Durante su intervención en el “I Foro del Data Privacy Institute (DPI)” sobre “Recetas para la Privacidad de Datos”, celebrado el 21 de enero en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC) en Madrid, Ignacio Alamillo, director general de Astrea, presentó un decálogo de seguridad para la e-salud que se sustenta en los siguientes puntos:

1. Proteger la intimidad y los datos personales de los clientes.

2. Proteger el secreto de las informaciones sanitarias.

3. Garantizar la autenticidad de la información sanitaria.

4. Asegurar la movilidad de profesionales y pacientes.

5. Acceder de forma segura y controlada a la información sanitaria.

6. Realizar intercambios seguros y controlados de la información sanitaria.

7. Relacionarse a distancia con los socios, los proveedores, los clientes y las administraciones.

8. Asegurar la posibilidad de explotación de la información sanitaria.

9. Conservar, custodiar y cancelar la información sanitaria.

10. Incorporar la seguridad al ciclo de vida de la información sanitaria.

En su opinión, la seguridad es un elemento clave para lograr los objetivos de los proyectos de e-salud y que se resumen en: mejorar el acceso a los registros clínicos; lograr la movilidad de los pacientes y el acceso transfronterizo a los servicios de salud; reducir los errores sanitarios y mejorar la protección de los pacientes; mejorar el acceso de pacientes y profesionales a información sanitaria de calidad; y mejorar la eficiencia de los procesos sanitarios.