Agentes de la Policía Nacional de Alicante detuvieron a principios de octubre a dos hombres, gerentes de una clínica dental situada en el centro de la ciudad, acusados de estafar a una docena de clientes al cobrar por anticipado los tratamientos bucodentales y cerrar el negocio sin previo aviso y sin culminar los servicios.

Los hechos tuvieron lugar hace unos meses, cuando varios clientes denunciaron en la comisaría del distrito centro que habían iniciado tratamientos bucodentales en una céntrica clínica dental de Alicante y la misma había cerrado sus puertas sin avisarles previamente ni indicarles cómo iban a continuar o finalizar los tratamientos que ya habían pagado por adelantado, atraídos por las ofertas y descuentos que los delincuentes ofrecían a los pacientes a cambio de realizar el pago en metálico y por adelantado.

Los presuntos estafadores aprovecharon el mes de agosto para anunciar que cerraban por vacaciones y así no levantar sospechas, dándoles tiempo a planificar su huída. Inmediatamente después de tener conocimiento de lo ocurrido, policías del grupo de investigación iniciaron las gestiones tendentes a esclarecer los hechos y averiguaron que dicha clínica había estafado de esa forma a unas doce personas, entre las que se encontraban pacientes con tratamientos a medias y trabajadores (protésicos y dentistas) que no cobraron sus sueldos, causando con ello un perjuicio económico aproximado de 30.000 euros, por lo que identificaron y detuvieron a los dos socios.