A la derecha, el Dr. Juan Carlos Llodra, vocal del Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España, profesor de la Universidad de Granada y Dentista del Año 2009. Junto a él, D.Fernando Martín, director de Comunicación del Consejo General

Con motivo del Día Mundial de la Salud Bucodental, el Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España presentó en rueda de prensa su nuevo estudio, La Salud Bucodental en España 2020, donde se analiza cómo evolucionará la Odontología en nuestro país en los próximos diez años, periodo en el que se prevé que el número de dentistas aumente en un 50%.

En los últimos 20 años el número de facultades de Odontología se ha incrementado en un 90% y el número de alumnos lo ha hecho en un 155%. Este exceso de profesionales, según los expertos, provocará cambios significativos en la forma de entender el ejercicio profesional, que pasará de realizarse por cuenta propia e individualmente a trabajar agrupados con otros profesionales en policlínicas, aseguradoras o franquicias.

El Consejo General de Dentistas de España ha presentado, el 9 de septiembre, un nuevo estudio prospectivo que, bajo el título “La Salud Bucodental en España 2020”, analiza la evolución de la Odontología y la Estomatología española para los próximos diez años. La publicación se ha realizado bajo la coordinación de los Doctores Juan Carlos Llodra de la Universidad de Granada y miembro del Comité Ejecutivo del Consejo General de Dentistas, así como por el Dr. Denis Bourgeois de la Universidad francesa de Lyon.

El método empleado para realizar el estudio ha sido el Delphi, mediante la cual un grupo de 24 expertos han abordado las principales tendencias y retos que se presenta en el ámbito de la Odontología a largo plazo. Entre ellos, se ha contado con ocho representantes de distintas sociedades científicas, cinco representantes de universidades, cuatro profesores universitarios, dos expertos procedentes de la administración pública, cinco representantes de colegios profesionales de dentistas de españa, un representante de jóvenes dentistas, y tres consultores externos.

En cuanto a las principales preocupaciones que apuntan los expertos del estudio, destacan aquellas relacionadas con la situación laboral de los odontólogos y estomatólogos. En este sentido, cabe señalar que la evolución del número de dentistas tiende al alza, con una mayoría que opina que este aumento tendrá lugar sin ningún tipo de control por parte de las Instituciones Públicas.

Este hecho provocará que, hasta 2020, la población de los profesionales de la salud oral en España se incremente alrededor del 50%, pasando de 26.725 dentistas a un total de 39.709. Por su parte la población en España crecerá en torno al 2%, pasando de los 46.072.834 habitantes actuales a 47.037.942 en 2020, según datos del Instituto Nacional de Estadística. Con estas cifras, se espera que se produzca un descenso en el número de visitas por dentistas, al igual que ocurrió entre 1987 y 1997 periodo en el que descendió el número de visitas por dentista en más del 40%. En aquella ocasión, el número de dentistas creció más del 135%, mientras que la población española lo hizo en un 2.5%.

Con estas cifras se espera que, en el año 2020, el ejercicio profesional de la Odontología sea más difícil y que la calidad de vida de los odontólogos empeore. Habrá cambios en la forma en la que, tradicionalmente, se ha ejercido la profesión en España. De modo que se prevé que descienda el número de autónomos con clínicas unitarias, y que aumente el pluriempleo por lo que se trabajará más para varias clínicas a la vez o para otros dentistas. Ascenderá también el trabajo realizado de forma agrupada en policlínicas, aseguradores o franquicias. Actualmente en torno al 90% de los dentistas son autónomos y se prevé que esta cifra pueda descender hasta el 70% en 2020.

Este aumento de profesionales provocará que el número de dentistas que salgan a trabajar fuera de España no disminuya. Tampoco se espera que descienda el número de profesionales extranjeros que vengan a trabajar a nuestro país. Se calcula que aproximadamente unos 600 dentistas españoles trabajan en el extranjero, fundamentalmente en el Reino Unido, mientras que alrededor de 5.300 dentistas que trabajan en nuestro país —el 20% del total de profesionales— son titulados en universidades extranjeras.

Otro de los aspectos que también preocupa al panel de expertos participantes es el alto número de alumnos que se acogen cada año en las universidades de Odontología privadas, frente al que lo hace en las públicas. De este modo, en las 12 facultades públicas se han acogido en 2010 a un total de 4.173 estudiantes, mientras que en las 5 facultades privadas se matricularon 4.103 alumnos. A estos datos hay que añadir que, próximamente, abran otras dos nuevas facultades en Valladolid y Tenerife, lo que Incrementará los 8.276 estudiantes actuales. Asimismo, es reseñable el aumento tanto en el número de estudiantes como de facultades en los últimos 20 años. En este sentido, en 1990 había en España 9 facultades donde se matricularon un total de 3.250 alumnos, por lo que el número de alumnos en los últimos 20 años se ha incrementado en un 155% y el número de facultades lo ha hecho en un 90%.

