El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha confirmado la sentencia que condena a dos odontólogos a indemnizar a una paciente con 39.133 euros por las lesiones causadas al someterla a un tratamiento inadecuado y colocarle prótesis defectuosas que agravaron su salud bucodental, según informa la agencia de noticias Europa Press.

El Juzgado de Primera Instancia número 24 de Barcelona señaló, en la sentencia ahora confirmada, que «el método empleado fue deficiente y produjo un daño irreparable en la dentadura que exigió reiniciar todo el proceso».

Como la técnica inadecuada provocó —según consta en la sentencia— unos «resultados desproporcionados», el juez condenó a los dos odontólogos a pagar no sólo las pruebas médicas y los tratamientos a los que fue sometida la paciente, sino también a indemnizarla por daños morales.

Durante la vista, uno de los odontólogos recordó que, cuando la paciente acudió a él en 2001, padecía bruxismo, además de sufrir una anomalía congénita y generalizada que le provocaba la pérdida de dientes y ello le causaba dolor y problemas digestivos.

Su estado requería un tratamiento «laborioso e integral» pero que por razones económicas la sometió a uno «limitado y puntual» que, en 2003, continuó la otra facultativa demandada. Ambos dentistas declararon que, si bien la técnica empleada «pudo no haber sido la mejor», no fue lo que causó los graves daños sufridos por la paciente.

Sin embargo, un tercer odontólogo aseguró en un informe que existían defectos en las prótesis colocadas, en su calidad, diseño, preparación, acabado y puesta en boca. Los implantes defectuosos afectaron a los dientes sanos y las encías, agravando el delicado estado de salud bucal de la mujer.