Las técnicas más avanzadas en implantología se mostraron en Canarias durante los días 5 y 6 de marzo, en la celebración del “III Simposio Atlántico Implantología. Cirugía avanzada en implantes dentales”.

El encuentro, que se organizó en la sede del Colegio Oficial de Dentistas de Las Palmas, contó con la presencia del doctor José Manuel Navarro Alonso para tratar la Cirugía Avanzada en Implantes. Además. el simposio contó con la colaboración de ISI System, que trató Consideraciones Biológicas y Clínicas en la Implantología Actual, y del doctor Giller Boukhris, quien abordó “La técnica más avanzada para la elevación de seno por vía crestal: el ostéosinus”.

Las técnicas y tratamientos menos invasivos en implantología han experimentado un gran avance en los últimos años. De hecho, una vez que se ha dado respuesta a aquellos pacientes que deseaban recuperar su función masticatoria, los odontólogos trabajan cada vez más en dar respuesta a los aspectos estéticos del tratamiento. En el fondo, las nuevas técnicas buscan conseguir tratamientos que cumplan con un triple cometido de salud, función y estética.

En el momento de la introducción de los implantes en la boca, el establecimiento de un extenso periodo de osteointegración sin carga se consideraba un factor fundamental para su éxito. Hoy en día el concepto de osteointegración es un hecho clínicamente contrastado que, gracias a los avances en el campo de las superficies y de las técnicas quirúrgicas, se ha ido modificando y desviando del protocolo original. Actualmente, según explica el doctor Francisco Enrile, existen dos retos fundamentales: el paciente con maxilar atrófico, es decir escasez de reborde óseo residual y por otro lado, aquellos que buscan grandes resultados estéticos.

Además, se esta trabajando en protocolos mas cortos y predecibles. Es decir, someter al paciente al menor número posible de intervenciones, con las menores molestias posibles, y con un resultado al menos igual de predecibles que los protocolos clásicos.

Debate sobre implantología
Frente al debate sobre la idoneidad de mantener el diente enfermo intentando curarlo hasta el último momento o sustituirlo por un implante muy moderno, Enrile sostiene que lo mas importante en estos casos es la predecibilidad o durabilidad del tratamiento que propongamos al paciente y por supuesto las expectativas del paciente. “Existen paciente mas 'conservadores' que prefieren mantener sus dientes a pesar de que eso suponga correr un mayor riesgo y pacientes que desean tratamientos mas 'seguros' a largo plazo”, aduce.

En la conferencia titulada Consideraciones biológicos y Clínicas, el doctor Francisco Enrile explicó cómo en las últimas décadas se ha introducido en la práctica clínica un protocolo quirúrgico en el que se lleva a cabo la colocación del implante de forma inmediata a la extracción del diente. Los implantes inmediatos post-extracción representan una alternativa terapéutica tras la extracción dental. La decisión para emplear esta alternativa debe basarse en conseguir resultados predecibles. Diversos estudios llevados a cabo en humanos han mostrado que los implantes colocados de manera inmediata tienen un pronóstico similar a aquellos que se colocan tras un periodo de curación del hueso alveolar.

Este procedimiento tiene la ventaja de acortar notablemente el tiempo de tratamiento, pero, por el contrario, requiere una mayor precisión en la técnica quirúrgica”, alerta el doctor Francisco Enrile, quien agrega que “es necesario comprender ciertas bases biológicas y clínicas para establecer un criterio razonado que desemboque en unos resultados adecuados”.

La colocación del implante inmediatamente después de la extracción sin ser una opción carente de inconvenientes, es una opción de tratamiento que aporta beneficios tanto al profesional como al paciente.