Kheira Bouazza. Médico Estomatólogo

Luis María Ilzarbe. Médico Estomatólogo / Carlos Muñoz. Profesor Titular Departamento de Microbiología. Universidad de Valencia. Valencia

Resumen
Objetivos

La cavidad bucal es uno de los hábitat microbianos más complejos y heterogéneos del cuerpo humano.

Los microorganismos anaerobios son los principales responsables de multitud de patologías de la cavidad oral. Los gérmenes anaerobios precisan un ambiente carente de oxígeno para el desarrollo idóneo de su ciclo vital y multiplicación. El ozono terapéutico proporciona de forma sencilla e inocua un medio rico en oxígeno que altera e impide el crecimiento de anaerobios patógenos. Dado que ninguna bacteria anaerobia, virus, protozoo u hongo, puede vivir en una atmósfera con alta concentración de oxígeno, todas las enfermedades causadas por estos agentes infecciosos son potencialmente curables mediante la acción del ozono. En el presente trabajo, inicio de nuestra línea de investigación, atacamos con ozono gérmenes aerobios de rápido crecimiento, Escherichia coli y Staphylococcus aureus, obteniendo sorprendentes resultados.

Pretendemos el uso final del ozono en la clínica odontológica para la terapéutica periodontal como coadyuvante eficaz de la pauta ya existente.

Diseño del estudio
Estudio in vitro de la capacidad bactericida del ozono tras aplicarlo en diferentes suspensiones de bacterias, cultivándolas posteriormente en placas de Petri con medio agar chocolate.

Resultados
Los resultados se obtuvieron mediante el recuento de colonias que evidenció una notable disminución en el crecimiento bacteriano de cada una de las placas.

Palabras clave
Ozono terapéutico, oxígeno, bacterias aerobias, agar chocolate; patógenos aerobios; patógenos anaerobios; periodontopatías; periimplantitis; halitosis; nuevas terapéuticas; desgerminación papilar; pulpitis; gingivitis; aftas; blanqueamiento dental.

Introducción
La cavidad bucal es uno de los hábitat microbianos más complejos y heterogéneos del cuerpo humano. La naturaleza anaerobia de la flora puede parecer sorprendente, considerando que la boca es fácilmente accesible al oxígeno. Es probable que la anaerobiosis se desarrolle a causa de la acción de las bacterias facultativas que crecen con materiales orgánicos de los dientes, puesto que la densa matriz de la placa bacteriana disminuye mucho la difusión del oxígeno por la superficie del diente 1.


El ozono es una forma alotrópica del oxígeno presente en la atmósfera de modo natural. El ozono es un gas azul tenue. De color opaco azul oscuro tanto en estado líquido (p.eb. -111.9º C) como sólido (p.f. -193º C). Por efecto de la fotosíntesis, árboles, arbustos y hierbas de los bosques y plancton de los océanos generan oxígeno. Éste por ser más ligero que el aire sube hacia las capas altas de la atmósfera. Allí, el oxígeno es bombardeado por rayos ultravioleta 3.

Los UV convierten el O2, dos átomos de oxígeno estable, en ozono, O3, tres átomos de oxígeno activo inestable. El ozono cae hacia la Tierra y se reparte ampliamente por la atmósfera purificando agua y aire, descomponiendo las bacterias y hongos 4.

A nivel del suelo, el ozono aparece grandemente diluido, siempre presente en mínimas concentraciones (0,001 – 0,003 ppm), y es así como lo respiramos. El umbral a partir del cual el olfato humano descubre su único, característico y punzante olor es 0,01 ppm; por debajo de este límite no puede ser olido. Este hecho, su característico olor, conduce a su nombre: la palabra ozono deriva del griego “ozein”, verbo que significa oler. No pasa a ser irritante para el humano hasta superar niveles de 0,1 ppm 4.

El ozono es reconocido por la comunidad científica internacional como uno de los más poderosos oxidantes de la naturaleza. El ozono destruye las bacterias. Este efecto puede ser atribuido a su alta capacidad de oxidación. Tiene tal poder germicida que sólo unos pocos microgramos por litro son suficientes para mostrar dicho efecto 3.

Pretendemos la utilización del ozono en odontología aprovechando su capacidad oxidativa y desgerminadora en múltiples patologías: infección de cámara pulpar y conductos radiculares, gingivitis, periodontitis, periimplantitis, estética dental (blanqueamiento), medicina bucal (aftas), halitosis, etc.

Material y métodos
Para el estudio preliminar se seleccionaron dos bacterias aerobias de rápido crecimiento y fácil manipulación: Escherichia coli (bacilo gram negativo) y Staphylococcus aureus (coco Gram positivo). De un cultivo en medio agar chocolate de 24 horas, se obtuvieron cuatro suspensiones de cada microorganismo en suero fisiológico que se ajustaron mediante nefelómetro a 0,5 de MacFarland (108 UFC/ml). Utilizamos un generador de ozono mediante descargas de arco voltaico (Seventeeth, sl., Valencia, España) (Figura 1). Posteriormente se realizó la aplicación de ozono en tres de los tubos (Figura 2), durante tiempos distintos (3, 5 y 7 minutos), y dejando el cuarto de los tubos como control. En cada caso se procedió al subcultivo en medio agar chocolate, inoculando un mismo volumen de 20 µl en cada una de las placas. Se procedió a la incubación de las mismas a 37º C durante 24 horas, tras lo cual se realizó la lectura mediante recuento de colonias.


Resultados
El recuento evidenció la disminución de colonias en relación al tiempo de aplicación de ozono, obteniéndose un mejor resultado con el aislado de S. aureus, como se observa en la Tabla 1.


Discusión
El presente trabajo pretende demostrar la potente capacidad bactericida de la aplicación de ozono a tiempos y concentraciones terapéuticas. Si bien es cierto faltaría comprobar los resultados en gérmenes anaerobios mayoritariamente implicados en procesos periodontopatógenos. Posponemos para una próxima investigación la utilización de dichas especies bacterianas y la observación de los resultados a tiempos más reducidos, para poder así determinar una pauta terapéutica ajustada a las necesidades curativas de los pacientes.


Conclusiones
Demostramos en este estudio la capacidad bactericida del ozono in vitro.

Iniciamos con este estudio una línea de investigación de laboratorio sobre la capacidad germicida del gas de ozono.

Pretendemos el uso del gas de ozono medicinal como coadyuvante antiinfeccioso en terapéutica oral para tratar variadas patologías donde los gérmenes patógenos medien etiológicamente: infección de cámara pulpar y conductos radiculares, gingivitis, periodontitis, periimplantitis, medicina bucal (aftas), halitosis, etc.

El gran poder oxidante del ozono lo utilizamos para obtener estética dental (blanqueamientos).

Correspondencia
Kheira Bouazza
Clínica Ilzarbe.
Instituto Mediterráneo.
Avenida del Cid, 40, bajo.
46018 Valencia (España) v

Bibliografía

1. Pifarré E. Patología quirúrgica oral y maxilofacial. Editorial JIMS, 1993. Barcelona.

2. Burnett George W. Microbiología y enfermedades infecciosas de la boca. Editorial LIMUSA, 1986. México.

En Internet
3. www.icqmed.com
4. www.int-ozone-assoc.org/home.htm