Son variadas las soluciones que podemos dar en el laboratorio dental a los pacientes desdentados totales con implantes. La mayoría de las veces, y sin estudio previo, se nos demanda realizar estructuras implantosoportadas con recubrimiento cerámico, o supras y meso estructuras cerámicas, olvidándose de un sistema mucho más estético en algunos casos, que por llevar la palabra resina parece ser de segunda categoría. Las híbridas atornilladas, tal vez sea la primera solución que se dio al paciente edéntulo total portador de implantes ya en el año 1965 por el doctor Branemark, y al día de hoy es una solución totalmente viable en muchos casos.

Descargar

El caso que vamos a realizar, es a una paciente desdentada total, portadora desde hace varios años de prótesis removible con una acusada pérdida de hueso, a la cual le fue realizada una regeneración ósea con hueso de cadera para colocarle los implantes.

Lo primero que recibimos en el laboratorio es una impresión con los transfers posicionados (Figura 1) a la cual atornillamos unas réplicas y procedemos a su vaciado con escayola tipo IV (Figura 2). De ese modo obtenemos unos modelos precisos (Figuras 3 y 4).

Tras la confección de unas planchas base para la toma de registros oclusales, procederemos a su montaje en articulador (Figura 5).

Es en este momento cuando debemos estudiar cuál es la solución protética más adecuada para este caso y no debemos realizar esta prótesis decidiendo por un presupuesto dado con anterioridad.

En este caso nos encontramos con una altura intercrestelar desmesurada (Figura 6), pero esta es la altura que tiene la paciente y las prótesis que actualmente lleva, con las cuales se encuentra cómoda y estéticamente habituada (Figura 7). Hacemos un montaje para valorar oclusión, forma de diente y estética (Figuras 8 y 9).

Cuando en clínica han realizado la prueba intraoral y nos dan el visto bueno, procedemos a realizar la estructura metálica atornillada. Para ello lo primero es realizar un frente con silicona pesada, retiramos la cera y los dientes (Figura 10) y posicionamos los anillos calcinables con tornillos de trabajo (Figura 11), aliviando la encía con cera y colocando resina fotopolimerizable sobre ella (Figura 12); con vapor de agua, retiramos el alivio de cera y terminamos, con ayuda del frente de silicona que nos da la posición de las piezas, el encerado de nuestra estructura (Figuras 13-15).

En este momento procedemos a su revestido en material refractario para su paso a metal. Mucho podríamos hablar de qué metal se debería utilizar para esta fundición, pero este no es el objeto de este artículo. Hoy en día se utilizan todo tipo de metales, nosotros vamos a realizarlo con una aleación de Cr.Co. para cuya fusión utilizaremos una máquina de fusión por resistencia eléctrica en cámara inerte con gas argón (Figura 16) que tras conseguir la fusión líquida realiza el vacío dentro de la cámara y por gravedad y presión rellena el cilindro donde está la estructura, cuando el metal se enfría realizamos la limpieza del colado con un chorro de arena y a continuación comprobamos su ajuste sobre el modelo (Figuras 17 y 18) tras lo cual se envía a clínica para su supervisión intraoral (Figura 19).

Una vez realizada ésta, procedemos al montaje de dientes sobre la estructura, utilizando el frente de silicona pesada para posicionarlos, se comprueba la oclusión y estética, y se recomienda realizar una última comprobación en boca (Figura 20).

Después de dicha comprobación final, procederemos a la fijación del acrílico a la estructura. Limpiamos bien la estructura y pulimos los anillos metálicos de apoyo; acondicionamos la estructura con un adhesivo y colocamos el opaquer a dos colores según la zona del acrílico a revestir (Figuras 21 y 22). Colocamos nuevamente los dientes acrílicos utilizando el frente de silicona y los pegamos a la estructura con composite fotopolimerizable dual (Figuras 23-25). A continuación realizamos el modelado de la falsa encía con cera y posteriormente se mecaniza en acrílico, para ello utilizamos resina de termocurado bajo presión, para lo cual utilizamos muflas específicas (Figura 26), desenmuflamos, repasamos y pulimos el acrílico (Figuras 27 y 28). Teniendo así nuestro trabajo terminado y listo para enviar a la clínica para su colocación en boca.

Creo que no podemos despreciar esta sistemática de trabajo por no llevar la palabra cerámica incorporada, siendo demostrable que en muchos casos la estética de híbridas atornilladas y sobredentaduras es muy superior a una rehabilitación implantosoportada con recubrimiento cerámico.

Bibliografía
1. Winkelman R, Orth K. Dental implants. Fundamental and advanced laboratory technology.

2. McCabe JF. Anderson"s applieeds dental materials.

3. López Álvarez J. Técnicas de laboratorio en prótesis fija.