Según un estudio realizado por investigadores japoneses y publicado en Behavorial and Brain Functions, la pérdida de piezas dentales podría ser un factor indicativo de un mayor riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la demencia y pérdida de memoria como el alzheimer.

En este estudio participaron más de 4.200 personas de 65 años de edad en adelante, a los que se les realizaron exámenes de salud dental y psicológicos. Entre los participantes que habían conservado pocas o ninguna pieza dental se observó una mayor incidencia de los problemas de memoria así como de casos de alzheimer en sus estadios iniciales.

Según Nozomi Okamoto, que ha liderado la investigación, las infecciones de las encías que provocan la periodontitis y la pérdida de piezas dentales pueden liberar al torrente sanguíneo sustancias que a su vez contribuyen a la inflamación del tejido cerebral, que provoca la destrucción de neuronas y acelera la pérdida de memoria, propia de demencias como el alzheimer.