D.ª Margarita Alfonsel Secretaria general de FENIN Madrid

A pesar de su considerable peso económico, el sector de tecnología sanitaria continúa siendo un gran desconocido para la mayor parte de la población.Bajo esta denominación se engloba, según nos aclara D.ª Margarita Alfonsel, secretaria general de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN), una gran heterogeneidad de artículos: “desde el producto más sencillo (material de cura, jeringuillas,… ), pasando por todos los productos implantables (marcapasos, prótesis cardiacas, traumatológicas), hasta llegar al equipamiento electromédico más sofisticado”.FENIN se ha propuesto terminar con este desconocimiento reforzando la presencia del sector en los medios de comunicación. También se ha volcado en promocionar a la industria española en el exterior, para lo cual cuenta con la colaboración del ICEX.

Pregunta.¿Con qué objetivos nació Fenin?

Respuesta. Fenin se fundó hace 29 años, cuando un grupo de empresas constató que era necesario crear una asociación empresarial que defendiese los intereses de las empresas de tecnología sanitaria. De este primer núcleo se ha ido evolucionando hasta llegar a ser una asociación, única en Europa, que agrupa a toda la gama de productos de tecnología sanitaria, abarcando desde equipamiento hospitalario de alta tecnología, hasta prótesis quirúrgicas, pasando por aparatos de diagnóstico monitorización, terapia y artículos de consumo hospitalario de todo tipo.

P. ¿Cuál es el grado de representación que tiene la Federación?

R. Actualmente agrupa a más de 500 empresas, fabricantes y distribuidoras, agrupadas en asociadas, colaboradoras y miembros colectivos. En volumen de negocio, los aproximadamente 4.400 millones de euros facturados por las empresas de la Federación, representan a más del 80% del volumen total del mercado español de las Tecnologías Sanitarias. Las empresas integradas en Fenin dan empleo a 20.300 personas, según los datos obtenidos al cierre del año 2005.

P. El sector de tecnologías sanitarias es un gran desconocido,¿por qué?

R. Creemos que se debe a que es un sector heterogéneo y complejo. Tecnología sanitaria es desde el producto más sencillo (material de cura, jeringuillas,… ) pasando por todos los productos implantables (marcapasos, prótesis cardiacas, traumatológicas) hasta llegar al equipamiento electromédico más sofisticado.
Esta heterogeneidad hace que no sea fácil su identificación global.

P. ¿Tienen previsto algún plan que promueva el que este sector se conozca más y tenga más presencia en los medios?

R. Existen varias iniciativas en este sentido: por un lado se está desarrollando un estudio en colaboración con la consultora PWC, titulado Plan de Sostenibilidad del Sector de Tecnologías Sanitarias, en el que se analizará la aportación del sector a la sostenibilidad del sistema y que verá la luz en el segundo semestre de 2007.
Además se está trabajando en la creación de la Fundación Tecnología y Salud con objeto de hacer visible el valor de la tecnología sanitaria y en este marco se está desarrollando un informe titulado, Del gasto sanitario a la cuenta de resultados y de salud.
Paralelamente queremos desarrollar una campaña institucional de Fenin en los medios de comunicación escritos reforzando también el valor de la tecnología sanitaria en su conjunto así como identificando a todo el sector empresarial que representa.

P. ¿Cuál es su opinión en relación a los textos legislativos publicados en los últimos tiempos como: la Ley de garantías y uso racional de medicamentos y productos sanitarios, Real Decreto de cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud y la Ley de la Dependencia? ¿Cómo afectan al sector?

R. La industria de tecnología sanitaria es innovadora, crea empleo y aporta riqueza a nuestro país y ante este reciente entorno legislativo, que plantea múltiples incógnitas para el sector, creemos que debemos ser considerados como un agente más del Sistema Nacional de Salud y, como tal, debemos participar en todos aquellos foros donde podamos aportar conocimiento y experiencia para que este nuevo marco legislativo sea percibido como una oportunidad para su desarrollo.

P.¿Cómo interactúa el sector con las agencias de tecnologías sanitarias?

R. Desconocemos cuál será su metodología de trabajo y cómo se coordinarán entre ellas, pero creemos que la actividad de las Agencias de Evaluación de Tecnología Sanitaria debe circunscribirse a la elaboración de documentación de carácter informativo y no normativo, dirigida a los gestores en su actividad hospitalaria, con objeto de seleccionar éstas en función de sus necesidades.
Fenin ha manifestado siempre su interés en colaborar con las Agencias para la definición de mecanismos eficaces que permitan una introducción eficiente de las nuevas TS en todas las CC.AA.
Las Agencias no deben suponer un freno para la introducción de nuevas TS ya que ello limitaría a un sector altamente innovador, sin perder de vista el importante papel que juegan las TS en la calidad de vida de los ciudadanos y también en la sostenibilidad del Sistema Sanitario Español.

P. La I+D es fundamental en este sector.¿Cuáles son los avances que se han producido en este ámbito?

R. En los últimos años, se ha puesto de manifiesto la importancia que la I+D+i tiene para el sector empresarial, ya que es la herramienta que permite a las empresas competir con éxito en un mercado cada vez más globalizado. El programa Ingenio 2010 que ha puesto en marcha el actual Gobierno tiene como objetivo alcanzar el 2% del PIB de las inversiones en I+D+i para el año 2010 incrementando un 25% las dotaciones anteriores. No obstante, a pesar de las oportunidades que ofrecen algunos programas como el de Fomento de la Investigación Técnica y CENIT, incluidos en Ingenio 2010, hay aspectos que quedan aun por mejorar para favorecer la innovación tecnológica, como son la mejora de las condiciones de financiación de los proyectos que se presentan o la reducción de los tiempos de implantación de los nuevos desarrollos tecnológicos en el Sistema Nacional de Salud.

