Esta exposición muestra al artista, máximo representante del Impresionismo, en el desarrollo de la abstracción posterior a la Segunda Guerra Mundial. En un amplio recorrido de su trayectoria, se analiza la persistente investigación de la luz y su variación en el tiempo, lo que obliga a Monet a trabajar con una pincelada ágil y suelta para captar la inmediatez del momento. La factura y el cromatismo de sus cuadros nos conducen sutilmente a artistas de la talla de Jackson Pollock, Willem de Koonig y otros abstractos, cuyas obras también cuelgan en esta exposición.

Monet y la Abstracción
Del 23 de febrero al 30 de mayo de 2010
Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid y Fundación Caja Madrid