“Vae victis” (¡Ay de los vencidos), frase atribuida por Tito Livio al caudillo galo Breno, dirigida a los romanos cuando los venció en 390 a.C. y les impuso un oneroso tributo que no tuvieron más remedio que pagar, humillándose ante quien les había derrotado