Por otro lado, el nuevo perfil del dentista se definirá como un profesional más joven. La edad media actual está cercana a los 40 años y la previsión para 2020 es de 38 años. Además, el número de mujeres superará al de varones dentistas. Las mujeres dentistas representan actualmente el 44% del total y pasarán al 53% en 2020. Al mismo tiempo, se producirá un mayor grado de especialización, destacando la ortodoncia y la implantología, que aumentarán de forma clara. En cuanto a la formación universitaria, así como la formación continuada y de postgrado se hace necesaria que los contenidos se reciclen en materia de los factores de riesgo y el diagnóstico de lesiones orales.

Situación epidemiológica
Al analizar la situación epidemiológica de aquí a 2020, los expertos apuntan que la incidencia del cáncer oral se estabilice debido a la previsión de que se reduzca el consumo del tabaco y la incorporación de pruebas de diagnóstico más sensibles y específicas que permitan detectar mejor esta enfermedad.

Actualmente, en España, entre 8 y 10 personas por cada 100.000 habitantes se les diagnostica cada año esta enfermedad y se espera que esta cifra no aumente en los próximos diez años.

En cuanto al número de caries dentales se espera que no disminuya, manteniéndose la cifra actual de cerca del 95% de afectados en la población adulta española. Por tipo de caries, las que se localizan en la raíz aumentarán en la población de entre 65 y 75 años. Actualmente, el número de caries radiculares está en 0,78 caries por persona, afectando al 34% de la población de 65-74 años.

Las bolsas moderadas (piorrea de grado moderado) aumentarán entre la población de 65 a 74 años.

Actualmente, en España, sufren esta enfermedad el 27% de ese grupo de edad. También se prevé una tendencia al aumento de la patología de la articulación temporomandibular ocasionado por el estrés y la ansiedad. Cerca del 30% de la población adulta española tiene problemas hoy en día con en este tipo de patología. Por otro lado, se espera que el número de casos de maloclusiones no disminuya, manteniéndose o incluso aumentando los casos. Actualmente, uno de cada cuatro niños españoles presenta maloclusión. A pesar de estas puntualizaciones, en general, los expertos coinciden en que se producirá una estabilización de la mayoría de las patologías analizadas.

Demanda de servicios y tratamientos Odontológicos
La previsión para 2020 es que la demanda global de los cuidados dentales aumente en 2020 tanto en la población más joven (de 0 a 12 años), como en la tercera edad (a partir de los 65 años). En este sentido, los niños con dentición temporal y la población de la tercera edad se perfilan como los dos grandes grupos que aumentará la demanda de tratamientos dentales en el futuro. Entre los tratamientos más requeridos destacan los estéticos, los implantes, la ortodoncia y los relacionados con la prevención. Por el contrario, las extracciones y los tratamientos de prótesis removibles verán reducida su demanda.

Entre los motivos por los que aumentará esta demanda destaca que España es el cuarto país de la Unión Europea con menor tasa de visitas periódicas al dentista. Por otro lado, hay un importante grado de patologías que no están siendo tratadas actualmente y que tendrán que hacerse en los próximos años.

Además, el envejecimiento de la población también conllevará un aumento de la demanda. También se prevé que aumente considerablemente los tratamientos sugeridos por los odontólogos y que la población inmigrante juegue un papel importante a la hora de contribuir a aumentar las necesidades de los cuidados bucodentales en todas las edades.

En lo que se refiere a los productos, existe gran consenso en que el cepillo de dientes es el único producto cuya demanda experimentará un claro aumento.

Cobertura en el Sistema de Salud Pública
El estudio señala que los tratamientos restauradores para la población de entre 7 y 18 años así como del colectivo de discapacitados serán asumidos por la Sanidad Pública. Por otro lado, los expertos coinciden en la conveniencia de que el Sistema de Salud Público cubra también los tratamientos preventivos en la mayoría de los grupos infantiles, los adolescentes (hasta los 18 años), y los discapacitados. En este último grupo, la cobertura debería incluir tanto los aspectos de asistencia clínica como de financiación. Asimismo, se señala que debería prestarse asistencia odontológica pública para los tratamientos restauradores como preventivos a las mujeres embarazadas.

El estudio también ha analizado los factores de riesgo que deterioran la salud bucodental, como es el consumo de tabaco, el alcohol, el estrés, la ansiedad, así como los hábitos de alimentación. En este sentido, se apunta a que sólo mejorarán los datos referidos al tabaco, donde se espera que descienda su consumo, especialmente en la población adulta, en la tercera edad y en los adolescentes. Este factor, incidirá, seguramente, en un reducción del cáncer oral y en una mejora en las enfermedades periodontales como la gingivitis (inflamación de las encías) o la periodontitis (infección profunda de la encía).