P. Uno de los objetivos de Fenin es promover la presencia de tecnología sanitaria española en el exterior. ¿Qué proyectos hay en este sentido?

R. El compromiso de Fenin con la internacionalización de sus empresas se ve reflejado en la organización de diversas acciones de promoción comercial, en colaboración con instituciones tanto públicas como privadas, tales como organización de misiones comerciales directas e inversas, organización de pabellones de empresas españolas en las más importantes ferias internacionales del sector, elaboración de material promocional, jornadas informativas, encuentros de cooperación, etc., que vienen desarrollándose en prácticamente todos los mercados y a través de las cuales pretendemos dar a conocer la oferta exportable del sector de la Tecnología Sanitaria. En este sentido tiene un papel destacado el Plan Sectorial de Exportación que, con carácter anual, llevamos a cabo en colaboración con el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX).
Asimismo, y nuevamente en colaboración con el ICEX, estamos llevando a cabo una ambiciosa campaña de comunicación, cuyo objetivo es promocionar la tecnología sanitaria española en el exterior. Esta campaña se enmarca en el Plan de Internacionalización de Sectores con Alto Contenido Tecnológico, impulsado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, que pretende promocionar la imagen de España como país productor de productos industriales de alto contenido tecnológico.
Recientemente esta campaña ha sido premiada con el Galardón ASPID de Oro de publicidad iberoamericana de salud y farmacia de 2007, que se conceden anualmente, en la categoría de campaña integral a especialistas y ámbito hospitalario.

P. El Código de Buenas Prácticas de Fenin fue puesto en marcha en 2005.¿Cómo valora estos dos años de rodaje del código?

R. El Código de Buenas Prácticas nace con el objetivo de promover las prácticas comerciales éticas y la conducta socialmente responsable de la industria de Tecnología Sanitaria nacional e internacional en cuanto afecte a su actuación y/o comercialización en España. Para ello a los largo de estos dos años hemos trabajado intensamente en la divulgación de los principios en los que se inspira el código en diferentes foros de trabajo tanto a nivel de sociedades científicas de nuestro ámbito, administración sanitaria y colectivo empresarial.
Paralelamente se han desarrollado dos documentos de apoyo al código: “Reglamento de Desarrollo” y una “Guía de Aplicación”, que permiten el adecuado cumplimiento y facilitan la comprensión del mismo. Todos estos documentos se someterán periódicamente a revisiones con el fin de asegurar su adecuada actualización, a fin de contemplar los posibles cambios que puedan tener lugar en la legislación y en nuestro ámbito en general.
Asimismo hemos suscrito un convenio de colaboración con la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial – Autocontrol, organismo independiente de resolución de controversias, único en España reconocido por la Comisión Europea, que dirime en el caso de conflicto e impone sanciones cuando procede.
Finalmente se han constituido los órganos de control y seguimiento del código que quedan configurados de la siguiente forma:
— Dos órganos internos: el Comité de Conflictos y Disciplinas, cuya función es velar por la ejecución de las resoluciones emitidas por el Jurado de Autoncontrol y la Comisión de Seguimiento, encargada de analizar la implantación del Código así como discutir y acordar propuestas concretas encaminadas a su cumplimiento.
— Dos órganos externos. En primer lugar, la Comisión Deontológica, que recibirá y tramitará las reclamaciones planteadas entre compañías asociadas a Fenin o adheridas al Código, procurando la conciliación de las controversias y dará traslado al Jurado de Autocontrol esas reclamaciones cuando la conciliación no haya llegado a buen término y además resolverá las dudas y consultas sobre el Código planteadas por compañías asociadas o adheridas. El segundo órgano externo es el Jurado de Autoncontrol que se encargará de la resolución de las eventuales controversias o reclamaciones que puedan plantearse contra empresas miembros de Fenin o adheridas al Código por la presunta infracción de las normas contenidas en el mismo.
La valoración de estos dos años es indudablemente positiva, ya que nos ha permitido alcanzar nuestros objetivos de completar, desde el punto de vista documental, el desarrollo del documento original y la creación de órganos de control, además de la divulgación realizada a todos los niveles con el objetivo de difundir el valor asociado que lleva este compromiso de cumplimiento de buenas prácticas.
Hemos observado en el mercado un movimiento positivo y también por las sociedades científicas ha sido recibido con interés, pero todavía nos queda camino por andar, en el que avanzaremos todos los implicados de forma sinérgica.
Ante este reciente entorno legislativo, que plantea múltiples incógnitas para el sector, creemos que debemos ser considerados como un agente más del Sistema Nacional de Salud, y como tal, debemos participar en todos aquellos foros donde podamos aportar conocimiento y experiencia para que este nuevo marco legislativo sea percibido como una oportunidad para su desarrollo
En colaboración con el ICEX, estamos llevando a cabo una ambiciosa campaña de comunicación, cuyo objetivo es promocionar la tecnología sanitaria española en el exterior. Esta campaña se enmarca en el Plan de Internacionalización de Sectores con Alto Contenido Tecnológico, impulsado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, que pretende promocionar la imagen de España como país productor de productos industriales de alto contenido tecnológico.
Recientemente esta campaña ha sido premiada con el Galardón ASPID de Oro de publicidad iberoamericana de salud y farmacia.
A pesar de las oportunidades que ofrecen algunos programas como el de Fomento de la Investigación Técnica y CENIT, incluidos en Ingenio 2010, hay aspectos que quedan aún por mejorar para favorecer la innovación tecnológica, como son la mejora de las condiciones de financiación de los proyectos que se presentan o la reducción de los tiempos de implantación de los nuevos desarrollos tecnológicos en el Sistema Nacional de Salud.