Cincuenta y cinco personas de varias provincias chinas a las que se había colocado implantes dentales de níquel y cromo han experimentado reacciones adversas, como problemas renales, según un informe realizado por los abogados de los afectados que hizo público la agencia Efe el pasado 3 de abril.

Según el mencionado informe, la mitad de los usuarios de estos implantes manifestaban sentir el metal fuera de la funda de porcelana o resina, es decir, en contacto con el cuerpo.

La aleación de cromo y níquel se utiliza en todo el mundo para la confección de prótesis para reconstrucciones dentales
Junto con los problemas renales se han detectado otras reacciones tales como urticarias, dermatosis, presencia de sangre en la orina e incluso vómitos o mareos.

Los abogados están intentando llamar la atención de los departamentos sanitarios chinos para que investiguen estas reacciones de forma más profunda.

Mientras la portavoz de la Administración Estatal de Supervisión de Alimentos y Medicamentos, Yan Jiangying, ha indicado que se ha reunido a un grupo de expertos del sector para que analicen la seguridad de esos implantes, añadiendo que el resultado de dicha investigación se publicará pronto, varios expertos del sector consultados por un diario pequinés creen que ese tipo de prótesis pueden provocar reacciones alérgicas, aunque son poco usuales, pero no ven vinculación entre la aleación, que también se emplea en países como Estados Unidos y Japón, y los daños renales.