso está siendo muy bien asumido por el colectivo técnico y se nota en las opiniones que recibimos.

—¿Qué número de inscripciones esperan recibir?

—Valencia es una capital dinámica, antigua y moderna a la vez. Amante tanto de las tradiciones como de los avances. El sello Valencia es un atractivo por sí mismo. No sorprende que Valencia sea en estos momentos el principal destino de alumnos extranjeros Erasmus. Disponemos de cuatro facultades de Odontología que congregan un gran número de alumnos. La inscripción ya es, en estos momentos, abundante y por lógica el número de asistentes finales lo será. No nos cabe duda. Estamos en tiempos de crisis y somos conscientes de ello. El precio de las inscripciones se ha adecuado a las circunstancias y esto está dando resultados. La gente quiere y nosotros procuramos que puedan.

—En cuanto a la sede del congreso, ¿por qué se ha elegido el Palacio de Congresos de Foster?

—Es emblemático, caro,… pero lo caro siempre resulta barato. El Palacio de Congresos de Valencia es, en estos momentos, el mejor palacio de congresos del mundo. Su estructura y dotación, material y de personal, es modélica. Todo cuanto necesita la celebración de un gran congreso lo dispone el palacio de Valencia. Tanto las aulas científicas como el espacio para la exposición comercial son idóneos.

—¿Está prevista alguna actividad social?

—La gran oferta lúdica de Valencia es incuestionable. Los estudiantes extranjeros acuden como moscas a la fiesta de Valencia vía becas Erasmus. La fiesta en Valencia, más contando con la afluencia mayoritaria de gente joven y la belleza de la mujer mediterránea, va a ser un problema, que gestionaremos convenientemente para que todo sea compatible. Ciencia y placer.

—¿Cuál es el papel de las firmas comerciales en el Congreso?

—Fundamental. No encuentro las palabras suficientes. El aporte económico que las firmas comerciales realizan al congreso es el todo que precisa un congreso para poder ser celebrado. Nunca dejo de recordar en cada reunión del comité organizador con la secretaría técnica la obligación de ajustar todos los tiempos y la infraestructura del Congreso al contacto con las firmas comerciales. Deseo desde estas líneas agradecer de corazón a todas las firmas comerciales su apoyo en estos tiempos especialmente difíciles.

Las firmas más importantes de la especialidad están presentes en nuestro Congreso pues son conscientes de que a un Congreso de SEI no se puede faltar. La SEI es la sociedad que, por su misma definición, representa a la implantología en España y todas las firmas más importantes tienen presente esta razón. Estamos agradecidos a todas ellas, claro está, pues todas hacen un esfuerzo económico (en especial en estos tiempos amargos). Pero los números mandan: BioHorizons se ha empeñado a fondo con nuestro congreso y, por supuesto, es de ley por mi parte agradecerlo. BioHorizons ha invertido una cantidad ingente de dinero en el Congreso de Valencia comenzando desde el patrocinio del cóctel de bienvenida, siguiendo por uno de los talleres así como trayendo a dos destacados conferenciantes internacionales.

—¿Aportaría algún otro argumento que anime a los profesionales a la asistencia al Congreso?

—Indudablemente, hemos preparado un programa científico muy atrayente con figuras de renombre nacional e internacional como los Dres. Mariano Sanz, Hernández Alfaro, Aparicio, Neves, Lyndon Cooper, Canulo, Sicilia, Jiménez, Cardaropoli y Juan Blanco, entre muchos otros. En estos momentos, ya observamos la gran expectación que ha generado el taller de cirugía mucogingival del eminente profesor Raúl Caffesse, tendremos talleres de cirugía guiada y de manejo estético dictados por ponentes de un altísimo nivel como los Dres. Steigman y Ganz. Hay ya muchas inscripciones tanto de jóvenes de distintas universidades que están aportando un buen número de comunicaciones libres y pósteres de gran calidad científica. El comité organizador ha establecido numerosos premios.

Desearía agradecer a la presidenta de SEI y a su equipo la facilidad que en todo momento han concedido tanto al comité organizador de Valencia SEI 2012 como a la secretaría técnica Geyseco en todo lo concerniente a gestiones y organización. Su discreción entendiendo nuestro proceder ha sido modélico. Han aportado su experiencia de años pero sin inmiscuirse en la organización más allá de sus opiniones de peso.

Más información: www.sei2012.com